Número 6. Septiembre de 2002

La muñeca rusa

Una acoyonante aventura del Comisariu Ramos

Adolfo Camilo Díaz, añu 20

 

"D’una mirada fice un nuedu, Paul, y del nuedu salió una carcaxada.... El mundu frañare y el teatru…morriere."

A. Artaud. Cartas a Paul

Pa Víctor Nel Picallo

Y pa Belén Suárez

Y pa Maruxa Rodríguez

Y pa Isolina Velasco "Iso"

Y pa Paco Berrocal,

Y pa Floro y pa Pepe y pa

Roberto León

Y pa Carmen Belén Jiménez

Y pa Xuan Bello

Y pa Xosé Nel Riesgo...

Pa toos y pa toles que ficisteis

De Güestia’l mayor Deliriu

Que nadie nunca nun pudo

Disfrutar.

              A.C.D.

CAPTATIO BENEVOLENTIAE

Pa dellos  (Conseyeros de Cultura, Conceyales del Ramu, Chirleros reconvertíos en santones de la Cultura subvencionao) el TEATRU ye l’ últimu de los crímenes perfeutos (UCP). Pa otros (Profesionales lliberales, sindicalistes del SOMA, sindicatontes sindicales), el TEATRU nun ye más nada qu’una infusión con coca pero ensin menta. Ye asurdo meter a seiscientes mil persones nuna cabina de teléfonos: nun caben. Nun hai cabines tan grandes. Tendríemos que sacar el teléfonu. ¿Y ensin teléfono pa qué se va  meter tanta xente nuna cabina?

Pa llamar, claro. Necesites del tópicu. Pero tú nun tás. Fuisti al Teatru. Y yo toi contigu y ehí ta Clarín, en casa, tol día metíu nuna cocina que-y queda tan grande que nélla nin la soledá se ve.

Ana Ozores ta a la puerta. ¿Por qué esa obsesión por Ana y los sos besos de sapu que paecen el final d’una novela? Nun sé.  Pa eso tanta xente se mete nes cabines. Quieren saber. Clarín y Ana, Ana y Clarín siempre xuntos  como Isabel y Fernando, como les aceitunes y los palillos. Hai tantos referentes lliterarios, musicales, gastronómicos: Gabriel y Galán, Los Dos de Castilla, los pinchos morunos con pimientu… El Ying y el Yang. Vamos dos, un llinguaxe binariu, nin pa ti nin pa mín…

Volvisti al teatru y yo a la Rexenta. Cadún vuelve a  lo que merez. Tú sabes qué ye lo qu’hai tres del telón d’ aceru y yo sé del secretu d’ Ana Ozores: cuerre pela ciudá porque quier que alguién-y cuente un cuentu.

Asínamesmo sé del secretu de los amantes: víctimes y verdugos, siempre dos, como les tetes y los testículos.

Porque tamos énte una obra de teatru de calter social, crítica pa col partíu del Poder y con moralina: si te tires a to madre corres el riesgu de mosquear a to padre.

L’otro ya lo verás. 

 

DRAMATIS PERSONAE

COMISARIU RAMOS

Como diría to madre, “un disgraciadín”: mal vistíu, mal encaráu...Podría ser un fósil de los Torturadores de la Dictadura pero esti vese que tien entrenao muncho en Democracia.

LEOPOLDO ALAS CLARÍN

Como la semeya del que escribió La Regenta. Arquetipu del Perdedor Románticu con esa estética ente perdíu y displicente; vamos, que-y presta presumir de perdedor.

ANA OZORES

Un cachín de lluz ente tanta escurridá. Vamos, como un recorte prendíu metanes del escenariu. Tien l’aquel de la muyer qu’asusta a los homes: autoconsciente, decidía, autónoma, pero ensin cayer nel panfletu. Sábese llibre y basta.

XILBERTO LLÁBANA

 Forense, estiráu como enterrador, misteriosu y inquietante. Eso sí, pocos pacientes se quexen.

DOÑA BERTA

Mesmo que la Berta de Clarín: una alloriante vieyina que nun sabe del númberu que tien el to carné d’identidá porque lu cambiaste.

PETRA

Muyer-Eva que quixere ser Lilith. Prototipu lúmpen d’Ana Ozores, menos pija, pero más integrada. Puta por obligación.

RAMÓN FEITO

Dibuxante de la Policía. Fai’l sfumatto qu’acoyona.

Policíes, Parexina, Xente que pasaba perellí.

Obra de teatru en blanco y negro pa resentíos. Namás que’l personaxe de la Ozores tien de ser en cuatricomía cárnica, y non tres d’esi maquillaxe que los fai personaxes de cine mudu.

Esta propuesta plástico/escénico de xuro que tien de significar dalgo.

¿O non?

 

LA ESCENA: Xuéu conceutual permanente. Namás empezar la escena ta a escures, fundíu en negru, que si non too se sabe. Oh, qué sutil… El telón ta echáu. ¿Una crítica corrosiva al italianizante modelu de lo teatral institucionalmente asistío? Non, tovía non. El casu ye que’l telón ta echáu. Enriba’l telón hai, talo qu’una bandera de la patria los fantasmes, un sabanón blancu. El sabanón nun va ser un pañolón pa que se suenen Talía o Jano. El Sabanón va ser una pantalla onde se van proyeutar semeyes d’asesinos en serie p’ambientar la sala: l’Estrangulador de Boston, Jack el Destripador, Amedo, Pinochet, Sharon, Reagan (pue actualizase con Bush)…

    Ramos. (Voz n’off.)- Soi autodidacta. Agora soi comisariu pero pudi nun lo ser. Más nada digo: en casu de rencarnar quiero ser Auxiliar Administrativu, pero eso sí... funcionariu.

(Llamaes de teléfonu.)

    Ramos.- Aquella nueche’l teléfono sonare seis o siente veces y yo garráralu, que si non la xente ye mui repunantuca y piensen que nun tas en casa y cuélguente. Al otro lláu había una voz. Al decime que se llamaba Ana, supe que yera una muyer, anque tampoco me dí por enteráu...

(A la izquierda l’escenariu aparez una muyer falando pol teléfonu. Malpenes ye un perfil. A la drecha aparez Ramos. La conversación ta grabao. Ellos fain un play back, cutre como una gala de José Luís Moreno.)

    Ana.- ¿Y tú cómo te llames?

    Ramos.- ¿Nun me llamaste tú?

    Ana.- Marqué’l el númberu al azar...

    Ramos.- Si yera verdá que marcare’l númberu al azar nun me facía yo cuentes de ser el so Miguel Strogoff que-y resolviere la dulda. Taba decidío: nun-y diba decir el mio nome asina me torturare faciéndome lleer les obres completes d’Antonio Gala. "Pue llamame como quiera" díxe-y tou ranciu.

    Ana.- Ye usté un ranciu.

    Ramos.- Eso ya lo pensé yo enantes.

    Ana.- Abelardo.

    Ramos. (Mosqueáu.)- ¿Cómo diz?

    Ana.- Abelardo. Quiero llamalu Abelardo.

    Ramos.- "Llámome Nacho Ramos, y soi Comisariu Policía como Maigret". Díxe-ylo, nun lo merecía pero díxe-ylo, claro que-y lo dixe. El nome que me punxera gustábame menos que nada. Asína son les coses. Unes veces gánase y otres piérdese. "Ramos, Comisariu Ramos, chavala".

    Ana.- ¿Comisariu Ramos? Más me presta Abelardo. Como Abelardo Álvarez o Abelardo Rodríguez.

    Ramos.- Ana púnxose cabezona. Abelardo, llamábame Abelardo. Nun tuvi argumentos pa contraponer. Pensé si sedría caro cambiar de nome, dir a los xulgaos… Nun sé. Yera una muyer mui necia. A les cuatro la mañana d’un día complicáu’l teléfonu traíame la voz d’una pija que me cambiaba’l nome. ....

    Ana.- Abelardo... (Silenciu Dramáticu.) Acaben de matar a un home.

    Ramos. (Enfotáu.)- Llámome Ramos, Comisariu Ramos, como Santiago Ramos.

    Ana.- Dígo-y qu’acaben de matar a un home.

    Ramos.- "Ya". Teo reconocer que los pulsos me baltaben que se salíen, que’l corazón baltaba que se salía… Fue tanta la presión que cayí desmayáu. (Cai.)

    Ana.- ¡¡Abelardo!! ¡¡Nun m’asustes Abelardo!!

    Ramos.- Escupí un diente. (Vuelve llevantase.) Aquella pija capitalina quería impresioname. "¿Qué me dices, Ana? ¿Qué me dices?"

    Ana.- Qu’acaben de matar a un home.

    Ramos. (Cai otra vez.)- Qué hostia. (Llevántase.) "¡Amparo!", que nun diba ser yo menos. ¿Eh? Yo Abelardo y ella Amparo. Asína. Como si fuéremos axentes secretos, "Amparina!", repetí más cariñoso pero al puntu bien que m’ arrepentí... Al otru lláu namás qu’había silenciu.

(La silueta d’ Ana sustituise pol perfil de Leopoldo Alas "Clarín".)

    Clarín.- Déxala....

    Ramos.- Y ¿Quién yes tú?

    Clarín. (Con intención.)- Yo soy Amparo... ¿Y tú?

    Ramos.- La inesperada confesión fízome perder hasta’l play back. (Falen ellos a partir d’agora, como tú o la to cuñada.)

    Ramos. (Rápidu.)- Yo soy Abelardo... ¿qué-y ficiste?

    Clarín.- Matela. Sabía endemasiado...

    Ramos. (Pensativu y tensu.)- Podía presentase a una oposición. De xuro que la aprobaba...

    Clarín. (Secu y cruel.)- Agora nun se pondrá a probar nin una cuyarada de sobrasada.

    Ramos.- "Como xuéu de pallabres ta bien. Como confesión d’un crímen non, Amparo de los coyones..." Aquel mangante taba apostando muncho fuerte.... Delatábase. ¡¡Nun se llamaba Amparo!! Guardé esi as na manga. Lancé un órdagu: "¿Sabes, Amparo?"-díxe-y cínicu- "Ella contómelo too".

    Clarín.- ¿Too? ¿Tiente contao lo del home que mataron?

    Ramos.- Garreme bien a la mesa pa nun volver cayer. Tenía la tensión pelos suelos. Seis de mínima y 8 de máxima. El médicu recomendárame de tomar muncho agua. (Garra una xarra d’agua y sírvese.) "Sí Amparo, sí… Contome lo de la muerte del… noviu".

(Silenciu Tensu.)

    Clarín.- Yera’l noviu.

    Ramos.- Teníalu caláu… Sí, Amparo, sí. Dígote que lo contó too.

    Clarín.- Ye una llinguateraca, una pelanduscona, una chivatera.

    Ramos.- Yes mui inxustu pa con ella, Amparo. Muncho. Soi Comisariu, ya lo sabes. Nun fue menester que se chivare. Saqué-ylo yo con técniques que deprendí na Academia de Policía.

    Clarín.- Acabes de delatate, zoquete. Ella buscaba un Comisariu. Siempre buscó un Comisariu.

    Ramos.- Dio comigu por azar.

    Clarín.- Eso ye falso como un diseñu de Mariscal fechu por Mariscal. El noviu marcó’l to teléfonu enantes de que lu asesinaren. Ella conocíate bien.

    Ramos. (Cínicu.)- Nel 78 participé nel 1, 2, 3... Gané la calabaza.

    Clarín.- Ya.

    Ramos.- Otra vez qu’Amparo cayó na mio trampa trampona. Casi nadie nun pue recordar lo que nun pasó y aquello nunca nun pasare. Amás el 1, 2, 3 nun taba nel 78 na programación. Sí Hermida, pero non el 1, 2, 3.... "Amparo..."

    Clarín.- ¿Sí?

    Ramos.- Nun-y deas más vueltes y nun me quieras atorollar a lo bobo. Ana contómelo too y fui yo’l que-y lo saqué con técniques deprendíes na Academia. Bien sé que te da rabia, pero les coses son como son. Ana diome hasta la direción de la casa…

    Clarín. (Tensión contenida.)- Nun lo creo...

    Ramos.- ¿Non? ¿Por qué?

    Clarín. (Fuera de sí.)- ¡¡Porque yo soi’l Direutor!! ¡¡La Casa Elvirita namás que tien un Direutor y yo soi esi Direutor. La Casa Elvirita nun tien nin comité d’empresa y nun ta dispuesta a aceutar órganos colexaos!

    Ramos. (Prestosu.)- Bien... Eso taba mui pero que mui bien... Yera toa una declaración, qué una declaración, yera dame les señes y hasta les nómines de los que ellí vivíen. La Casa Elvirita yera una perconocía pensión del Soho de Vetusta especializada en polvos rápidos y baratos. "’¡¡Amparo, tás mui nerviosu!!".

    Clarín. (Histéricu.)- ¡¡Esu ia mentira!! ¡¡Nun tou nerviosu!! ¡¡Pa nada!! ¿Oisme? ¡¡You nun maté a nadie!! ¡El cuerpu ta tiráu nu cuartu d’arriba ya la puerta ta trancada per adientru!! ¡¡ You nun fui!! ¡¡Fonon lus del Ayuntamientu!!

    Ramos.- Chaval… Tas falando n’ocidental.

    Clarín.- ¡Sou zamoranu!!

    Ramos.- Bien que lo siento, Amparo... Xugaste y perdiste… Al pan y al vinu, vinu. Mi padre era una mulata y mi madre un general. Voi llegame a la pensión con tres o cuatro axentes, ya verás… Si esperes un pocoñín deténgote y ya ta. Armao.

    Clarín.- Comisariu Ramos... ¿Por qué sabes que yes intelixente?

    Ramos.- Porque soi capaz d’aguantate la conversación.

    Clarín.- ¡¡Cabrón!! (Cuelga ‘l teléfonu y esapaez de la escena.)

(Diapositives: Cais de Vetusta.)

    Ramos.- Faltosu, qué pena de chaval… Home por dios ¿Amparo? ¡¡Operadora, por favor!! Ná, colgó, claro que colgó… Son les téuniques pa interrogar que te deprenden na Academia. (Toma agua.) Soi mui brillante, sí. Dóime miéu. Primer asaltu pim, pam. Al suelu, por KO. Asina son les coses. Duelme la cabeza que parez que me cayó un misil tierra-aire de los israelinos pero da igual: con Ramos nun pue nin la tercer guerra mundial... Bueno. Amparo taba esmolecíu y nun ye pa estrañar. La llínia de teléfonu taba enllena de ruíos y nun par d’ocasiones fui quien pa sintonizar Radio Nacional y eso pue desquiciar a cualquiera. Tamién yo taba agotáu. Tomare seis litros d’actimel y nun parare de cagar. Y depués de la conversación, la falucada con aquel faltosu. Taba sudáu que paecía que protagonizare una película de les d’Aeropuerto, cuando nun yeren p’aterrizar. Escosqué, púnxime curiosu. A les diez y media llamé a Xilberto LLábana, un gayu de forense. Un artesanu de los de verdá, especializáu en facer sesiones d’autopsies múltiples, sí. Asínamesmu, llamé a dos númberos de la policía y falé col xefe pa discutir con él porque yo soi un comisariu heterodoxu, que tira de pistola si me maten a los amigos los narcotraficantes. Nun me gusta la policía oficial. Tampoco los xueces nin los periodistes. Les coses como son. Ello ye que nos xuntamos los cuatro a les cuatru la mañana a la puerta de Casa Elvirita. (Una cutre edificacion aparez nes diapositives. Ramos muévese pel patiu butaques. Escenes d’ escaleres espantibles. Un cuartu con dos mesites. Unos estantes vacíos. Unos posters que definen l’ambiente obsesivu nel que viven los que ellí vivan: la torre la catedral de vetusta, una semeya d’el Che, el Gernika y una escena de Blade Runner...) Aquella cubil arrecendía a mofu, a vinagre, a yerba acabante segar, a ropa tendío, a churros, a aceite de lancha motora y a semen. Y lo peor ye qu’ellí nun había ná d’aquello. Pensé que yeren golores virtuales y que podía tar Bill Gates pol mediu, pero non… Bill Gates nun yera de Carabanzo. Por nun haber nun había nin cálabre, non… Nun había cuerpu del delitu, non. Nun vos miento, qué va. Fici la comunión, confirmeme, tuvi dos años de catequista. Nun miento. Ellí nun había dalu cálabre. Namás qu’unes botelles de sidra rotes y una botella d’Actimel mediada. Acongoxáu pedí a Ramonín Feito, un de los axentes que ganare un Concursu de Pintura al aire llibre de pequeñu, que pintare la silueta del asesináu. Depués garré la botella d’Actimel, con miéu, con ascu y bebí un poco. Ramón dixo que si quería’l dibuxu a llápice o con acuareles. Soi un Comisariu liberal, nunca nun pegué a nadie que nun tuviere deteníu. Díxe-y que como quixere, que yo diba interrogar a los que vivieren pela zona.

(Abre’l telón. aparez la escena qu’hai poco vimos nes diapositives. Un axente dibuxa con muncho arte un cálabre. Al pie del escenariu una vieyina espera. L’otru axente arrastrase pel escenariu con un cuchillu na boca y col focicu pintáu con rayes negres. El forense prepara la so ferramienta nuna de les mesitines. Ramos arrímase a la vieya.)

    Ramos.- Mui buenes nueches, muyer... ¿Usted vive nesta pensión?

    Vieya.- Non señor... Non. La pensión ya va pa seis años que ta abandoná…

    Ramos.- Ya... Ya... ¿Y nun sabrá de nadie que viva equí, eh?

    Vieya.- Non rapaz, non… Ya-y digo yo qu’equí nun vive nadie, sí… Va pa seis años, sí, ye una pena, pero asina ye, sí hom.

    Ramos.- ¡¡ Llábana!! (El forense avérase a él.)

    Llábana.- Sí, Ramos.....

    Ramos.- Tú ven equí, ven equí que toi asustáu. (Allégase, Ramos gárralu pel brazu.) Ven equí… Vamos ver, tú atiende… (A la vieya.) Perdón señora.... ¿Cómo se llama usted, eh?

    Vieya.- Ya-y lo dixe. ¿Yo?.. Doña Berta. Llámome Doña Berta...

    Ramos.- ¿Y cómo la llamen los amigos? ¿Doña o Berta?

    Vieya. (Reflexona.)- Mónica... Mónica sí....

    Ramos. (Al Forense.)- ¿Eh? (A la vieya, como si falare con una vieya guiri.) Yo quiero ser el so amigu (Al Forense.) Vas ver, esto son téuniques deprendíes na Academia…

    Llábana.- Toi pensando na cantidá d’ONGs qu’hai vinculaes al PP.

    Ramos.- Ya… Atiendi agora. (A la vieya.) Doña Mónica... Toi enfotáu en saber quién ye la persona qu’equí vive… De xuro qu’usté lo sabe. Véola mui guapa. ¿Cóme bien de too? ¿Quier Actimel?

    Vieya. (Alloriada y empezando a calentase.)- Eh... Vamos ver… Ya-y dixe enantes… Vamos ver, vamos a recapacitar. Yo díxe-y cuatro veces qu’esta pensión lleva seis años vacía… Equí…¡¡Equí nun vive nadie!!

    Llábana. (Garrándola pel brazu.)- Nun se ponga nerviosa… Ye esti calorón…

    Ramos. (Al forense)- ¿Qué? ¿Cayiste na cuenta? ¡Ta contradiciéndose!

(La vieya saca un rosariu y ponse a esvillalu demientres que reburdia unos santos misterios.)

    Llábana. (Pensatible mira inquisidor a la vieya.)- Esta vieya nun me gusta ná. Equí pasó dalgo mui gordo.

    Ramos.- ¿Eh? Claro que sí. Vas ver. (A la vieya.) Señora, nun se m’enfade, nun se m’enfade qu’entós tamién pueo yo enfadame y partí-y la cara ¿eh? Voi face-y una pregunta y quiero una rempuesta clara… Vamos ver… ¿si yo fuere’l so xenru quién diba dir a mercar a Alimerka?

    Vieya. (Abri muncho los güeyos, acoruxada.)- Oiga… Tengo miéu… Toi… Toi mexándome. Nun sé qué me quier decir, santu Dios… La pensión ta vacío, de que ta falando… Ai virxina, ai…

    Llábana. (A Ramos.)- Esta vieya pierde los papeles...

    Ramos. (A Llábana, tomando Actimel y secando‘l sudu la frente.)- Toi agobiando cola vieya. Recuérdame a mio tataragüela que en paz descanse. Ye lo peor de ser Comisariu. Atender a les vieyes, a les nenes…

    Llábana.- Yes mui emotivu.

    Ramos.- Sí que lo soi. Polémicu, emotivu y Brillante. Eso punxo ‘l mio psiquiatra nel hestorial, de pequeñu, sí… (A la vieya.) Muyer nun se me mexe, por favor nun se me mexe… Soi el primeru que sabe que-y acabo de facer una pregunta asurda. Ye pa saber si suda, si dulda...Son téuniques. Atienda muyer: Voi dir al cogoyu… Vamos ver...¿ Nun sabe que asesinaron a un home nel segundu pisu?

    Vieya. (Trema como una fueya.)- Eh... Eso ye... Claro… Por eso hai díes que nun veo al rapaz que vivía equí… ¿Por qué nun falen cola moza que llimpiaba la casa?

    Ramos.- ¿Equí llimpia una moza?

    Vieya.- Petra.

    Ramos.- ¿Petra? ¿Y nun sabrá ónde vive?

    Vieya.- Soi vieya y ando un poco delicada de la salú. La regla ta dándome problemes. Son coses de muyeres.

    Llábana.- Ya.

    Ramos.- ¿Pero Petra vive cerca?

    Vieya.- Sí, nel 69. Hai un par de selmanes tuvo desprendimientu de matriz. Anda cobrando del paru.

    Ramos. (A LLábana.)- ¿Ves? Son les téuniques de l’academia, sí. (A la vieya.) ¿Ve como nun fue nada? ¡¡Y usté hasta se mexó de miéu!! Tontona… (Al dibuxante.) ¡Feito! Veti al 69 a por Petra. (Al policía que s’arrastra pel suelu.) Y tú acompaña a Doña Mónica al chigre de la esquina y que coma un cruasán… (A la vieya, fai una reverencia.) Un honor, un honor, usté ye una dama, nun faiga casu de lo que diga la xente, la xente ye malo, sí… ¿Nun lleyó a Darwin? Llea a Darwin, o a Raúl del Pozo, ya verá, ya… (El policía garra a Doña Berta del brazu y sácala d’escena.) (A Llábana.) Amigu, amigu míu… ¿Xubimos pa la fonda?

    Llábana.- ¿Tienes siete condones?

    Ramos.- Dende 1973, sí: col cuerpu caliente de Carrero Blanco tovía ellí, nel décimu, siempre tengo siete condones. (Xuben pal escenariu. Miren pa la escena del crímen. Saquen les gafes. Miren con cara repunante pal dibuxu del suelu.)

    Llábana.- Préstame cómo resuelve la perspeutiva.

    Ramos.- Ramón ye buenu, sí que lo ye, ye buenu, fáime casu.

    Llábana.- Ye buenu, ye buenu.

    Ramos.- Tú mira cómo perfai ‘l esfumatto… De ti pa mín, cuantes de veces dame más cosa ver los dibuxos que fai de los cálabres que los cálabres mesmamente.

    Llábana.- Ye indiscutible: ye buenu, mui buenu.

    Ramos.- ¿Tú qué opines de la narratividá de la obra artística?

    Llábana.- ¿Monodimensional o tridimensional?

    Ramos.- Ya.

    Llábana.- Ye buenu, esti rapaz ye mui buenu.

    Ramos.- Voi facete un resumen de la situación. Recibo una llamada. Garro’l teléfonu. Ye una tal Ana que se fai pasar por una tal Amparo.

    Llábana.- Ana suéname. ¿Nun yera la to muyer?

    Ramos.- Qué bobu yes... Bueno, pos eso. Ana, pero diz que se llama Amparo.

    Llábana.- ¿Amparo? ¿Cómo Amparo Menéndez?

    Ramos.- Sí… Dizme que mataron a alguien pero nun me diz a quién.

    Llábana.- Lo típico.

    Ramos.- Entós alguién la mata… O eso diz. Tengo’l culo peláu de saber lo que ye un muertu: tuvi n’Inchaurrondu.

    Llábana.- La veteranía ye un gráu.

    Ramos.- Siguiendo téuniques d’interrogación que deprendí na Academia de Policía sonsaqué a esi zoquete que diz que la mató… Volvilu llocu: llamábase Amparo.

    Llábana.- ¿Como ella?

    Ramos.- Una casualidá, extraña, claro… Pero una casualidá. El muertu yera’l noviu d’ella, d’Ana que decía que se llamaba Amparo.

    Llábana.- ¿Tamién el noviu?

    Ramos.- Non, toi faciendo asociaciones d’idees.

    Llábana.- Ahí, ahí.

    Ramos.- Al zoquete saqué-y estes señes. Llegamos, nun había cálabre. Mandé que Ramón Feito pintare la silueta del asesináu.

    Llábana.- Ramón ye mui buenu ¿eh? Mui buenu.

    Ramos.- Interrogué a la vieya doña Berta. Dixo que se llamaba Mónica.

    Llábana.- Ye xente inseguro. Cambien de nome a ca poco. Parez una secta demoniaca d’eses.

    Ramos.- Ye lo primero que pensé. Por eso apreté a la vieya hasta que se mexó.

    Llábana.- Fo un momentu mui intensu.

    Ramos.- Pero sacamos el nome de Petra. Agora fueron buscar a esa Petra que tien desprendimientu de matriz. Toi preocupáu. Güei nun ye un bon día pa la Unión Europea. (Garra’l sabanón que facía de pantalla y cubre’l dibuxu.) ¿Tienes el teléfonu del Comisariu Fishler? Somos colegues.

    Llábana.- Toi ensin batería… ¿Sabes? Esta nueche taba suañando cuandu llamaste...

    Ramos.- ¿Y qué suañaste?

    Llábana.- En tí... En nosotros. Tú tabes de misión secreto pal Norte d’Africa... Tábemos al pie de la tercera guerra mundial y yo seguía a la to muyer...

    Ramos.- ¿Qué taba, yo casáu?

    Llábana.- Sí, como Carmina Ordóñez.

    Ramos.- Ye una referencia a la más rabiosa actualidá que nun me ayuda lo más mínimo.

    Llábana.- Olvídalo. Namás quería compartir contigu esa sensación de tar siguiendo a la to muyer que te ponía los cuernos con un escritor de novelaques realistes... (Asómase al ventanu.) Ehí vien Ramón Feito cola Petra esa… Madiós, vaya fema... (A Ramos.) Dame un par de condones.

    Ramos.- Los siete tán apegaos… Ya te digo, dende’l 73, col cuerpu de Carrero Blanco tovía caliente. (Na puerta apaecen Ramón con Petra, rapaza insultantemente guapa, inquietantemente atractiva.) Pase, pase... ¿Usté ye Petra, verdá? (Estira la manu. Ramón da un pasu al frente.)

    Ramón.- Non, señor, Ramón Feito, señor… Soi de Carabanzo. (Dánse la manu.)

    Ramos.- Mui bien Ramonín, casi prefiero que nun tea equí, sí… Hala, vaiga al coche y traiga un flexu de los d’interrogar. (Ramón marcha, Ramos mira pa Llábana.) ¿Viste? Agora entenderás porqué nun me quixe pasar empoderandolu polo d’artista… Esti chaval nun ye malu, y nun hai otru como él faciendo siluetes, pero ye un chaval limitadín, que lu ves y sabes que la cabeza nun-y da pa más.

    Llábana.- Probe.

    Ramos. (A Petra.)- Tien que nos perdonar por esti llamentable espectáculu, señora ¿Petra pue ser?

    Petra.- Petra, sí. Efectivamente.

    Ramos.- ¿Petra como Petra Velasco?

    Petra.- Sí, mui bien, sí.

    Ramos.- Bueno… Siéntese nesa sillina si fai’l favor. (Ella acomódase; él siéntase enriba la mesa, afloxa la corbata.) ¿Qué tal la matriz?

    Petra.- Mal, desprendióseme l’otru día y cayó nel bidé.

    Llábana. (Téunicu especialista.)- Disculpe que intervenga pero soi forense. ¿Dolio-y?

    Petra.- Muncho…

    Llábana.- Ya.

    Ramos. (Prende un pitu.)- ¿Fuma?

    Petra.- ¿Ye una encuesta?

    Ramos.- Fairplay…Quiero Fairplay eh.

    Petra.- Non, nun fumo.

(Entra Ramón con un flexu y una caxa de salvaslip.)

    Ramos.- Mui bien chaval, mui bien… Prende’l flexu, saca siete salvaslip y atiende.

(Ramón prende’l flexu. Ramos enfoca a Petra. Escuru total menos el flexu. Echa-y una fumarada.)

    Ramos.- Voi ser lo más suave que nunca nun vio. Namás que quiero la so collaboración. Namás. Soi una persona humilde.

    Petra.- Poco sé.

    Ramos.- ¿Hai muncho que ye usté puta?

    Petra.- Recuérdame una escena d’una obra de Mihura… ¿Tres sombreros de Copa pue ser? Un personaxe queda delantre d’un negru y pregunta-y que si hai munchu tiempu que ye negru.

    Ramos. (Soberbiosu.)- Señora… Yo soi Comisariu nun soi conceyal, tengo la mio cultura… Acabo de facer un guiñu homenaxe a… a esi qu’usté dixo.

    Petra.- Diez años.

    Ramos.- Yo écho-y más de cuarenta.

    Petra.- Digo que llevo diez de puta… Bueno, treinta si cuento’l tiempu que tuvi d’actriz.

    Ramos.- ¿Eso ye una autocrítica?

    Petra.- Eso ye una constatación. Pasé per seis grupos de teatru malos que taben subvencionaos y por dos buenos que nun lo taben. Aguanté a directores impresentables gratis, aguanté a públicu gratis perfectamente impresentable. Aguanté a actores impresentables hasta que yo mesma me fice impresentable.

    Ramón.- La función fai’l muérganu.

    Ramos.- Yo a los actores conocilos a toos ente rexes, nun tengo más nada que decir… ¿Conoz a esi muertu? ¡Ramón!

(Ramón enfoca pal sábanu. Apártalu. Sal la cabeza pintada.)

    Petra.- Sí… Sí lu conozo.

    Ramos.- ¿Quién ye?

    Petra.- Nun sé. Vilos entrar… Yeren dos. Una parexina. Dos. Vinieron delles veces, un polvu rápidu pero intensu.

    Ramos.- ¿Cuándo fue la última vez que los vio?

    Petra.- El día que me cayó la matriz.

    Ramos.- Ya. ¿Algún nome? ¿Alguna semeya? ¿Algo?

    Petra.- Un cursu del Inem, hai ya unos años. Cuatrocientes hores: nun me valió pa ná.

    Ramos.- Eso nun tien ná que ver colo que tamos falando.

    Petra.- Ella tuvo comigu nel cursu.

    Ramos.- ¿Y quién yera ella?

    Petra.- Ana… Ana Ozores.

    Ramos.- ¡¡Acabáremos!! ¿Qué? (A Llábana.)

    Llábana.- Brillante, mui brillante…

    Ramos.- Son téuniques. Soi un profesional, un técnicu… Un especialista. Comisariu Ramos, nun olvidar esi nome. ¿Y tú qué , Ramonín, aprendiste?

    Ramón: Aprendí y apagué’ l flexu.

    Ramos. (A Llábana.)- ¿Veslo? Toi na cuenta que crée que fizo un xuéu de pallabres. Tien un cerebru limitaín… (A Petra.) Bueno, Petra, venga, llevántate.

    Petra.- ¿Toi llibre?

    Ramos.- ¿Y quién ta llibre?

    Petra.- Tengo visto munches coses más allá del Campu San Francisco. Tengo visto arder naves nel Polígonu de Cuallotu, tengo visto a xente que se perdía pelos andurriales de Ventanielles. Toos esos momentos han perdese pa siempre como llágrimes na lluvia.

    Llábana.- Ahí, ahí… Mui bien. (A Ramos.) Esta rapaza ye inocente.

    Ramos. (Vanidosu.)- ¿Y nun lo sé yo? Home, parez mentira pa ti... Cuando tú vienes ya fui yo, ya vini, eché un pigazu y toi ganando a les cartes... Claro que ye inocente o, a lo menos, tolo inocente que se pue ser nesta sociedá de consumu. (A Petra.) Petra cielo, toma estos salvaslip y veti a tomar dalgo con Ramonín, venga cielo, hala… Y dexa lo del puteríu. Y se m’apures dexa lo del teatru y fai una oposición p’ausiliar administrativu ¿eh?

(Salin Ramón y Petra.)

    Ramos.- Avanzamos muncho... ¿Daste cuenta eh? Vaya que si avanzamos... Esto va que se mata.

    Llábana.- Fue duro pero valió la pena…

    Ramos.- Son técniques… ¿Tú cómo abres un crániu? Pos lo mesmo. Somos profesionales, técnicos, especialistes. Esi ye’l tema. El Trabayu en cadena, el New Deal…

    Voz d’Ana. (De lloñe.)- ¡¡Quiero entrar!!

    Voz de Morrongo. (De Lloñe.)- ¡¡Non!!

(Baruyu.)

    Llábana.- ¡Qué ye lo que pasa ahí abaxu?

    Ramos.- Les teoríes Keynesianes, la idea del socialismu como redistribudor de la riqueza... (El baruyu va medrando n’intensidá.) ¡¡Pero qué pasa!!

    Llábana.- Hai casos estudiaos na Universidá de Sttugart de muyeres que tuvieron siete desprendimientos de matriz nun mesmu mes.

    Ramos.- Santu Dios… ¿Nun pensarás que…?

(Aparez l’axente que tuviere tomando un cafetín cola vieya Doña Berta, d’espaldes, faciendo por nun dexar pasar a Ana Ozores).

    Ana.- ¡¡Quite d’ehí!! ¡¡Fascista!! ¡¡Sinvergüenza!! ¡¡Caradura!! ¡Fatu! ¡Espiral! ¡Sahumeriu! ¡Dj!

    Ramos. (Autoritariu.)- Morrongo, qué pasa Morrongo.

    Morrongo.- Esta chavala. Ya me dio mala espina cuando la vi na cai. Depués entró nel cafetín onde tábemos Doña Berta y yo. Punxo una nota en toles meses.

    Ramos.- ¿Y a usté suspendiolu?

    Morrongo.- Señor, non, señor. Esti ye’l papelín.

    Ramos.- ¿Y qué diz?

    Morrongo.- Señor, nun sé lleer, señor.

    Ramos. (A LLábana.)- ¿Pero tú nun lo ves? Pero si tan como cepos. (A Morrongo.) A ver… Trai la nota y dexa pasar a esa chavala y vete con Ramón que te enseñe a facer "os" con un canutu…

    Morrongo.- Señor… ¿y qué ye un canutu, señor?

    Ramos.- Pos como un esfínter pero por delantre. Nun pueo con ellos, Llábana, nun pueo, paso’l día faciendo definiciones. Mírame l’iris...

    Llábana. (Arrimándose a él.)- Hui, hui… Vaya, vaya…. Rari navegantes in gurgite vasto.

(Morrongo esapaez. Ana Ozores, vistida a lo hippy, con macutín de hippy y foulard de hippy afixónase a la verina del dibuxu. Música chill out, ambiente reserváu de pub caliente o de catedral d’Uviéu el día qu’entierren a un exfalanxista que fue conceyal…)

    Llábana.- Esto ye un momentu inolvidable.

    Ramos.- Sí, sí que lo ye. Mira cómo se me punxo la piel de los brazos.

    Llábana.- Tas arrespigáu.

    Ramos.- ¿Ves? Ayúdame a quitala d’ehí que nos va esborrar el dibuxu de Ramón.

    Llábana.- Qué buenu ye ¿eh? Tontu pero buenu, sí señor… Qué perspeutives.

    Ramos. (Agáchase a la veriquina d’Ana.)- Rapaza, por favor…

    Ana. (Tierna y agresiva al empar: Lauren Bacall.)- Nun quiero que-y faigas más dañu.

    Ramos. (Ablucáu.)- ¿Facer dañu? ¿A quién?

    Ana.- A él.

    Ramos.- ¿Y quién ye él?

    Ana.- Lo que tú nunca nun vas ser.

    Ramos. (Mosqueáu.)- Oye hom… ¿Qué son eses confiances?

    Ana.- ¿Nun sabes quién soi?

    Ramos.- ¿Tendría que lo saber?

    Ana.- ¿La mio voz nun te suena?

    Ramos.- ¿Cantes?

    Ana.- Espera. (Del macutu saca un móvil. Marca.)

    Ramos.- Namás que tienes drechu a una llamada. (Empieza sonar el teléfonu móvil de Ramos.) Perdonái… Quién coño sedrá. (Saca ‘l móvil, apártase.) ¿Sí?

    Ana.- ¿Abelardo? Soi yo, Mónica.

    Ramos. (Ponse nerviosu. Avisa a Llábana pa que s’arrime.)- ¡¡Ye ella, otra vez!! ¡¡Ana Ozores... y ta al teléfonu!! (A Ana in pectore.) Disculpe señorita… Llábana, has entretenela (Pása-y ‘l móvil.) Tienes que la tener entretenida a lo menos cuarenta minutos pa ver de localizar la llamada... Yo tengo que preparar tol operativu.

    Llábana. (Hiperresponsabilizáu.)- Esto, ¿sí por favor? (Carraspea.) Soi Xilberto Llábana, sí, forense especializáu n’autopsies múltiples… Recuérdome d’una vez, qué tendría yo ¿seis años? Abrí en canal a un canariu, sí, en… Puertu de la Cruz. Porque pa la parte norte de Tenerife llueve abondo, pal sur ye más seco…

    Ramos. (Demientres que busca axenda y númberos pa preparar l’operativu.)- Nena… Ya lo sabes... Fairplay… Teo confiscate ‘l teléfonu (Quíta-y’l teléfonu a Ana.) Teo llama al CSIC y al Mossad y a EL Mundo TV pa que localicen la llamada… Esto… Fairplay… (Como espera dalguna reación d’ella en sentíu contrariu que nun se llega producir.) ¿Col que fala dígo-y que cuelgue que ya lu llamará más tarde? ¿Val? (Lleva’l Teléfonu pa la oreya.) A ver chaval…

    Llábana.- El canariu tenía doce años… Yera un cabrón. Metí-y un cable pela oreya y yo…

    Ramos.- ¿Cómo diz? Esto… (Echa p’atrás el teléfono. Mira p’Ana, mira pa Llábana. Llábana sigue falando tou secretosu. Decátase de la situación. Cuelga. Pása-y’l teléfonu a Ana. Ramiro sigue falando.) Ya. Tabes llamándome a mín. Bien. Disculpa… Ye l’estrés… Sí que me sonaba la voz, nun me diba sonar… El problema…

    Ana.- El problema ye lo que te pasa.

    Ramos.- ¿Lo que me pasa?

    Ana.- Sí, lo que te pasa. Lo que nos pasa.

    Ramos.- A mín nun me pasa ná. Ye l’estréss y la cantidá de trampes que me metisti na llamada. Tres de falar contigu tuvi falando con un home… Un tal ¿Amparo?

    Ana.- Yera Leopoldo… Leopoldo Alas.

    Ramos.- Claro.

    Ana. (Corrixendo.)- Non… Clarín.

    Ramos. (Enrabionáu.)- Sé quien ye Leopoldo Alas "Clarín". El cabrón tien nome de calle… ¿Nun lo voi saber? Lo que pasa ye que él nun sabe quien soi yo… Nun lo sabe.

    Ana.- Toos sabemos quién ye ‘l Comisariu Ramos. Tengo la espalda marcada pol Comisariu Ramos, vaya si lo sé.

    Ramos.- ¿Por qué dices eso? Nun me presta’l latex nin el cuero nin les argolles… Nun me gusta’l sadomaso, nun veo vídeos porno d’esos... Soi Comisariu de Policía, non Pedro J. Ramírez. Amás a ti nun te conozo de ná.

    Ana.- Nun falo de sexu. Falo d’odiu. Falo de tortura.

    Ramos.- Ya nun toi na social.

    Ana.- Probe imbécil.

    Ramos.- ¡¡Nun me llames probe!! ¿Quién coño yes? ¿A quién mataste? ¿Mataste tú a Leopoldo? ¿Por qué me llamaste a mín? ¡¡Güei tenía un moscosu, podía tar disfrutándolu!!... ¿Sabes lo que te digo? Que yes egoista y sacavera!! ¡¡ Fala!!

    Ana.- O calla pa siempre… Ramos, voi dedicate unes hores d’olvidu. ¿Pueo marchar?

    Ramos.- Non, nun pues.

    Ana.- Voi date una pista… Non, meyor, voi date un diariu. Vas entretenete a ti mesmu más de venti minutos pa ver de localizate un poco de cerebru.

    Ramos.- Eso ye un golpe baxu.

    Ana.- Eso ye un conseyu. (Revuelve en macutu. Saca un cuadernín azul.) Y esto ye’l diariu.

    Ramos. (Garra ‘l diariu.)- Yo…

    Ana.- Ehí ta la solución.

    Ramos.- Nun sé si me va gustar.

    Ana. (Llevántase.)- Ye probable. (Esapaez.)

    Ramos.- ¡¡Ana!! ¡¡Ana!!

    Llábana. (Pica-y la espalda.)- Ramos, Siéntolo nel alma… Quedé ensin batería.

    Ramos.- Nun importa. (Dulda.) Ta localizada.

    Llábana.- Nun hai ná como trabayar n’equipu…

    Ramos.- Técniques de les que se deprenden na Academia de Policía. Sé jiu jitsu, pero nun quiero utilizalo nin con vieyos nin con nenos…

    Llábana.- ¿La rapaza?

    Ramos.- Marchó… Yera una farsante.

    Llábana.- ¿Entós?

    Ramos.- Decía... Decía que se llamaba Amparo.

    Llabana: Qué zuna... ¿Y esi cuadernu?

    Ramos.- Ye un diariu. Equí ta la rempuesta. Voi lleer el diariu y voi dar cola víctima y col asesín.

    Llábana.- ¿Nun ye mui ambicioso?

    Ramos. (Quitando-y de la importancia.)- Ya me conoces.

    Llábana. (Admiráu.)- Tas avezáu a trabayar baxo presión, presión ¿eh?

    Ramos.- Siempre. Represión ye’l mio tercer apellíu.

    Llábana. (Combayón.)- Yes el más grande.

    Ramos.- Marcha… Marcha, Llábana.

    Llábana.- La verdá ye que te lo agradezo... Ya son les cuatro la mañana y toi como si acabare españame enriba un misil israelí.

    Ramos.- Somos almes ximielgues... Eso mesmo pensé yo güei.

    Llábana.- Si tienes frío, fame, lo que seya, sabes el mio númberu.

    Ramos.- Claro que sí... Fai por nun suañar eses coses tan males que suañes... Mira que vete tres de la mio muyer...

    Llábana.- Y pendientes de la Tercera Guerra Mundial.

    Ramos.- I have a dream...

    Llábana.- ¿Bustamante?

    Ramos.- Bustamante.

    Llábana.- Dame un besu.

    Ramos.- Venga… (Da-y un besu na frente.)

    Llábana.- Na boca…

    Ramos.- Nunca nun te dí un besu na boca.

    Llábana.- Por eso.

(Ramos y Llábana bésense na boca apasionadamente. Llábana sal del cuartu. Ramos siéntase nuna silla. Abri ‘l cuadernu. Una lluz azul inunda la escena. Tamos nel Diariu).

    Ramos.- Cuantes de veces se tien unu que comer un cachín d’alma pa saber a qué sabe unu mismu... ¿Por qué Ana me sonaba tanto? ¿Detuviérala? ¿Concidiéremos nel INEM? Nun tenía que l’haber dexao colar. Yo nun tenía porqué perder el tiempu lleendo los diarios de nadie. Pero pillárame nun momentu baxu. La referencia de Llábana a David Bustamante punxérame triste... Y too aquello golía mal, muncho mal. Por exemplu, aquel diariu que Ana me dexare golía a churros, golía a aceite de lancha motora y a semen. Pa por si acasu saqué los siete preservativos. Presineme y, con decisión metime naquelles endiañaes páxines azules.

(Escuru. Siéntense páxaros cantando... Tamos nun parque, claro. Pasu ente pasu les lluces van vistiendo la escena: un bancu, arbolinos, cagaes de perros... Hai un guarda que xixila’l parque. Nel bancu hai una parexa con más manes que la Diosa Kali. Los nenos cuerren pel parque. Pela drecha aparez Clarín: barba, gafes reondes, bombín... Allégase a un setu, onde pon "Prohíbese cortar flores" y garra una flor y güel-la como p’acaba-y col golor. Respira feliz. El Guardia-Ramón Feito arrímase a Clarín. Pon-y la manu en llombu como sólo qu’un guardia podría facer... Clarín trema.)

    Guardia.- ¿Qué fai?

    Clarín. (Acoyonáu: mirái’l sotitulu de la obra.)- Nesti momentu, y si nun-y parez mal la expresión malsonante, caca, señor axente... pegome usté un sustu...

    GUARDIA. (Malencaradísimu.)- Pos nun-y lu pìenso quitar... ¿Nun ve que nun se puen arrancar les flores del parque? Usté ya me cayó mal desque lu vi entrar... Y hala, a cortar les flores del parque que son flores de toos...

    Clarín.- Ya... Por eso... Namás que corté la mía.

    Guardia.- Usté ta estudiáu, tien carrera, nótase: ye un llistu, un espabiláu. O seya que esa ye la so flor ¿eh? ¿Y si yo-y digo que ye la mia y entós parto-y la cara y quedo más anchu que panchu?

    Clarín.- Ya, señor Axente... ya. Voi tirar la flor que garré y disculpe, de verdá-y lo digo... Tien que me perdonar. (Clarín tira la flor.)

    Guardia.- Asina me presta, obediente, responsable. Voi conta-y una cosa. Habrá pa tres años tuvi nun cursu d ‘Internet. Sí. Una tarde de primavera, a les tres de la tarde, llegué a una casa gris, entré y sentéme. Sí...

    Clarín. (Espera que pase más... Fai xestos como pa que l’otru siga.)- ¿Y?

    Guardia.- ¿Y? Diz que "Y". A bon entendedor sobren les pallabres. Dientru quince minutos voi volver perequí y como lu vea en parque llévolu pal cuartón... Y nun-y digo más nada una cosa: güei dobla ‘l comisariu Ramos y pon los gúeyos en blanco a la mínima.

    Clarín.- ¿Eh? Sí... Sí señor... Sí. Quince... Quince minutos...

(El Guardia sigue’l so camín. Clarín fá-y xestos de menacia a les espaldes. El guardia tórnase. Clarín ponse a facer planches en suelu. El Guardia espaez. Clarín saca una flor machucada del bolsu. Güel. Pasu ente pasu arrímase al bancu onde ta la parexa. Clarín mira pa ellos, embaíu.)

    Clarín. (A la parexa.)- Ta... ta... ¿Ta ocupáu? (Les tetes d’ella tan nes manes d’él... Les manes d’ella tán nel paquete d’él: sí, tán ocupaos).

    Clarín.- Digo... Digo yo que si ta ocupáu... (Grita nerviosu.) ¡¡Que si ta ocupáu!!

(El rapaz vuelvese, mosqueáu.)

    Rapaz.- ¿A usté que-y parez? ¿Que toi preparando unes oposiciones? ¿Que toi sacando’l carné de manipulador? ¡Joder, toi cola parienta! ¡Sí toi ocupáu! ¡¡Y ella tamién!!

    Clarín.- Sí...Ya...Non...Yo decía el ban...cu. Decía’l bancu...

    Rapaz.- ¡¡Eso pregúnte-ylo a él, coño!! (Vuelve a la boca de la compañera.)

    Compañera.- Déxalu, cari... ¿Nun ves? Debe ser mediu oligofrénicu.

(Clarín ta goliendo la flor. Axusta la corbatina. Baxa un pocu los pantalones pa que nun-y veamos los calcetos. Siéntase nuna esquina’l banquín y empieza repetir na florina los xestos, movimientos, posiciones que ve na parexa.)

    Compañera.- ¡¡Pero qué coño mira!! ¡¡Oi Baristo, qu’esti fulanu ye un voyeur!!

(El rapaz vuélvese pa Clarín. Ta mui cabreáu.)

    Rapaz.- Yo tuvi nes Coes y echáronme por agresivu. Marché pa la Lexón y lo mesmo: soi un inadautáu.

    Clarín. (Mira pal públicu, atristayáu, nun ye pa menos.)- Yo nun quiero... problemes.

    Rapaz.- Agora toi en tratamientu. Les pastilles tienenme como adurmíu.

    Compañera.- Baristo que te pierdes.

    Rapaz.- Soi peligrosu, soi mui peligrosu.

    Compañera.- Bah, Baristo... Ye un simple. ¿Nun lu ves? Parezse al hortera esi qu’escribió La Rexenta.

    Rapaz.- ¿Sánchez Dragó? ¿Vizcaíno Casas? Nun sé... ¿Sánchez Dragó?

    Compañera.- Non, cielo, La Rexenta...

    Rapaz.- Ya... ¿Sánchez Dragó?

    Compañera.- Anda, vida, déxalu... vamos tomar la medicación, venga cielo... (Llevántense.)

    Rapaz.- ¿Vamos pa casa de Sánchez Dragó?

    Compañera. (A Clarín.)- Mire lo que fizo, sidosu de mierda... Allá los críticos lu pongan de vuelta y media y que tolos guajes de la ESO se caguen na so obra, cabrón.

(Colen. Agora Clarín ye l’emperador d’un bancu del parque onde nun hai sol que se ponga. Ellí, solín, esfueya la flor "quierme/nun me quier". Pela isquierda aparez Ana Ozores vistía d’época. Agora preguntarás ¿de qué época? Llistu, que yes un llistu. De vieya, Estudio 1 de Tv, Ana Botella, Margen... Nun sé, busca un referente. Gafes de culu botella, un llibru de poemes embaxu’l brazu, pasa ente Clarín, zapica colos sos pies, cai. Ana perdió les gafes, por nun ver nun ve nin los párpagos. El llevántase, zapica con ella, cain otra vuelta los dos.)

    Ana.- ¡¡Oh!! ¡¡Que me la meten!! (Afixonada y al palpu busca al autor de la intentona. Apoya nuna papelera: cree que ye’l violador.) ¡¡A la contra la violación castración!! ¡¡Siéntome puerca!! (Clarín arrímase a ella. Raspia-y ‘l llombu).

    Ana. (Desesperada.)- ¡¡Otru!! ¿Pero qué-yos daré yo a los homes?

    Clarín.- Perdon señora... Yo...

    Ana.- ¡¡Usté!! ¿Usté fáilo con noctunirdá que ve que toi ciega, cabrón, machista, estrafalariu.

    Clarín.- La... la culpa fue mía, mía, mía... ¡¡Pero dexe a la papelera en paz!! Yo... Yo voi busca-y les gafes… (Da un paso p’atrás y siente l’estremecible y característicu cruxíu d’unos lentes al partir.) Je... Ya les atopé...

    Ana. (Nun se suelta de la papelera.)- ¿Papelera? ¡¡Dios miiu...!! ¿Quién sedrá usté, monstru atormentáu? ¿De quién cobra? ¿Usté llanta ocalitos pa facer papel hixénicu? ¡Disgraciáu! ¡Pintorescu!! (Silenciu tensu.) ¿Oiga usté? ¿Onde ta? Agora nun me dexe sola que nun veo gota... Y como saque la pirula, de verdá que-y digo que mexa sentáu pa los restos...

    Clarín.- Non... Nun se ponga nerviosa... Muyer... Toi faciendo los posibles por arreglar les gafes... Deame la manu... Yo voi protexela como los caballeros a les dames. (Clarín estira una manu tremosa que separta a la probe Ana de la papelera. Ella apóyase nél y fai porque aposiente en bancu...)

    Ana.- A mui bien, chaval, mui bien... ¿Fai fitness? Toi sintiendo-y unos trapezoides y unos ximielgos desarrollaos... ¿Quién ye usté? ¿Usté vio al de la papelera que me tiró? Toi ciega, más nada sé que toi ciega y tensa.

    Clarín.- Asína... Equí sentadina, mui bien.

    Ana.- Por favor, señor... Agora llame a alquién que conoza... Necesitamos ayuda...

    Clarín.- Ya... ¿Y usté cómo se llama?

    Ana. Yo Ana....

    Clarín.- ¿Ana? (A voces.) ¡¡¡AnaAA!

    Ana.- ¿Nun oyó eso? ¡Llamáronme!

    Clarín.- Sí... ¿Y agora qué faigo?

    Ana.- ¡¡Ya empezamos!! ¡¡Das un pocu confianza y ya creen que ye tol monte oriégano, hala, a abrir les pates, hala, qué bien, claro... Tolos homes son iguales, toos.

(Cadún nun llau del bancu, vémoslos tensos, asustaos, agobiaos, sí. El fai por reparar les gafes chando un poco saliva nes patilles. Ye una titánica xera, pero más jodío lo tuvo Moisés nel Mar Encarnáu y ya sabes lo que pasó...)

    Ana. (Pa ella.)- O sea que fue el señor de la papelera... ¿Eh? Nun lo aguanto más. (Pa tol parque.) Voi matame: soi una disgraciada!!

    Clarín.- Non Ana... El desgraciáu soi yo... A min sí que me sal too mal, too... Nun-y digo más qu’ esta mañana despidiéronme del trabayu... Y ye’l sextu del que me echen en seis meses...

    Ana.- ¿Despidiéronlu güei? A mín nunca enxamás de la vida me tienen despedío...

    Clarín.- ¿Non? ¡Mira qué suerte!

    Ana. (Echa a llorar desesperada.)- ¡Lo que pasa ye que nunca nun m’aceptaron! ¡Soi un ascu! ¡Nun tengo trabayu, no me gusta’l mio home y ayeri quemome l’arroz!

    Clarín. (Frenéticu.)- Esto... Ana… Anina… Yo… A mín enantes un guarda quixo echame por cortar una florina...

    Ana.- ¿Una flor? ¿Gústen-y les flores?

    Clarín.- Encántenme... ¿Y a usted?

    Ana.- Son... Son... (Señardiega.) Na escuela onde estudiaba teníemos munches flores: mates de roses, mates de claveles...Toles nueches baxaba al xardín, arrincaba unes cuantes flores y escondíame nel suétanu y facía ramos de novia... Hasta qu’un día me pillaren les monxes...

    Clarín.- ¿Les monxes? (La muyer atiesta.) ¿Y qué-y ficieron? (Arrímense.)

    Ana. (Sonri señardiega.)- Rompieron el ramu... Dixeron que yera una perdida... Rapáronme al cero y metiéronme nun cuartu a escures...

    Clarín.- Como si fuere una foto....

    Ana.- Sí... Nun volví a facer ramos de novia... (Siguen arrimándose.)

    Clarín.- Nun ye d’estrañar. A mín tamién me diba pasar lo mesmo.

    Ana.- ¿Tamién fairía ramos de novia?

    Clarín. (Chistosu.)- Non.... ¡Pero busco novies ensin ramu... (Choquen.) Jo, jo… Una babayadina, vamos, Nun faiga cuentes d’ello... Como si nun lo oyere, eso mesmo... (Queden xuntiquinos metanes del bancu.) ¿Usted suel venir muncho perequí?

    Ana.- Nun sé mui bien ónde toi... Venía lleyendo y nin cayí na cuenta hasta que cayí... Un cabrón d’una papelera tirome al suelu... Y gracies que taba equí usté... ¿Usté qué ye ecoloxista?

    Clarín.- ¿Ecoloxista? Sí, sí, soi ecoloxista... Cuando vi al de la papelera.... Yo...

    Ana.- ¿Pego-y?

    Clarín.- Non, pegar non... Nun soi violentu... Pero agüeyelu...

    Ana.- Fizo bien. Son unos desalmaos. Unos predadores, ye lo que son. ¿Y usté sí vien muncho perequí?

    Clarín.- Si... Non... Bueno, la verdá ye que nun salgo d ‘equí... Por eso me despidieron.

    Ana.- ¿Y qué fai usté?

    Clarín.- Soi abogáu.

    Ana.- Como Perry Mason.

    Clarín.- Sí. (Enchipáu.) Con él fici les práutiques. Perry ye la hostia, joder el Perry.

    Ana.- ¿Y entós qué pasó?

    Clarín.- Lo de siempre. Préstame escribir. Pasábame’l día escribiendo y nun diba a los xulgaos.

    Ana.- Nos xulgaos preguntaríen por usté.

    Clarín.- Claro. Entós echáronme.

    Ana.- Qué cabrones.... ¿Entós escribe?

    Clarín.- Muncho. La Rexenta: quinientes fueyes... ¿Su único hijo? Cuatrocientes... Paso’l día escribiendo...

    Ana. (Sorprendía.)- ¿Pero qué me diz? ¿Escribió usté La Rexenta?

    Clarín.- Entera. Quinientes fueyes, sí... ¿Por qué? ¿Conozla?

    Ana.- ¿Pero qué me diz? ¡Plasmo! ¿La Rexenta? ¿Nun la voi conocer? Ai mamina. La hestoria d’aquella muyer ¿cómo se llamaba?

    Clarín.- Pepita Moreno.

    Ana.- Sí, Pepita Moreno, sí, que taba casada con aquel aburridón y echaba-y los texos a unu que taba nel Casinu, sí... Hui... ¿Nun la voi conocer? La Rexenta, vaya... Fotocopiela nun institutu y lleíla en tres o cuatro tardes... ¿Quier que-y diga la verdá?

    Clarín.- Por favor.

    Ana.- Al mio paecer sóbren-y cuatrocientes cincuenta fueyes y el personaxe de Pepita Moreno ta por facer: nun ye de carne nin de güesu, non...

    Clarín. (Mosqueáu.)- ¿Non?

    Ana.- Non. ¿Qué-y digo yo? ¿De plastilina? ¿De xelu? Nun sé, de cualquier cosa menos de carne y güesu...

    Clarín.- Ya. Pos La Nueva España púnxola bien...

    Ana.- Ya, ná, nun faiga casu.

    Clarín.- ¿Y los ambientes?

    Ana.- Falsos, de culiebrón... Nun-y hai perónde lo garrar... Una cosa sí-y digo: la semeya de la portada de cine, sí, de cine.

    Clarín.- Yera un fotograma de La Rexenta que fizo Méndez Leite con Aitana Sánchez-Gijón.

    Ana.- Claro... (Cortada.) En cualquier casu qué cosa más guapa ver el llibru d’ún publicáu, cola solapina y too...

    Clarín. (Ufanu.)- La solapina fícela yo.

    Ana.- Como tien de ser... Yo ye que tamién escribo.

    Clarín. (Intrigáu.)- ¿Escribe? ¿Usted Escribe?

    Ana.- Poesía, ensayu, teatru, novela, guiones, pa la radiu, guiones p’anuncios... Poca cosa.

    Clarín.- Hai que empezar por dalgo... Yo empecé escribiendo la llista la compra y mire: La Rexenta.

    Ana.- La Rexenta nun ta mal pero podía tar meyor. A la protagonista falta-y vida.

    Clarín. (Come lo dicho por ella.)- Usté ye crítica y compulsiva... Verá... Teo una idea. ¿Qué-y parez si compartimos experiencia creativa?

    Ana.- ¿Experiencia creativa? Santu Dios, nun tengo’l diafragma puestu.

    Clarín.- Usté ye compulsiva, lo que tenga que venir vendrá. Nun se apure. Agora vamos falar de lliteratura. Yo voi compartir les mios últimes producciones con usté y usté comigu... ¿Qué-y parez?

    Ana.- Una idea brillante, como la portada de La Rexenta. De cine, sí señor, de cine.

    Clarín.- Gracies, Ana... Bueno. Agora toi trabayando nun poemariu pa presentar al Premiu Nacional de Lliteratura. El prólogu ye de García Martín.

    Ana.- Buen chaval, sí, ye verdá... Por favor.

    Clarín.- Quiero contextualizar la creación. Son poemes venecianos.

    Ana.- Ahí, ahí.

    Clarín. (Saca un llibretíon inmensu, saca un gargaxu, esclaria la voz.)- Davezu escribo n’endecasdílabos, anque otres veces non.

    Ana.- Parezme coherente.

    Clarín.- Yo nun escribo al dictáu. ¿Que gusta Dylan Thomas? Pues yo Gloria Fuertes. ¿Que gusta Gloria Fuertes? Pos yo, Gloria Fuertes.

    Ana.- Hala, pa despistar al enemigu. Ye una postura muncho cucia... Pero llea, comparta.

    Clarín.- Atienda...

    «... Yes de toles muyeres

    la que los homes prefieren...

    Porque yes de toles muyeres

    La meyor que vieren.»

    ¿Eh? En consonante, como Lope de Vega. ¿Qué-y parez? Y quiero sinceridá ¿eh? Muncha sinceridá.

    Ana. (N’ayén.)- Ye... Nun sé, ye... Toi alucinada. Nun sabía lo que yera la belleza hasta que sentí estos versos. (Llora emocionada.) Gracies... La Rexenta ye una puta mierda pero como poeta nun tien preciu... Eso ye estructurar un poema, eso ye perfilar la rima interna, eso... "La meyor que vieren" qu’escotocolo, qué despidida, qué intensidá...

    Clarín.- Voi amoriar, nun m’empondere tanto.

    Ana.- Nun ye emponderar. Ye llevantar acta. Eso ye un haiku, ye un poema perfectu...

    Clarín.- Bueno, si usté lo diz... Yo tengo fe n’usté.

    Ana.- Soi sincera y compulsiva.

    Clarín.- Sí que lo ye, vaya que si lo ye... A ver esta:

    «...Conocíte embaxu d’un llimonar

    ellí quíxite yo, amor, amar...

    Más llegó, oh dios, el to home

    y, pim, pum... rompiome hasta’l nome.»

    Ana.- Esta... Esta ye marcadamente erótica...

    Clarín. (Pudorosu, onturbáu.)- Sí... Sí, ye verdá... Llámolos precisamente "Pareaos Eróticos"...

    Ana.- Sabíalo yo... Mire cómo se me punxo la carne de los muslos. (Xubíse les faldes, aparez la liga, el mira p’aquella pierna como si fuere’l Santu Grial.) Ye un poema preciosu... ¿Y por qué un llimonar?

    Clarín.- Esti poema ta basáu en fechos reales.

    Ana. (Queriendo saber más de lo qu’entruga.)- ¿Protagonizaos por... usté?

    Clarín.- Y por una señorita de Carabanzo.

    Ana.- ¿Había deséu?

    Clarín.- Había munchu deséu.

    Ana.- ¿Taba casada?

    Clarín.- Vilda.

    Ana.- ¿Y l’home?

    Clarín.- L’home, falando en plata, yera un putu fantasma. (Silenciu.)

    Ana.- "Ellí quíxite yo, amor, amar..." ¿San Xuan de la Cruz?

    Clarín.- Non, Camilo Sexto.

    Ana.- Santu Dios. Usté ye un modernista.

    Clarín.- Como Antonio Gala.

    Ana.- Ya quixere Antonio Gala tener la so inventiva, el so xeitu, la so delicadeza.

    Clarín.- Señora, ta cerrándoseme l’esfinter y nun voi poder ser defecar asina me metan un submarino glicerina pel culo... Por favor señora, un poema de los suyos, por favor, necesítolo...

    Ana.- Agora toi acomplexada... Fáltame del aire. Nun sé si debo...

    Clarín.- Deba usté.

    Ana.- Bueno, yo...

    Clarín.- Contextualice, por favor.

    Ana.- A mín préstenme Safo y Ana Rosetti, sí... Yo soi una muyer casada, insatisfecha, hipercreativa y ensin fíos.

    Clarín.- Vaya cuadru.

    Ana.- Bueno... espero nun escaecer nin mediu versu:

    «Yes un paisanu

    que tien muncho grande la manu

    que lo tien too grande:

    que si miro pa tí siento calambres...» ¿Gusto-y?

    Clarín. (Cuidatible, calibrando’l poema.)- Más que a un home parez que canta a un poste la lluz... Dígolo polo del calambre...

    Ana. (Cortada.)- Nun-y gustó.... Ye malu’l poema, malos los versos... Presto-y menos que nada. Merezo la muerte.

    Clarín.- Por favor Ana... Sí que me prestó. Lo único que-y pueo decir ye que nun contextu tan preciosísticamente poéticu la figura del "calambre" torna elementu prosaicu... Son unos versos valientes... Mui valientes. Amás n’asturiano la pallabra "calambre" dízse "cambriu" o, lo que ye más común "trallazu" ¿Por qué fai usu del castellanismu? Los de la Academia de la Llingua puen perseguila... ¿Por qué tentar al diañu?

    Ana.- Porque soi una subversiva... Amás "Calambre", rima con "grande" y "trallazu" non...

    Clarín.- Ya... Pero entós calambre póngalu ente comines.

    Ana.- Yo díxe-ylu ente comines...

    Clarín.- Pero si nun lo duldo... Si nun ye eso. Yo nun falo por mín, falo por Víctor de la Concha y por Gregorio Marañón. Voi decilo d’otra manera. Si quita "calambre" usté tien una obra maestra, asina de claro. Si nun lo quita tien ún de los 100 meyores poemes de la lliteratura asturiana pero poco más.

    Ana. (Atiende pa la parábola. Refierve.)- Ya lu entendí.

    Clarín. (Queriendo saber por demás.)- Más nada una cosa... ¿Los versos que fain referencia a la enorme magnitú de la mano y d’otres partes del cuerpu tan basaes en fechos reales?

    Ana.- Non, qué va... Son como una fantasía...

    Clarín.- Brillante... venga, siga, que toi ansiosu.

    Ana.- ¿Eh? Sí... pero sea benevolente, que parez que me garró rabies polo que-y dixi de La Rexenta.

    Clarín.- Por favor...

    Ana.- Yera broma... A ver:

    «¡Tienes una cara... que paecen dos.

    con una ódiesme, cola otra dasme amor.

    Ye polo que me recuerdes a un ascensor:

    darréu tas p’arriba, darréu parada, darréu

    [non!»

    Clarín.- Darréu non... Mamina del alma... Darréu non. Rediós... Mire que sudada pillé. (Llimpia la frente.) ¿Tien rexistráu esti poema?

    Ana.- Tovía non.

    Clarín.- Rexístrelu... Fáigame casu y rexístrelu. Si-y lu siente Luis Alberto de Cuenca-y lu pule, fáigame casu...

    Ana.- Pero... Entós… ¿Gústa-y?

    Clarín. (Cabezón.)- Rexístrelu, faigame casu, nun sea necia. Les coses bien feches bien paecen.

    Ana.- Nun sé... Nun tenía fe nél.

    Clarín.- Ye un "succes", ye "epatant" ye "etoinant".

    Ana.- Fícilu nuna servilleta, nuna tertulia lliteraria.

    Clarín.- Cuidáu con García Martín, munchu cuidáu... Y con Montero, vaya páxaros... Rexístrelo...

    Ana.- Usté ye mui buenu comigu.

    Clarín.- Soi un notariu: más nada llevanto acta y cuandu rescampla’l xeniu digo: sooo. (Silenciu.) ¿Quier que miremos cómo se-y punxo la carne del muslu?

    Ana. (Llevantando les faldes.)- Mire.

    Clarín.- Tien hasta niebla ente les piernes.

    Ana.- Ye de la... humidá. (Silenciu íntimu, llentu silenciu.)

    Clarín.- Tápese, por favor, tápese... O soi capaz de cayer ehí adientru y nun me saquen nin con un fórceps. (Ella, recatada, tápase.)

    Ana.- Probe... Dios. Güei taba al borde del suicidiu y agora... Agora tengo ganes de volar.

    Clarín.- Somos almes ximielgues.

    Ana.- Sí que lo somos... Sí... Yo... Soi una muyer mui desgraciada.

    Clarín.- Una muyer que escribe como usté escribe nunca nun sedrá una desgraciada... Como munchu podrá drogase, pero nunca nun sedrá una desgraciada.

    Ana.- Gracies... Gracies señor... ¿Cómo se llama?

    Clarín.- Leopoldo Alas Clarín.

    Ana.- Leopoldo... Como Leopoldo Bragado...

    Clarín.- ¿Y usté?

    Ana.- Ana Ozores... de Ramos.

    Clarín.- ¿De Ramos?

    Ana.- Como si tuviéremos en Pascua.

    Clarín.- ¿Usté ye la muyer del...?

    Ana.- Comisariu Ramos. Ye la mio traxedia, la mio cruz, la mio diaria tortura...

    Clarín.- Ana...

    Ana.- Leopoldo...

    Clarín.- Ana...

    Ana.- Leopoldo.

    Clarín.- Tenemos que salir d’esti círculu viciosu.

    Ana.- ¿Y cómo? Ye un comisariu fascista, autoritariu, mala persona...

    Clarín.- Los socialistes ascendiéronlu a comisariu.

    Ana.- Por eso. Siéntese afirmáu. Fue’l terror de la social. Pa él una muyer ye’l kleanex que tira. Ye mala persona mui mala.

    Clarín.- Santu Dios... ¿Y qué podemos facer? ¿Falaste con Asuntos Sociales?

    Ana.- Tán d’asuntos propios.

    Clarín.- Ya... Lo de siempre. ¿El Defensor del Pueblu?

    Ana.- Ta pal pueblu, defendendolu: tien un xalé al pie del ríu y nun lu deseen ampliar.

    Clarín.- Nun hai con quier tratar. El mundu revienta y nós, en mediu.

    Ana.- Tengo que te ver, necesito vete.

    Clarín.- Y yo más.

    Ana.- Non, más yo, yo sí que te necesito.

    Clarín.- Non, más yo.

    Ana.- Tenemos de salir d’esti cículu viciosu... Soi capaz d’aceptar que mates al mio home.

    Clarín.- Nun sé... ¿Qué hora ye?

    Ana.- Van dar les cuatro... ¿Qué ye mui pronto?

    Clarín.- Non, el guardia cabrón que me riñó al entrar... ¿Qué va ser pronto? Pa ná... El casu ye que ye ún de los homes del Comisariu Ramos y ye muncho peligrosu, sí... Dixo qu’un cuartu d’hora que taba de vuelta y ya toi preocupáu...

    Ana.- El Comisariu Ramos deprende-yos técniques de llucha oriental. ¿Cómo yera’l guardia?

    Clarín.- Malencaráu, repunante, toscu,con cara de ratu y güeyos de fuina y manes como‘l culu d’un gochín.

    Ana.- Esi ye Ramón Feito. Ye de los peores. Ganó un concursu de Pintura al Aire llibre y cuando toi sola en casa aparez cola disculpa de que quier ver al Comisariu Ramos. Digo-y que nun ta y siempre me diz lo mesmo: quiero pintate como Dios te traxo al mundu...

    Clarín.- Viérbene, escobina de váter, rutiu... ¿Y usté que-y diz?

    Ana.- Soi agnóstica.

    Clarín.- Xuéu suciu, bien... Son malos, mui malos. Bueno... Vamos danos les señes.

    Ana.- Si quies doite el mio e-mail.

    Clarín.- Venga... (Busca en bolsu.) Mira esta ye la mio tarxeta: ehí ta todo.

    Ana. (Fai lo propio.)- Y esta ye la mía, cielín...

    Clarín.- Dos tarxetes nun solu cuerpu.

    Ana.- Tengo miéu.

    Clarín.- Nun tengas miéu... ¿Tienes fíos?

    Ana.- Nun me salen.Tengo miéu.

    Clarín.- Nun tengas miéu. Yo te sacaré los fíos.

    Ana.- Nun quiero. Namás que quiero alguién me quiera. Una conversación adulta. Una disculpa pa seguir mañana viviendo.

    Clarín.- Quitásteme les pallabres de la boca.

    Ana.- El Comisariu Ramos humilda cuando fala. Nun opina: enxuicia. Nun pregunta: Interroga. Nun Comparte: reparte.

    Clarín.- Odio al Comisariu Ramos.

    Ana.- Yo sí que lu odio. Ódiolu dafechu y con nocturnidá y alevosía. Ódiolu porque nun me odia. Porque ye tanta la indiferencia que me tien que nin la visión del mio odiu lu afecta. ¿Nun sabe como ye? Ayeri dixi: "Mira, Ramos, al to lláu un péu ye Channel-5".

    Clarín. (Impresionáu.)- ¿Eso-y dixo? ¡Qué nivel!

    Ana.- ¡Qué más-y da! Nun-y preocupa, qué va. El so mundu tá fechu d’él y d’ otros dos que son como él y que-y permiten crear una triloxía d’eses que siempre acaben en Dios.

    Clarín.- Eso que diz ye mui polémico.

    Ana.- Un besu d’él ye como comer sapos. Él ye un sapu.

    Clarín.- Préstame esa idea... Ana. ¿Quies ser personaxe lliterariu?

    Ana.- Nun sé, toi tan cansada...

    Clarín.- ¿Llegote la regla?

    Ana.- Inda non.

    Clarín.- Ye por eso: el síndrome premenstrual.

    Ana.- Nun me presten ese referencies. Sí quiero ser personaxe lliterariu pero dexa los histerismos pa Freud.

    Clarín.- "Touché".

    Ana.- Toi cansada porque nun soi más nada qu’una puta muñeca rusa.

    Clarín.- Una matrioska.

    Ana.- Sí.

(Aparez el guarda pela izquierda. Mira pa la parexa. Saca la pistola.)

    Clarín. (Que lu ve al delláu.)- Meca, el guardia esi de los coyones... Meca, ta sacando la pipa...

    Ana.- Santu Dios... Nun lu veo... Nun teo les gafes.

    Clarín.- Pos ta sacando la pipa.

    Ana.- Son psicópates. Esi y el forensucu esi col qu’anda, el Xilberto Llábana... Son toos psicópates, como Amedo.

    Clarín.- Nun sé.

    Ana.- Leopoldo, quiérote.

    Clarín.- Y yo a tí, muncho, muncho más que a mín...

    Ana.- Quierte, por favor, Leo... Quierte... Fáilo por min...

(Cámara lenta. Danse la manu, sepárense, suaviquino.)

    Clarín.- Ya me quiero... Mañana mesmo voi vete...

    Ana.- Ven veme...

    Clarín.- Voi vete.

    Ana.- Ven veme.

    Clarín.- Voi vete.

    Ana.- Tenemos de salir d’esti círculu viciosu... Esti cabrón ye Ramón y pinta, poques bromes... Espero que nun me reconoza... (Suéltense... Él desapaez... Ella llee. Escuru Total.)

(Escuru total en quitando la lluz enriba del comisariu Ramos que llee, ablucáu’l diariu.)

    Ramos.- Madre mía... Cómo me punxo esa zorra... Pingando. Y al probe Llábana y al Probe Feito... Nun entiendo ná. Pa según esti putu diariu esa muyer y yo tábemos casaos... Pero’l casu ye que nun me recuerdo d’ella nada. Nun pue ser. Equí ta pasando dalgo mui gordo. Nun sé si’l tema de la pesca con Marruecos tendrá que ver pero esto ye mui gordo... Mui gordo. (Posa’l diariu enriba la mesa. Saca un palillín del bolsu. Chúpalu.) Según esto, el guardia del parque ye Ramón... Pero Ramón nun la reconoció y de ser la mio muyer tenía que la haber reconocío, non. Esto ye una falcatrúa. Esa psicópata mató a esi Leopoldo, qu’eso sí lo creo... pero matolu a posteriori, tres de llamame a mín. Y quier facer de mín el putu tonto que la envaina, que come’l marrón, que traga’l sapu... Non. Nun voi cayer na trampa.... Y voi dir por ella y voi enchironala, ye lo que voi facer. Metela na trena... Sí. Les cuatru la mañana... A estes hores ya empezó la Tele tienda en Antena 3. (Garra’l diariu.)

(Escuru. Pela drecha apaecen Ana y Clarín abrazaos y riendo... Calientes en tolos sentíos si ye que ye posible calentar una oreya o un güeyu, sexualmente. Ente ellos una cama: territoriu afayaízu pal meyor de los vicios).

    Clarín.- Toi na cuenta de que nos siguieron...

    Ana.- Nun pue ser... Conduciendo yo nun pue ser...

    Clarín.- El forense esi... ¿Cómo ye?

    Ana.- Xilberto Llábana... Salió tres de nosotros.

    Clarín.- Nun lu ví... Suañástelo. (Quiten los zapatos, quiten la ropa.)

    Ana.- Non, nun lo suañé... Qué lo diba suañar. L’otru día tamién na playa, cuando me taba bañando, ellí taba él...

    Clarín.- Concidió...

    Ana.- Non nun concidió... Vilu na playa esa...

    Clarín.- En Torimbia...

    Ana.- ¿En Torimbia? Pensaste que yera él... El Comisariu Ramos ta mui lloñe, al pie de Marruecos... (Abrázalu. Danse besos.)

    Clarín.- Dios... Ana... Nun sabes cuánto te quiero...

    Ana.- ¿Cuánto?

    Clarín.- Nun sé... Muncho.

    Ana.- ¿Cuánto ye muncho?

    Clarín.- Muncho...

    Ana.- Tamién yo a tí. (Queden en ropa interior.)

    Clarín.- Quiero vete los pezones.

    Ana.- Nun sé...

    Clarín.- Namás que los pezones.

    Ana.- Bueno, pero con una condición.

    Clarín.- La que quieras.

    Ana.- Que m’enseñes tú un testiculín, namás qu’unu.

    Clarín.- Bueno... Voi pensalo.

    Ana.- Venga, cielo.

    Clarín.- Nun sé. Toi pensando na situación internacional. El tema de l’Arxentina preocúpame.

    Ana.- Tamién a min, cielo, tamién a mín.

    Clarín.- Y lo d’Afganistán.

    Ana.- Qué me vas contar.

    Clarín.- Y lo de la Islla de Perejil.

    Ana.- Calla... Que gracies a eso tamos solinos.

    Clarín.- Pero pue haber la Tercera Guerra Mundial... ¿Cuánto hai que movilizaron al Comisariu Ramos?

    Ana.- Seis meses. La cosa ta qu’arde. L’otru día los marroquinos mandaron-yos dátiles a tolos lexonarios que taben na islla.

    Clarín.- Mira qué detalle.

    Ana.- Pero taben malos. Tuvieron que sacar a 2.340 lexonarios con diarrea.

    Clarín.- Madre del cielo... Eso nun sal na televisión.

    Ana.- Qué va salir. Eso selo yo, que toi casada con esi selvaxe...

    Clarín.- Nun me fales d’él que muerro de celos.

    Ana.- Nun seyas bobu... Namás que te quiero a tí. Soi monógama y obsesiva.

    Clarín.- ¿Y Ramos tamién tuvo de diarrea?

    Ana.- Non, taba de guardia.

    Clarín.- Tuvo suerte.

    Ana.- Creo que los barcos que llegaben del Atlánticu pal Mediterraneu que preferíen dar la vuelta pel Cabu de Bona Esperanza...

    Clarín.- Claro... Tenía que haber unos golores...

    Ana.- Y col calor...

    Clarín.- La verdá ye que la vida de los lexonarios ye una mierda.

    Ana. (Silenciu dramáticu.)- Ramos suena pa ministru de Defensa.

    Clarín.- ¿Falaste con él?

    Ana.- Llamome... Esti día llamome y... Entiéndelo, tuve que-y contestar... Si non sospecharía...

    Clarín.- Toi muertu de celos. Mira... Atiende. (Baxa los pantalones.) Mete la manu. (La otra mete la manu pel paquete.) ¿Qué?

    Ana.- ¡¡Cielo mío!! ¡¡Nun hai ná!!

    Clarín.- Lo que acabes de decir facilitó la subida de tol paquete xenital pal estómagu... Toca equí, cielu... (Pása-y una manu pela barriga.) ¿Qué?

    Ana.- Agora, sí... Pero nun seyas tontu... Si namás que te quiero a tí.

    Clarín.- Dímelo otra vez.

    Ana.- Quiérote a tí.

    Clarín.- Dímelo otra vez.

    Ana.- Tenemos que salir d’esti círculu viciosu.

    Clarín.- ¿Y si lu fain ministru de Defensa?

    Ana.- Pudo ser peor. Hubo una dómina que los de l’Asociación de Vecinos taben enfotaos en facelu alcalde de barriu.

    Clarín.- Cabrones.

    Ana.- Dicin que’l Comisariu Ramos que pon a los prisioneros marroquinos cantares de David Bustamante.

    Clarín. (Sosprendíu.)- ¿Y la Declaración de Xinebra? ¿Y el Tribunal de La Haya?

    Ana. (Chanciosa.)- Ye cruel... Mui cruel... (Silenciu tensu.) Bueno, cari... Pero’l nuesu amor ye puru.

    Clarín.- Ya. Dende’l 11 de Setiembre ná nun ye lo que yera.

    Ana.- Ya.

    Clarín.- Tenemos que mirar el corréu, nun vaiga ser que’l marroquí mos mande dátiles...

    Ana.- Son probes y fanáticos. Nun tienen perres pero tienen dátiles... Amás el corréu ya ta muncho ocupáu con esta casa.

    Clarín.- ¿Entós?

    Ana.- Un día sí y l’otru tamién tan trayendo armes, misiles, lanzallames, lanzagranaes...

    Clarín.- Nun me mates...

    Ana.- Como lo oyes... Teo un polvorín en casa. El Comisariu Ramos que nun tien más vocación que mercar toles armes que salin anunciaes na Tele Tienda d’Antena 3.

    Clarín.- Esi chaval ta jodíu del too.

    Ana.- Díxetelo un millón de veces. Ye un torturador, ye un maltratador, ye un psicópata. Asina toi que nun m’atrevo nin a prender un pitu por si acasu revienta la casa. Tengo’l suétanu enllenu gas mostaza y los cuartos atarraquitaos de bombes incendiaries.

    Clarín.- Qué vergüenza, mamina... Bueno cielo... ¿Qué te parez si mos escitamos un poco?

    Ana.- Venga... vida... Escitémonos.

    Clarín. (Empieza a masaxea-y los pechos)- Ana, Anina... Cambié tola Rexenta por tí... Ana Ozores ye agora la protagonista, los tos díes, les tos obres tán ellí...

    Ana.- Y metisti a la mio tía-güela Berta y a la mio cuñada Petra...

    Clarín.- Agora nun dirás que nun tien vida.

    Ana.- Agora ye Vetusta cagada y pintada... (Empieza a masaxea-y la barriga.) Ya lo sé... Pero yo tamién te metí en cada versu...

    Clarín.- Ah... Hai un güevu que ya baxó...

    Ana.- Cariño.

    Clarín.- ¿Tú que pienses de la Unión Europea?

    Ana.- Nun me quiero posicionar... Dios. Cómo me tas poniendo.

    Clarín.- Somos amantes. Llevamos en cuerpu la vergüeña los amantes. L’otru día falé con un amigu. Conté-y lo que nos pasaba. Dixo que yéremos como los malos personaxes d’una mala obra de teatru de Jacinto Benavente.

    Ana.- Pudo ser peor... Pudo acomparamos con una obra de teatru d’Antonio Gala.

    Clarín. (Indignáu.)- Ana... Fue peor. Dixo que yéremos personaxes vacíos, asurdos, invisibles. Que nun teníemos evolución psicolóxica.

    Ana.- ¿Ah sí? Sí... Sigue... Hui, baxa p’abaxu... Sí... (El mete-y les manes pente les piernes.) ¿Eso dixo? ¡¡Eso nun ye un amigu!! ¡¡Eso ye un críticu lliterariu!!

    Clarín.- Bonafoux.

    Ana.- Voi tener un orgasmu... venga... Dá-y (Xime.) Buf... Cayó’l primeru.

    Clarín.- Vine triste pa casa. Unu pasa la vida viviendo pa eso: pa que llegue’l críticu y te mate.

    Ana.- ¿Cómo va?

    Clarín.- Cayeron los dos güevinos, cielo... Tira d’ellos. (Ella mete-y la manu na entepierna.) Agora... Así.

    Ana.- Hui, cómo se pon el poeta.

    Clarín.- Tengo un hipérbaton ente les piernes.

    Ana.- Entra y fáime una metáfora. (Desnúdense. Métense na cama. Tápense. Sí, los actores son unos beatos.)

    Clarín.- Xugar... Namás que quiero xugar ehí adientru.

    Ana.- Xuega.

    Clarín.- Ana quiero anu.

    Ana.- Hui que bribón, qué xueos de pallabres...

    Clarín.- Y el Comisariu Ramos na Islla del Perejil, como si fuere un chicharrín.

    Ana.- Tamos solos y somos llibres.

    Clarín.- Esto va pa dientro.

    Ana.- Ya lo siento, ya... Dios, vaya cachu tropu lliterariu... Eso nun ye un hipérbaton, ye una metonimia.

    Ramos. (Afuera, con altavoz.)- Los de la casa qu’atiendan... Fala ‘l Comisariu Ramos.

    Ana. (Peguen un blincu na cama.)- Ai madre... ¿Tú oyiste eso?

    Clarín. (Aterriáu.)- Que si lo oyí... Tengo los huevos pa onde l’esófagu.

    Ana.- Nun seyas aprensivu... A lo meyor ye una grabación. Ayeri falé con él y nun tenía cuenta de venir.

    Clarín.- Ya te dixi que nos seguíen... El forense esi cabrón...

    Ana.- Calla, por dios, calla...

    Ramos.- Leopoldo... Ana... La casa ta arrodiada. Hai dos axentes de la policía, una tanqueta y el forense ya ta preparáu.

    Ana.- Santu Dios... Ye él, sí ye él... (A voces.) ¡¡Atiendi Comisariu Ramos!! ¡¡Si la mierda caga tu yes el resultáu!!

    Ramos.- ¡¡Mecago en Dios!! ¡¡Traéime al Bustamante que los aplano!!

    Ramón FEITO. (Voz)- Ta cantando en Rivas-Vaciamadrid.

    Clarín. (Alloriáu.)- Home Ana nun me jodas... Nun lu mosquees.

    Ana.- ¿Que nun lu mosquee? ¿Que nun lu mosquee? ¡¡ Hasta aquí me tien!! ¡¡Hasta aquí!!

    Ramos.- ¡¡Voi contar hasta 100!! Sí, Ramón, pues dir al váter... Bien, Voi contar hasta 150. Si nun abrís esa puerta fairé lo que sigue: "al alba, rolando viento de levante" prenderé fuéu a esta casa, sí.

    Clarín.- Ai madre, non eso sí que non... Qu’una cosa ye la lliteratura y otres les quemadures de tercer gráu. Quiero salir.

    Ana.- Shhh. Calla. Agora nun pues salir.

    Clarín.- ¿Por qué nun pueo salir?

    Ramos.- 14, 15, 16... ¿Sí Xilberto? Sí, pues dir al váter, sí... Bien, voi contar hasta 175. Y en llegando a 175 nun respondo de lo que puea pasar. Soi capaz de cualquiera cosa. Nadie nun me quier en nengún lláu. Nun m’importa morrer y si vos llevo per delantre meyor. 17, 18, 19...

    Clarín. (A voces.)- ¡¡Yo sí quiero salir!! (Tápa-y la boca Ana.) ¿Por qué nun pueo salir? (Lloramiquia.) Esta casa ye una bomba. Equí hai un arsenal. Si mos prende fuéu nun se salva nin Dios. Yo salgo, vaya que si salgo.

    Ana.- Non, nun vas salir, non. Vas ver. Hai que tar a les dures y a les madures. Atiendi. Nun la pues sacar polo que te voi decir. Nun ye que me ponga yo necia, qué va. Pasa que los músculos vaxinales, énte la desagradable sospresa de saber que’l mio home, burro, selvaxe, vieno de la Islla de Perejil ensin contar con él pues tensáronse muncho faciendo que tuviere una tremenda contraición vaxinal o vaxinismu... Por eso nun pues salir.

    Clarín.- Madre del cielu... Agora sí que tenemos un problema.

    Ramos.- Sesenta y nueve, setenta y dos...

    Ana.- Ye burro que da preceguera... A esi quitándolu de lleer el Marca y l’ABC nun delletrea llínia nin nel bingu...

    Clarín.- Madre del cielu... Na vida tuvi tan asustáu.

    Ana.- Pero piensa nel llau románticu... Los dos xuntinos. Unu dientru del otru... ¿Nun ye guapo?

    Clarín.- Ye complicao, Ana, ye complicao. Tamos nuna situación mui delicada. Equí pue haber una esplosión muncho grande. L’Alcalde de Vetusta pue pensar qu’esto ye un atentáu árabe. L’alcalde llama al Presidente del Principáu, el Presidente del Principáu llama a Zapatero, Zapatero llama a Antonio Gala.

    Ana.- Fin de viaxe. La cai nun tien salida. Nun hai ná que facer... ¿Y si l’Alcalde llama a Fraga y Fraga llama a Aznar?

    Clarín.- Aznar llama a Toni Blair. Toni Blair llama a Bush.

    Ana.- Santu Dios.

    Ramos.- 134, 151, 152, 154...

    Clarín.- Ye’l fin de la socialdemocracia. Víctor Manuel y la Sociedad Xeneral d’Autores a tomar pel culu.

    Ana. (Frase trescendente: música chill out a modo.)- Ye’l fin de la vida talo cualo la conocemos: nun más pateres, nun más hipoteques, nun más Bancu de Santander, nun más Guardia Civil, nun más Partíu Popular, nun más Operación Triunfo, nun más Sindicatos Mineros, nun más muyeres muertes a puñetazos, nun más monxes nin más cures, nun más sarxentos, nun más negros apaleaos, nun más xitanos puteaos, nun más trata de muyeres, nun más nenos esclavizaos, nun más cáncanu de médula espinal nin más salmonela...

    Clarín. (Pensatible.)- Ana... ¿Tú crees... qu’eso ye posible?

    Ramos.- 159, 161, 162... En cincu segundos vais dir a tomar pel culu... 171, 172...

    Ana.- Cuento que sí... Equí hai armes como pa montar una guerrilla anticomunista n’América Central más lo qu’esi arrampló en Perejil...

    Clarín. (Esperanzáu.)- Sedría un mundu perfeutu.

    Ana.- Sí... Sí que lo sedría.

    Clarín.- Ana... Ye verdá... Esti ye un momentu románticu y trescendente pa la humanidá.

    Ana.- Sí, cielo, sí... Tenemos que mos sacrificar pela humanidá.

    Clarín.- Pensamos no mesmo.

    Ana.- No mesmo.

    Clarín.- Ana... Ya sé cómo definir el mio amor por tí.

    Ana.- Dilo... Dilo que ta llegando a los 175.

    Clarín.- Ana... Quiérote tanto... Que podría compartite con cualquiera.

    Ana.- Leopoldo, tanto te quiero... Que podría compartite con cualquiera. (Danse les manes.)

    Ramos.- 174 y 175... Hasta equí llegamos.

(Estrueldu terrible. Fuéu, fumu. Escuru total.)

(Lluz enriba del Comisariu Ramos. Tien los güeyos llagrimosos).

    Ramos. (Secándose los güeyos col puñu.)-Redios... Qué cosa más guapa... Qué romántico. Morrieron los dos. Probes... Probitinos mios... Bueno. (Suénase.) Ya ta. Nun dexa de ser lliteratura, mala pero lliteratura al cabu, más nada. Bueno... ¿Qué hora ye? ¿Les cuatro la mañana? ¿Tovía les cuatro la mañana? Tengo’l reló paráu... O ye que ta paráu ‘l tiempu. Mierda pa la Reforma Llaboral... Pa según esti diariu yo soi ‘l que los mató... Pues non, chachos... Les cuentes nun salin. Puntu 1: nun m’acuerdo de ná d’eso. Puntu 2: Esto ye una engañifa p’acabar col únicu que podría solucionar el casu d’un asesinatu ensin asesináu... Pero la cosa ta claro: esa putina debe tar casada, encoñó col Leopoldo, el Leopoldo esi quixo dexala y ella matolu. Siempre lo mesmo, les pasiones, los deseos... Siempre los mesmos: Hércules y Mégara, Sansón y Dalila, Marat y Sade... Siempre dos, binarios, simples. De vergüeña, de catón, de plantiya. Bueno. Duelmi la espalda.

(Golpes na puerta: alguien pica.)

    Ramos.- ¿Si? ¿Yes tú Llábana?

    Ana. (Dende afuera.)- Soi Ana.

    Ramos. (Echa mano de la pistola. Desenfunda.)- Home... A usté tenía yo ganes de vela. Pase coles manes n’ altu... La puerta ta abierta.

    Ana. (Entra.)- Nun seyas fatín. Tas muertu. Como toos.

    Ramos.- Eso nun ye verdá. Tú sí vas tar muerta si das otru pasu. Non yo.

    Ana.- Prendisti’l fueu a la casa. L’arsenal que tenís en suétanu reventó. Al través de les canalizaciones del gas ciudá la mayor parte de Vetusta españó.

    Ramos.- Eso ye mentira.

    Ana.- Too esbarrumbó. Morrimos nel actu. Leopoldo y yo nel actu amorosu. Tú nel actu asesín. Esapació Ayuntamientu y Principáu. El Presidente del Principáu taba en Madrid, en Fitur, y salvó por poco. Llamó a Xixón pa que-y confirmaren el drama porque los teléfonos taben colapsaos. L’Alcaldesa de Xixón taba enterada de la hecatombre porque la llamaren los de la COPE.

    Ramos.- Nun te creo ná. Llevanta les manes.

    Ana.- El Presidente fizo un Gabinete de Crisis en Torrevieja, Alicante. Coles mesmes llamó a Zapatero, pero Zapatero taba viendo a Bustamante.

    Ramos. (Llorando.)- ¡¡Eso nun ye verdá!!

    Ana.- El CSID interceutó la llamada. Rajoy avisó a Aznar. Aznar avisó a Blair. Blair avisó a Bush. Bush avisó a Sharon. Sharon nun avisó a nadie: nadie trataba con él.

    Ramos.- Nun quiero oyer más nada... (Tapa los oyíos coles manes.)

    Ana. (Implacable.)- Aznar llamó Colin Powell. Dixo: en Maniatan morrieron 3.000. En Vetusta 300.000. Ye casi lo mesmo. Colin Powell entendiolo. Avisó a Bush y repitio-ylo delles veces. Al cabu, Bush avisó a los marines. Seis misiles con carga nuclear salieron al alba, rolando un fuerte viento de levante p’hacia Bagdad.

    Ramos.- ¡¡Calla la boca!! (Pon-y la pistola na vidaya.) ¡¡Calla la boca!!

    Ana.- Pués disparar o metela pel culu. El resultáu va ser el mesmu.

    Ramos.- ¡¡Callaaa!! (Dispara... Na nun pasa. Vuelve disparar. Ná. Ramos cai, afixonáu, al suelu.) Calla.

    Ana.- Nun pienso callar, ya non. Bagdad declaró la madre de toles batalles y mandó un misil tierra aire a Xerusalém. Cayó’l muru de les llamentaciones. Los xudíos, que son mui temperamentales, respondieron con 160 misiles nucleares. Dos d’ellos cayeron en Rusia ensin querer y unu en China.

    Ramos. (Hipando lloramiquiosu.)- Y ehí fue cuando s’armó.

    Ana.- El mundu entardó 10 minutos en desapaecer.

    Ramos.- ¿Y por qué esto? ¿Por qué a min?

    Ana.- Ye una venganza postmortem. El to ego impedíate aceutar que tabes muertu. Prestome la idea de date yo la noticia.

    Ramos. (Rabiosu y con pucherucu.)- Yes pérfida.

    Ana.- Non, nun lo soi. Defensa propia, lo llamen.

    Ramos.- ¿Y Xilberto Llábana? ¿Y Ramón?

    Ana.- Muertos... Toos muertos.

    Ramos.- ¿Y Doña Berta? ¿Y Petra?

    Ana.- Hasta los personaxes lliterarios esapaecieron. Ná nun hai.

    Ramos.- Ná nun hai. ¿Y Dios?

    Ana.- Nun seyas neciu. Ná nun hai.

    Ramos.- Y... ¿Bustamante?

    Ana.- Sí. Bustamante ye lo único que quedará pa la Eternidá... Pero cantando en play back.

    Ramos. (Esbarrumba, definitivamente, esbarrumba.)- Non... Non.

    Ana.- Comisariu Ramos... Adiós. (Ana esapaez.)

    Ramos.- Dios... Qué disgustu más grande tengo... Ai madre qué disgustu.

(Empieza esborrar el dibuxín que Ramón ficiera. El telón va cerrando. Ramos pon la sábana otra vuelta. Nélla proyéctense imáxines del xeneral Galindo entrando na cárcel; de Vera y Barrionuevo, de les Torres Ximielgues cayendo, de Bin Laden, de Sardá, de Rociito, de Bustamante... y bombazu final. Escuru total).

    Ramos.- Soi autodidacta. Agora soi comisariu pero de reencarnar, que me faigan auxiliar administrativu, pero eso sí, funcionariu.

    Fin
    1982-2002

     

AUTOPSIA DE DRAMATURGU

LA MUÑECA RUSA escribiose en redaición orixinal nel 1982 , el so títulu yera "A-RAGNAROK" y ye toa una matriz.

Por oposición, y como complementu, nel 1983 escríbise y estrénase na Cátedra Xovellanos de Xixón Ragnarok del que saldrán escenes como Llantu por desconocíos o Tremor.

La complexidá de LA MUÑECA RUSA (quiciabes más por impericia l’autor-direutor que por dificultá real) impidió la so puesta n’escena... Anque d’ella salieron dos de los más cellebraos "skets" de Güestia: la escena del parque, que en solitariu llamose Flores y la escena del Muertu que nun Esiste que sola llamose Última páxina.

Nel 1983, de la figura de Clarín y d’Ana Ozores naz el musical Clarín falaba col güercu.

Tamién, al correr de los años, de la figura del Comisariu Ramos saldrá’l Comisariu Ramos de PSICOKILLER y el Forense Xilberto Llábana.

Por primer vez sal la obra talo cualo se concibió... Pero con delles y significatives morcielles.

Dao que l’actualidá supera en munchu a la ficción Bin Ladem, les Torres Ximielgues o la Islla Perejil sustituin a les orixinales referencies (tan de la prehestoria) que falaben de Pinochet, la Invasión d’Afganistán (precisamente) o’l Batallón Vasco Español.

La primer vez que se representó Flores foi nel Centru Cultural de Corvera (precisamente) nel 1983 y tuvo protagonizada por ACD nel papel de Clarín; Maruxa Rodríguez nel papel d’Ana y Víctor Nel Picallo nel papel de Guardia. Isolina Velasco y Paco Berrocal facíen de parexina...

La primer vez que se publicó fue en Lletres Asturianes, nel númberu 29 del mes de mayu del 1988.

ÚLTIMA PÁXINA fue depués l’empiezu d’otra xuntanza de skets que tuvo cierta sonadía pelos más lumpen escenarios d’Asturies.

La primer vez que se publicó, por separao, esti sket foi nel Númberu 18 de Lletres Asturianes, del mes d’avientu del 1985.

Durante munchu tiempu fuimos cambiando unos skets pa otros, pa según necesidaes de la escena. Tanto fue la cosa que hasta l’autor, dacuandu, tien dificultaes p’asitiar con xusteza aquelles coleiciones d’escenes.

LA MUÑECA RUSA quierse brinde gamberru pa santificadores de lo teatral.

Y si alguien se siente incómodu... que se joda.

Gracies.

Adolfo Camilo Díaz

 

Arriba