Número 17. Mayo de 2006

Revuelta n'Asturies

Ensayu de creación colectiva

Albert Camus

Traducción de Milio Rodríguez Cueto

 

N’Arxel, pa los amigos del Teatru del Trabayu.

Pa Sánchez, Santiago, Antonio, Ruiz y León.

 

El teatru nun s’escribe si nun ye por salir del pasu.

Ye’l casu de la obra que presentamos hoi al públicu. Al nun poder representase, polo menos que la llea’l públicu.

Pero que’l llector nun xulgue. Meyor que se dedique a traducir en formes, en movimientos y en lluces lo qu’equí sólo se da a entender. A esi preciu, namás, va poner esti ensayu nel so sitiu verdaderu.

Ensayu de creación colectiva, dicimos. Ye verdá. D’ehí vien el so únicu valir. Y tamién de facer por introducir l’acción nun cuadru que nun-y convién: el teatru. Ta de sobra qu’esta acción lleve a la muerte, como ye’l casu equí, pa qu’algame una forma determinada de grandeza particular de los homes: l’absurdu.

Y por eso, de tener qu’escoyer otru títulu, díbemos pone-y La ñeve. Ya se verá por qué. En payares tapa los altos d’Asturies. Y, hai dos años, espardióse percima de los nuestros camarades muertos poles bales de la Lexón. La Historia nun-yos guardó los nomes.

El decoráu arrodia y prime al espectador, oblígalu a entrar nuna acción que prexuicios clásicos lu diben facer mirar de fuera. Nun ta delantre la capital d’Asturies, sinón n’Uviéu, y too xira alredor d’él, que se convierte nel centru de la traxedia. El decoráu ta pensáu pa nun lu dexar defendese. A cada llau de los espectadores, dos cais llargues d’Uviéu: delantre d’ellos, una plaza pública a la que da un chigre vistu en sección.

ACTU I

Escena I

Atapez; últimos del veranu.

Na sombra —pa la izquierda, tres de los espectadores— un cantar de la Montaña de Santander:

En el baile nos veremos

esta tarde, morenuca;

en el baile nos veremos

y al son de la pandereta

unos bailes echaremos.

Un oyente (na sala): ¡Bravo, bravo!

Mientres qu’un acordión repite’l tema, españa la lluz; al final d’una cai, un rapaz, calcáu contra un arcu, suelta la voz otra vez:

Y al son de la pandereta

unos bailes echaremos.

Otru home (ente’l públicu): ¡Mira que ye buenu, el neñu!

L’acordionista apártase calmosu, interpretando l’acompañamientu en sordina. A la sala vuelve l’animación tradicinal de la cai española.

Una muyer (a otra): ¿Va usté a la procesión?

El vendedor de lotería (pel pasillu central): ¿Quién quier lotería, quién quier la suerte? ¡Llevo’l gordu! ¡Rífase n’ocho díes!

Una muyer: Sí, va cinco meses. Y agora’l propietariu quier embarganos.

El vendedor de lotería: Capicúa. ¿Quién quier la suerte? Quédenme los últimos.

Una muyer: Hala, hasta otru ratu.

Un neñu que vende periódicos apaez y cuerre alredor del públicu gritando:

Neñu que vende periódicos: ¡Compre l’Heraldo de Madrid! ¡Las previsiones para las elecciones generales!

Un home: ¡Qué, ho, estos papeles ya tienen dos díes!

El vendedor de lotería: ¡Llevo la suerte!

Tou esti ratu, l’acordión diríxese pa la plaza central.

Una voz (ente bastidores): ¡A perrona, y bien fresco! ¡A perrona!

Una voz (farfullando a escures): No es cuento: si me diera la gana, lo haría. Yo nunca he pedido gran cosa.

L’acordión ataca un pasodoble, ronda’l chigre y entra p’allá.

Escena II

A escures, palmes al compás del acordión. Una muyer baila unos pasos, depués eclípsase. Bailen pareyes cola mesma música. Alantre, xunto la puerta, un tenderu y un farmacéuticu fumen y charren sentaos a una mesa. A la entrada de la casa d’enfrente, el Padre Eternu, un vieyu fatu; Pepe, un peluqueru mozu, treviesa la plaza y enfila pal chigre.

Pepe (de la que pasa): ¿Qué, Padre Eternu?

El vieyu: Ná.

Pepe: ¿Entós?

El vieyu: Ya lo ves.

Pepe (pasándo-y la mano peles narices y entrando en chigre): ¡Menudu gandul!

Métese nes conversaciones de los veceros y tíra-yla a Pilar, la patrona, 35 años.

El vieyu: Yo nunca he pedido gran cosa. Adiós y gracias, como dice el Padre Eterno. No es cuento. Adiós y gracias, como dice el Padre Eterno.

El tenderu (pegando palmes): ¡Jefa, cartes!

Pilar: Equí tán, señores.

Pónense a xugar.

La radio (voz femenina, elegante, ensin convicción): Atención, Atención. Aquí Radio Madrid. Últimas noticias de las elecciones legislativas. Los últimos resultados que hemos recibido son los siguientes: en Cuenca, el jefe del partido de Renovación Española, Sr. Goicoechea, ha sido elegido por 4.225 votos contra 2.615 de su adversario, el ciudadano López, candidato socialista.

El farmacéuticu: ¡Bue!

La radio: Atención, atención. El Heraldo de Madrid nos informa de que, en Salamanca, el líder de la Confederación Española de las Derechas Autónomas, Sr. Gil Robles, triunfa en las elecciones por 7.200 votos contra 5.610 de su adversario.

El Partido Republicano Conservador triunfa en Zamora, donde la lista de don Miguel Maura ha sido elegida completa.

Atención, atención. Antes de darles los resultados definitivos de las elecciones legislativas, les transmitiremos las cotizaciones al cierre de la Bolsa de Madrid.

El farmacéuticu: Doy. (Da.) Vas.

El tenderu: ¡Ná!

El farmacéuticu: ¡Amigo, eso va ser que la mujer te engaña!

Ríense con ganes.

El tenderu: Arrobo.

El farmacéuticu: Perdona. Qué jaleo se traen ahí. ¡No les va durar mucho la risa!

El tenderu: ¿Entós? ¿Paezte que Lerroux...?

El farmacéuticu: Hala, otra. Yo estoy con las ideas. Y que digan lo que quieran, pero los estudios son los estudios. Y Lerroux tiene títulos.

El tenderu (contando): Y tres, catorce. ¡Cuántes veces nun me dixo mio probe pá que, faltando disciplina...!

El farmacéuticu: Aparte que a esa gentuza les das un dedo y te cogen la mano. Das tú. No es que yo ande protestando porque sí. La farmacia no da. Cada vez hay menos enfermos. Me acuerdo de cuando la gente cuidaba hasta los dolores de cabeza. Ahora, si no es una congestión doble...

Ríense y xueguen.

Un veceru (dientro): Yo votélu, porque nun ye orgullosu.

La radio: A continuación, estimados oyentes, el programa de nuestras emisiones para mañana. A las 8 horas, media hora de música grabada. A las doce horas, concierto variado. A las 15 horas, la emisión de los hospitales. A las 16 horas, radioreportaje del encuentro de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Sporting Club de Madrid. A las 18 horas, romanzas y zarzuelas. A las 19 horas y 15 minutos, informativo. A las 20 horas, música de baile... Atención, atención. Última hora del diario La Vanguardia. Resultados definitivos de las elecciones legislativas. Centro: 139 diputados, de los cuales 104 son radicales, 11 conservadores, 10 liberal-demócratas y 14 republicanos independientes.

Pepe manda callar y atiende, sollerte.

La radio: La derecha obtiene 207 escaños, de los cuales 113 van a parar a Acción Popular, 32 a los agrarios y el resto a tradicionalistas y monárquicos.

La izquierda obtiene 99 escaños, de los cuales 57 son para los socialistas. Los comunistas sólo logran un representante, Bolívar, elegido por Andalucía 1.

Escena III

El tenderu ríese escandalosamente. Pepe sal a la puerta y espéta-y la mirada.

El farmacéuticu: Es como lo de que voten las mujeres. Donde tienen que estar es en casa, remendándole los calcetines al hombre. ¡Muncho cambió el mundu!

El tenderu (nerviosu porque pierde): A mi, mientres que nun cumplí los venticinco, acompañábame mio pá a votar y dicíame a quién (llevando’l vasu a los llabios), y asina, polo menos, había tradiciones que nun se perdíen.

Pepe (embúrria-y la cabeza pa escontra’l vasu): Y por eso saliesti tan fatu.

El tenderu (empapizáu): ¿Qué ye esto...? ¿Qué problema tien usté?

Pepe: Que nun me caes bien.

El farmacéuticu: ¡Por favor, esto es una provocación!

Pepe: Nomenon, ye porque ta gurdiu. Y amás ye un pollín.

Doña Pilar (saliendo): ¡Calla, neñu! Señores, ye un guaje y toos estos acontecimientos trestornáronlu.

Col ruíu de la riña, la xente sal del chigre.

La radio: Atención, atención. Hemos sabido, de una fuente oficial, que el señor Alcalá Zamora ha confiado al señor Lerroux la constitución del nuevo Gobierno.

El tenderu (azotáu): ¡Nun va vagar pa que barran a toa esa gandaya! ¡Orden... orden... disciplina!

Pepe: ¡Calla la boca, charrán!

Un home (que llega pel fondu d’una cai): Los mineros punxéronse de güelga. Y cuando s’enteren del nombramientu de Lerroux, va pasar cualquier cosa.

Españíos apartaos.

El tenderu (cada vez más azotáu): ¡Va facer calor pa cuando vuelva poner los pies yo nesti negociu!

El vendedor de lotería (corriendo): ¡Los mineros armáronse y vienen pa la ciudá!

Pilar: Ye un neñu, señores.

El tenderu: ¿Y ye verdá que s’echen xuntos?

Pepe (enraxonáu y cuspiéndo-y na cara): ¡Ye verdá, cachu mierda, y préstame bastante más que cuando m’echo cola to muyer!

Tírase pa enriba d’él.

El neñu vendedor de periódicos (que llega): ¡Los mineros tán entrando na ciudá!

Allégase’l ruíu del combate, sube’l cantar de los mineros, mientres s’arma la griesca. Cai una siella. Faen por aguantar a Pepe, que grita: «¡Ehí tán, ya verás tu agora!»

Pilar: ¡Neñu!

Pepe: ¡Non! Esto ya dura más de la cuenta. Facía falta qu’arreventare. ¡Déxame dir pa con ellos!

Un home (llega corriendo): ¡Equí tán!

Entren, en filera, los mineros, desnudos de cintura p’arriba, armaos. A unos pasos de los burgueses, formen un semicírculu y paren de cantar de golpe.

Pepe, varáu ente los dos grupos.

La radio: El diario La Vanguardia publicará, mañana por la mañana, los siguientes comentarios sobre las elecciones: Las elecciones legislativas han marcado, como esperaban y preveían todos los españoles sinceros, la victoria de los partidos moderados sobre los extremistas de izquierda, un triunfo de la política ponderada, sabia y democrática sobre las ambiciones revolucionarias nefastas de los defensores del marxismo y de la internacional.

(La radio destácase na escuridá.)

Al respecto de la llegada al poder del señor Lerroux, el artículo sigue así: Al igual que las elecciones, la llegada al poder de don Alejandro Lerroux y de un nuevo equipo ministerial satisface a España entera y le da garantías de que nuestra gran tradición civilizadora, democrática y social continuará floreciendo. Gracias a su experiencia, su moderación y su sabiduría, el nuevo Jefe del Gobierno sabrá sacar de las elecciones la lección conveniente y oponerse, con energía, a las maquinaciones de hombres o de partidos que actúan a sueldo de países extranjeros con el fin de aniquilar las fuerzas vitales y sagradas de la nación española.

Don Alejandro Lerroux, reciba usted, en nombre de la España real y de todos los verdaderos españoles, el homenaje de nuestra confianza, de nuestro reconocimiento y de nuestra admiración.

Telón

 

Actu II

Al final del entreactu.

La radio (entrecortada): Cataluña insurrecta... Estallan revueltas en los campos de Andalucía... Oviedo en manos de los rebeldes.

Escena I

Los mineros, sentaos ayuri, acaben de comer un bocáu. Ún d’ellos, de pies, bebe a chorru. Nun requexu, Pilar y Pepe.

El vascu: Y yo le digo: «¿Tú te crees que es el paraíso esta puta vida, pues?» Y él me dice: «No...»

Antonio (la boca llena): Lo mesmo da tar fechu a la miseria: nun sé qué daba velo.

Sánchez: ¿Qué queréis? La Revolución nun se fai con un abanicu.

Pérez: ¡Tovía nun tamos en casa...! ¡Salú y alegría! (Bebe cuando-y toca.) ¡Nun hai qu’atristayar, nin tampoco qu’apurase!

Pilar: Sí, pero los más desgraciaos nun son los que marchen: son los que queden.

Santiago: Ya, pero voi dicite una cosa: en mio casa, cuando les muyeres lloren, lloren soles.

Pilar (indignada): ¿Y l’amor, fáenlo tamién soles?

Santiago (siempre bonal): Ya, pero quiero dicite que por eso nun hai que llorar.

Sánchez: Ta bien de charrar. Mirái, atendéi pa esti decretu: «Cualquier revolucionario cogido con las armas en la mano, cualquier saboteador, será inmediatamente fusilado. El pueblu queda al cargo de la ejecución de este decreto.» ¿Ta bien? (Señal d’asentimientu.) Ta bien, va una... Tocante a los vales de trabayu en vez de dineru, eso ta ya acordao y va ponese en funcionamientu... Agora, ta lo d’esi condenáu cuartel. Gómez encargónos tomalu, y siguen resistiendo.

Pepe: Namás tenemos que lu asaltar los estudiantes y los mozos.

Sánchez: ¿Y que vos maten como a pitos? ¡Estos, desde que-yos dieron fusiles...! Atendéime, ocurrióseme una cosa. Vamos estampar contra la muria un camión cargáu de pólvora. Namás faen falta un paisanu pa conducilu y otru pa prender la mecha, y esos...

Santiago: Ye echalo a suertes.

Los demás apruébenlo cola cabeza. Saca una caxa de cerilles, tíra-yla a Pepe. Esti saca una quincena de cerilles, frañe dos y repárteles ente los mineros. Anuncia:

Pepe: Ruiz. León.

Los dos salen de la filera, saluden col puñu y marchen callaos. Silenciu de los mineros.

Escena II

El Xefe (sigue): Otra cosa ye la falta d’avitualla-mientu. Los comerciantes ricos nun quieren entregar les esistencies. Na situación na que tamos, ensin piedá, hai que pegar volao.

La radio: Atención, atención, Radio Madrid. Recibimos la siguiente nota oficial, publicada por el Ministerio del Interior: Aprovechando la atmósfera de tregua y de cordialidad en la que se han desarrollado las últimas elecciones, los revolucionarios profesionales del marxismo y del anarco-sindicalismo han creado, en diversos centros urbanos de provincias, un movimiento insurreccional. En Oviedo y en Asturias, han logrado arrastrar tras ellos a una parte de los mineros.

Los cabecillas son conocidos: se trata de los jefes del Sindicato Único de Mineros y el ciudadano Javier Bueno y Bueno, líder del Partido Socialista de Oviedo y director del diario Avance. Han lanzado, el 20 de octubre, la orden de huelga de la que extraemos esta frase: «Que la fuerza pública se rinda o sea muerta.» El Gobierno ha tomado, desde ahora y en adelante, todas las medidas conducentes a frustrar este movimiento y a devolver el orden al que aspira España entera.

Santiago: Voi dicivos qué ye lo que me tien mal a gusto: les escueles. Faen falta escueles, munches escueles. Yo nun sé lleer, ¿qué vos paez? Yera’l neñu’l que me contaba les noticies, pero matólu un costeru. Por eso me paez qu’había qu’abrir escueles pa tol mundu.

Antonio: Uno ye la xente del valle y otro lo de los altos. Hai que-yos dicir que ya nun somos esclavos. Ellí arriba, nes brañes, la xente nun sabe nada, nunca saben nada. Tengo yo ellí a los paisanos, y nun saben nada.

Sánchez: Sí, vamos manda-yos alguién primero que ñeve: hai que los organizar.

El vascu: Camaradas, tenemos que procurar que no haya pillaje. Hace un momento, he visto a uno que se servía en un almacén. Y le he largado un tiro con el fusil...

Un obreru: Bueno y malo, hailo en tolos llaos.

El vascu: Uno bien puesto, también.

Sánchez: Antonio, tu tienes bon equipu, tu vas encargate namás que de les inspecciones cuando esto acabe. Nun ye cosa de que nos empuerquen la Revolución.

Santiago: Tamién ta lo del acuerdu colos marinos. Esi ye’l quiz. Facía falta dici-yos a los compañeros de la mariña que s’arreglen colos barcos de guerra: contáronme qu’hai motines nos cruceros.

Un mineru (que llega): ¡Los gochos d’ellos tán tirando del campanariu de la catedral! Acaben de matar un neñu que pasaba pela plaza la Constitución.

Esplosión formidable. Los mineros pónense de pies.

Santiago (calmosu): ¿Veslo?, ya me lo paecía: Ruiz y León, muertos. Nun pue ser pa nada. Yo ya nun tengo gran cosa que perder, soi mui vieyu. Pero vosotros, los mozos... tu, rapacín, pensái no que ta por venir, en toles novedaes.

Antonio: Ruiz yera collaciu míu de tola vida.

Silenciu llargu.

Un mineru: Toes estes histories tán faciéndome un furacu nes tripes. ¡Eh, patrona!

Otru mineru pon un discu.

Pilar: ¡Ai!, ¿cómo acabará too esto?

Palmes, un mineru baila.

Escuro. Lluz na plaza pública.

Escena III

Alonso (cuspe y cuenta): ¿Y entonces? Entonces, gracias, señoras y señores. Zapatero era yo en Porcuna. (Con aire cuciu.) Eso es en Andalucía.

La radio (cortándolu): Atención, atención. Aquí Radio Barcelona. Estimados oyentes, les damos lectura de los últimos telegramas relatando los acontecimientos de Oviedo. Importantes grupos de contrabandistas y de mineros entraron ayer en la ciudad, los primeros por el barrio de San Lázaro y las calles del Arzobispo y de La Magdalena; los segundos por el barrio de San Lorenzo.

Pausa.

Alonso (ríese, burlón): ¡Mira tú! ¡Es para contarlo! (Grita.) ¡Eh, Sánchez! Tú conoces Porcuna, según me has dicho. Entonces, seguro que has visto las ristras de pimientos alrededor de las ventanas y los tomates secando en los tejados. Mi madre me decía: Hasta otra y gracias. En toda España no hay nada como Porcuna. Y...

La radio (cortándolu): Testigos oculares que han escapado milagrosamente a la furia de los destructores afirman que los revolucionarios han dinamitado la Universidad, la Biblioteca y el Banco de Asturias, al igual que la mayor parte de los demás edificios que rodean la plaza del 27 de Marzo. Hemos sabido por fuentes oficiales que los insurrectos han puesto sitio al cuartel de la Guardia Civil, tras cortar el agua y la electricidad han bombardeado el cuartel con ayuda de morteros robados en el arsenal. Parece ser que los ocupantes han podido evacuar el edificio.

Alonso: Y yo iba a coger lagartos, pero se guardaban en los muretes de piedra. Me raspaba los dedos para cogerlos en el fondo del agujero. Alonso, me decía mi madre, deja los lagartos, que son criaturas de Dios...

La radio: La Agencia Fabra nos telegrafía: los revolucionarios se han apoderado del Banco de España y de los 14 millones de pesetas que contenía.

El palacio episcopal y la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo son pasto de las llamas. La Cámara Santa ha sido rociada de petróleo y de gasolina antes de ser incendiada.

Alonso (esplicándose): Entonces yo iba a los cerros. Ni un árbol, Sánchez, ni un árbol. Con la calor que despelleja la garganta y el olor del ajenjo que produce ansia. Por la tarde, bajaba. Mi madre me decía: Reza tus oraciones, Alonso. Pero yo, antes de rezar, le decía...

La radio: De Madrid nos llega la siguiente noticia: Se sabe, de fuentes oficiales, que los revolucionarios se han apoderado de la Fábrica de Armas de la Vega y de Trubia, así como del arsenal militar.

El convento de los padres carmelitas ha sido sitiado. El superior, Rvdo. Padre Eufrasio del Niño Jesús, que al huir se dislocó la cadera y había sido transportado al hospital por personas caritativas, ha sido arrancado del lecho y fusilado por los revolucionarios.

Alonso: Cuando acababa, decía: es para contarlo. Claro que sí: Padre nuestro que estás en los cielos, venga a nós tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

La radio (agullando): Un corresponsal de la agencia United Press que ha asistido al primer día de la insurrección informa de que las calles principales de Oviedo ofrecen un espectáculo lamentable y están ya alfombradas con centenares de cadáveres. Por otra parte, destaca la conducta heroica de las tropas gubernamentales y de la Guardia Civil.

Alonso (enderezándose, chifláu, los brazos en cruz, la cara pal cielu): Y el Padre Eterno me dijo: «Alonso, tú eres mi hijo, déjalos, venga: ellos hacen la revolución, tú eres mi hijo.» Ya lo sé, que puedo morir. Mala hierba nunca muere. Y cuando muera, todos los ángeles del cielo vendrán y me dirán: «Ven, Alonso, ven, no seas malo.» Y yo diré: «¡No!» Pero es para contarlo. Porque iré con ellos. Y subiremos y subiremos en el azul, con el sol grandote que sube de los campos al mediodía. Abajo, estarán todos los de Porcuna a la sombra de las higueras, cortando su pan y bebiendo, y la alcarraza les tapará el cielo. Y a Alonso. Yo iré delante del buen Dios, en brazos de los ángeles, y me dirá: «Alonso, tú eres mi hijo, tú has sabido amar los pimientos y los tomates y hasta los cerros sin árboles y también los muros de piedras con los lagartos.» Y Alonso le dirá al Padre Eterno, le dirá: «Sí, yo nunca he pedido gran cosa... yo soy de Porcuna.»

Escuro

 

Escena IV

Lluz enriba’l chigre.

Un mineru (entrando): Mirái, los comerciantes ricos.

Entren los representantes de la patronal: el farmacéuticu, el tenderu, comparses.

Los mineros pónense tres d’una mesa.

Sánchez: Nun me voi esplayar. La Revolución tien falta de les vuestres esistencies y de les vuestres mercancíes. Sin eso, nun puede vivir. Si nun lo dais, la Revolución ta jodida. Y nosotros con ella. Nosotros somos lo de menos. Tocante a ella, nun me dibeis entender si vos lo esplicare. Asina que, si vos negáis a abrir los almacenes, la muerte. Si los abrís, podéis enfotavos en nosotros.

El tenderu: Yo...

Sánchez: Otra cosa más (saca’l revólver), tien que ser ya. Cuento hasta tres: ún... dos... tres... (Al tenderu.) Di.

El tenderu (farrucu): Non.

Sánchez dispara. El tenderu cai. Los demás propietarios allorien.

Sánchez (al farmacéuticu): Di.

El farmacéuticu: Sí.

Sánchez: Taba seguru.

 

Escena V

El cuerpu queda en primer planu. Faen entrar unos deteníos: un oficial de la Guardia Civil, burgueses.

El Vascu: A estos hay que juzgarlos al momento.

Sánchez (al farmacéuticu): Vas facer tu d’abogáu. (A ún de los d’él.) Acusa.

L’acusador: L’oficial de la Guardia Civil dio orde de disparar primero de cualquier prevocación. Eso ye.

Sánchez: Abogáu, tócate la vez.

El farmacéuticu (acobardáu): Pero...

Sánchez (fríu): Tócate la vez.

El farmacéuticu: Pero ese hombre es como yo. No os hizo nada. Y, además, era su oficio, su deber. Igual tiene hijos. ¿Con qué derecho matáis vosotros? ¿Con qué derecho...?

Sánchez: ¿Daste cuenta qué bien faes d’abogáu? (Mira a los camaraes. Pausa.) Condenáu a muerte. El siguiente.

Marchen col oficial. Faen avanzar al siguiente.

L’acusador: Ye un comisionista importante. Disparó, de detrás de les persianes, a lo qu’él llama’l populachu: tres muertos.

El comisionista: No necesito abogado. Sé defenderme. Sobre todo, ante una justicia como esta. Te desprecio. Es verdad: disparé al bulto. Sólo maté tres. Mátame, allá tú: todavía hay burgueses que saben morir.

Sánchez (a los camaraes): Bueno: esti, polo menos, nun ye un cagáu. Condenáu a muerte.

Lleven al comisionista.

Sánchez: El siguiente.

Tres de los bastidores: «¡Fuego!»

 

Telón

 

Actu III

Escena I

Los mineros oyen un discu, en círculu alredor del aparatu.

La radio (mui rápido): Atención, atención. Aquí radio Barcelona. Los revolucionarios, aplastados en Cataluña y en todas las provincias. Company y sus ministros detenidos. Mieres y los sectores que rodean Oviedo han vuelto a la calma. Sólo la ciudad resiste. Las tropas regulares han recibido la orden de esperar la llegada de los legionarios y de tiradores marroquíes que se encuentran, actualmente, a una hora de la ciudad, a las órdenes del general López Ochoa.

La moral de las tropas es excelente y se corresponde por completo con el plan del ministerio y con los propósitos personales de don Diego Hidalgo, ministro de la Guerra. No hay que dejar la capital sin defensa. De ahí emplear los cuerpos mercenarios en el trabajo contra-revolucionario. Los legionarios aceptan con entusiasmo la misión que les ha sido confiada: reemplazar a sus hermanos del Ejército español regular en una tarea para la que han demostrado ser destacados especialistas en Marruecos.

No se tratará más que de procedimientos puramente militares para los que los legionarios han sido escogidos por su coraje, su disciplina, el ascendente que sobre ellos tienen sus jefes y, en fin, su trayectoria victoriosa.

Gran silenciu de los mineros. Depués, el cantar de los mineros, calmosu y acompasáu. Otru silenciu, nel que reapaez el discu, que sigue dando vueltes.

Ente bastidores, y al otru cabu de la sala, tres de los espectadores, trompetes interpreten La Bandera3. Nuna escena lateral, apalábrense dellos lexonarios.

 

Escena II

Al empar que los combatientes cuerren alredor del públicu, con ruíos de revólveres y de bombes.

La radio: Aquí Radio Barcelona. Agencia Fabra: Hoy, a las catorce horas, ha tenido lugar una sesión extraordinaria del Consejo de Ministros. Del comunicado oficial y de las entrevistas concedidas a la prensa, se desprende que, pese a la gravedad de los acontecimientos, el gobierno estudia la situación con toda la tranquilidad y la serenidad necesarias.

Lluz verde enriba la pequeña escena central. Una mesa rectangular tapada con un tapete verde simbólicu. Sentaos alredor, discuten seis ministros, Lerroux nel mediu. Alternancia de nerviosismu y d’ablayamientu. Xestos mecánicos, un poco ridículos, calmosos. Un ministru, de pies, esfuérzase por convencer a los colegues; otru sescude les espaldes; un terceru fuma; un cuartu llevántase y corta al que falaba. Movimientu xeneral.

La radio: Está absolutamente convencido de que los revolucionarios corren hacia un fracaso seguro. Además de un informe técnico del Ministro del Interior y otro del jefe de la Dirección General de Seguridad4 referido a las medidas ya tomadas o por tomar, los ministros han oído el informe de don Diego Hidalgo, ministro de la Guerra, que ha llamado a España, de urgencia, un regimiento de la Legión Extranjera acantonado en Marruecos, a fin de restablecer el orden y la paz en la Asturias amenazada. El Gobierno ha aprobado esta iniciativa por unanimidad. Numerosos destacamentos de la Guardia Civil han sido enviados a Cataluña y a Asturias. La guarnición de Cataluña, que comprende una décima parte de las fuerzas militares de España, ha sido duplicada. El estado de sitio ha sido declarado en la Generalidad. Cualquier rebelde detenido con armas en la mano será fusilado de inmediato.

Tou esti tiempu, pa facer ver que nun-yos avanza la so discusión, los ministros recuperen los xestos del principiu pero con un ritmu desaxeradamente rápidu.

La radio (cambiu repentín de tonu): Este es el mensaje que don Alejandro Lerroux, presidente del Consejo, acaba de dirigir a todos los españoles:

Lerroux (que, hasta entós, namás tenía fecho dellos xestos ablayaos, llevántase, da muestra d’atrevimientu y fala, a lo primero duldando un plizcu, depués satisfechu d’él mesmu de manera cada vez más evidente. Nun requexu, el cuartu ministru ríese, burlón): En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, olvidando todos los deberes que le imponen su cargo, su honor y su autoridad, se ha permitido proclamar el estado catalán. Ante esta situación, el Gobierno de la República ha decidido proclamar el estado de guerra en todo el país. En tiempos de paz es posible transigir. Habiendo sido proclamado el estado de guerra, se aplicará la ley marcial sin debilidad ni crueldad, pero con energía. Tengan por seguro que, ante la revuelta de Asturias y ante la posición antipatriótica de un gobierno de Cataluña que se ha declarado faccioso, el alma entera del país se alzará en un arranque de solidaridad nacional, en Cataluña como en Castilla, en Aragón como en Valencia, en Galicia como en Extremadura, en el País Vasco como en Navarra y en Andalucía, y se pondrá del lado del Gobierno para restablecer, al mismo tiempo que el poder de la Constitución, el del Estado y el de todas las leyes de la República, la unidad moral y política que hace de todos los españoles un pueblo de tradición y de porvenir gloriosos.

Todos los españoles sentirán el rubor de la vergüenza subir a sus frentes ante esta locura cometida por unos cuantos. El Gobierno les pide no conceder asilo en su corazón a un solo sentimiento de odio a ningún pueblo de nuestra patria. El patriotismo de Cataluña sabrá oponerse en este país a la locura separatista y sabrá conservar las libertades que le ha reconocido la República, bajo un gobierno que sea leal a la Constitución.

En Madrid, como en todas las provincias, la exaltación de los ciudadanos nos acompaña. Con ella, y bajo la autoridad de la ley, proseguiremos la gloriosa historia de España.

Bombas, trompetas. El combate, encoyíu na escuridá hasta entós, vuelve con más violencia. Escuridá total.

 

Escena III

Trompetes cada vez más numberoses, vuelven les carreres. Tiros.

Una voz: ¡Los aviones!

Lluz nel centru. Los más de los mineros miren pal cielu alloquecíos. Lluz a un llau. Más carreres. Lexonarios y mineros alcuéntrense nun requexu de la plaza, refuguen a los lexonarios.

Lluz nel centru. Construcción d’una barricada. Trompetes mui cercanes.

Un mineru mozu: Tamos jodíos. ¡Escapái!

Duldes ente los mineros.

Santiago (diendo pa escontra’l mineru mozu, míralu calláu): ¡Quietu!

El mineru mozu (asomándo-y les llágrimes): ¡Non! ¡Tengo mieu!

Santiago (míralu y péga-y un bofetón sonoru): ¡Fuera! (A los otros.) Nun hai nada que facer, pero esa nun ye razón...

Percima la barricada, crúcense tiros.

La radio (a un ritmu mui rápidu): El plan de reunión de las tropas españolas regulares, de los tiradores marroquíes y de la Legión ha sido llevado a cabo como sigue:

Estos son algunos detalles de las operaciones: 11 horas: las tropas gubernamentales entran en Tarazona de La Mancha y en Villarrobledo, en la provincia de Albacete. 13 horas: nueve aviones militares sobrevuelan la provincia de Lérida. 14 horas: en su primera sesión, el Consejo de Guerra de León ha condenadoo a muerte a cuatro revolucionarios convictos de dar muerte a tres guardias. El de Salamanca ha condenado a muerte a dos revolucionarios acusados de atacar un camión de la Guardia Civil en Toreno del Cid.

La batalla continúa en las calles de Oviedo. Los revolucionarios tan solo ocupan algunos barrios que ya se encuentran sitiados.

15 horas: La cuenca de Langreo ha sido recuperada a los 3.000 asaltantes que habían sitiado el cuartel de la Guardia Civil.

16 horas: La policía de Valencia ha descubierto, en una ferretería de esta ciudad, nueve bombas, trescientos cartuchos de dinamita y cajas de munición.

Sánchez: Nun queden municiones: tirái sobre seguro.

Antonio: ¡Quería más echame pa en mediu d’ellos! ¡Polo menos, díbemos reventar contentos!

Santiago: ¡Calla, guaje! Tienes tiempu de sobra. (Dispara.)

Llucha.

Antonio (que se descubrió, recibe una bala en vientre. Dobláu, les manes en vientre, la frente engurriada como cavilgando, dexa la barricada, da dos pasos y cai reburdiando): Tengo tiempu de sobra... Tengo tiempu de sobra...

Santiago da la vuelta y, ensin dicir palabra, dispara too siguío.

Sánchez: ¡Siguiente!

Túmbalu una bala. Cuatro o cinco mineros cuerren pa él.

Santiago: ¡Dexáilu en paz! ¡Al tayu!

Solu con Pepe cerca d’Antonio, crucen una mirada.

Pepe: ¡Gochos...! ¡Venga, amigu!

Enraxonaos, arrepeguen pela barricada pa tirase al combate, pero cácenlos no alto: caída enorme.

Pilar (saliendo del chigre): ¡Neñu...!

Cai de rodilles.

Los lexonarios entren con pasu ximnásticu. Escuro. Cuerpu a cuerpu. Gritos de dolor.

Les trompetes, incansables y trunfantes.

Telón

 

Actu IV

 

Un capitán, apoltronáu nun sillón, cigarru, monóculu, fai que-y llimpien les botes.

Al llau, con un cuadernu na mano, el sarxentu. Más apartáu, un grupu de prisioneros con dos soldaos.

Un soldáu llega, saluda.

Un soldáu: Mi capitán, el látigo se ha roto.

El capitán: ¡Pues usa el mango, imbécil!

Un soldáu: A la orden, mi capitán. Pero se ha desmayado.

El capitán: ¿Y no ha dicho nada?

Un soldáu: No, mi capitán.

El capitán: ¡Qué bestias son...! ¿De qué estarán hechos...? Vale, yo me encargo de los últimos. (Fai señal de que-y traigan a Pilar. Ella paez alloriada.) Carajo, no pienso comérmela a usted. (Babayón.) Yo nunca he asustado a mujeres. Su amabilidad con esos bandidos ha escandalizado a los vecinos. Pero yo sé entender las cosas: había hombres guapos, ¿verdad...? Me han encargado una investigación, y yo la hago. Pero de manera amistosa, ¿entiende?, de manera amistosa.

Pilar: Neñu...

El capitán: ¿Qué...? Bueno, lo que quiero saber, un pequeño detalle, es quién ha matado a don Fernando. Me dicen que debió de ser uno de estos prisioneros.

Pilar: Matado, matado... Matáronmelu. Casi un neñu.

El capitán: Vamos, tranquilícese. ¿Quién ha matado a don Fernando? Ocurrió delante de su casa. La familia querría saberlo.

Pilar: Les sos manes fines... Madre de Dios... Y el pelu pegañoso de sangre. Quitáronmelu. (Como una furia.) ¡Asesinos! ¡Asesinos!

El capitán: Llevaros a esta loca... Ir a buscarme a los prisioneros.

El sarxentu: Mi capitán, he hecho reunir los huesos de esos canallas en un campo, pero hay demasiados para enterrarlos.

El capitán (cada vez más encesu): Echarles gasolina y prenderles fuego. Eso repugnará a los demás, como a ratas...

Amigos míos, tenéis la fortuna de caer con un hombre de mundo. Algunos de mis colegas harían que os aplicasen un hierro al rojo en las costillas para soltaros la lengua. Yo no llegaré hasta ese punto si no es como último recurso. Así que, tú, el pequeño: ¿cómo te llamas...? Deja: me da igual. Todo lo que quiero saber es quién ha matado a don Fernando, ya sabes, el comerciante... ¿Quién ha matado a don Fernando?

L’obreru: El pueblu.

El capitán: ¡Basura! (A los soldaos.) Al paredón. (Al segundu prisioneru.) ¿Lo has entendido, canalla? ¿Quién ha matado a don Fernando? ¿Nuño, López o alguno de los muertos?

Segundu obreru: El pueblu.

El capitán (desafranáu): Como quieras: fusilármelo también. El siguiente. Y tú, ¿valoras el pellejo? ¿Cómo murió don Fernando?

Tercer obreru: Con xusticia: matólu’l pueblu.

El capitán: Hijo de puta. Te das barato. El viejo: acércate y contesta.

Alonso: Yo nunca he pedido gran cosa, hasta pronto y gracias, como dice Alonso.

El capitán: ¡Lo que faltaba!, ¿te hace gracia la cosa? Yo te enseñaré a gallear.

Alonso: El buen Dios me dijo: «Alonso, tú no morirás.» Mala hierba nunca muere. Es para contarlo.

El capitán: ¡Se burla de mí! Llevaros a estos dos canallas detrás del mercado y fusilarlos. Aquí empieza a apestar.

El farmacéuticu: ¡Ah, mi capitán, qué contento estoy! ¿Le molesto?

El capitán: Servidor de usted, señor consejero.

El farmacéuticu: ¿Está usted impartiendo justicia? Verá: es a propósito de todos esos niños y mujeres. Gritan tanto que ensordecen a uno. Parece que tienen hambre. ¿No podría el Ejército...?

Salen. El sarxentu siéntase nel sitiu del capitán. Xifla La Bandera.

La radio: Atención, atención. Aquí Radio Barcelona. El Ministro del Interior comunica la siguiente nota:

La revolución ha sido totalmente aplastada. La tropa se ha hecho con el control de Asturias. Gracias al Gobierno español, heroicamente asistido por el Ejército y por la fuerza pública, se han salvado en Occidente los principios esenciales de la democracia y de la civilización latina. Pero la represión ha transcurrido en medio de la humanidad y de la generosidad que hay que resaltar para que el mundo sepa que el Gobierno español, republicano y constitucional, democrático y parlamentario, a la vista de la opinión universal, acaba de dar, reprimiendo con decisión una revolución armada, un ejemplo nunca igualado de tolerancia, de humanidad y de generosa aplicación de las leyes. Pese al considerable número de soldados muertos, pese a la destrucción de muchas ciudades, pese a la aniquilación de obras maestras del trabajo y del arte humano, el Gobierno sólo ha mantenido un número mínimo de condenas a muerte, conmutando la mayoría por penas de prisión.

Paca sal del café, quita’l vasu, seca la mesa.

El sarxentu (nun-y quita güeyu, picantón): Hace bueno, ¿eh?

Paca: ¡Sí, ho!

El sarxentu: Dígame, ¿estaba usted más animada con los mineros por aquí?

Paca: ¡Bue! A mi, unos o otros... ¿nun sabe lo que-y digo?

El sarxentu: Sí, como a mí: mire, anteayer, cuando la cosa estaba más caliente, yo estaba en la ventana del convento, a cubierto... (A dos soldaos que pasen llevando un prisioneru.) ¡Eh!, ¿adónde vais vosotros?

El soldáu: El capitán ha mandado fusilarlo, mi sargento, y vamos ahí atrás, visto que no hay tiendas.

El sarxentu: Otro anarquista... ¿Qué, ves lo que has conseguido, gilipollas? ¡No podías quedarte tranquilo! En fin, ahora... (Poco a poco, axúntense fisgones.) ¿Quieres un cigarrillo antes de que te despachen, o un vaso de vino?

Un prisioneru: Nada, gracias.

El sarxentu (a Paca): Ya lo ve: en la Legión no somos unos animales.

Un prisioneru: Si me quier facer un favor, suélteme la mano derecha un segundu. Téngola acalambrada. (El sarxentu fai señal. El prisioneru espurre’l brazu, amaga’l saludu roju y estampa’l puñu escontra’l focicu d’un soldáu.) ¡Toma, de recuerdu!

El sarxentu: ¡Ah, cabrón!

Échense los tres pa enriba’l prisioneru y llévenlu a palos.

Na sala.

Un rapaz: Esta mañana aún hay casas que se desmoronan solas.

Un home: Según se vea, los bombardeos van a traer ocupación.

Una muyer: Sí, hija: quince horas en el sótano sin que nos atreviéramos ni a movernos. ¡Estaban desenfrenados!

Un home: Y esta mañana, todavía, han detenido a un periodista extranjero que se metía en sabe Dios qué... Otro espía de esa gentuza, seguro.

Escuro.

La radio: El consejo de ministros de esta mañana ha aprobado por unanimidad los nombramientos propuestos por el Ministro de la Guerra para recompensar a los valientes defensores de la República.

Lluz sobre l’escenariu pequeñu.

Lerroux (repartiando condecoraciones a puñaos ente los ministros): Los generales Batet, comandando la división de Cataluña, y López Ochoa, director de las operaciones contra los rebeldes de Asturias, son promocionados a tenientes generales. El general Batet será reemplazado en sus actuales funciones por el general Rodríguez del Basio, hasta el momento Inspector General del Ejército.

Acabóse too.

Pero hai voces nos cuatro requexos de la sala.

Primer voz: Yo soi el vieyu Santiago, nunca fui mui feliz. Mio padre yera mineru, y mio güelu, y tolos demás primero. Y, depués, caséme yo. Una bona muyer, sí, pero nunca nos contentamos. Tuvi un fíu,mineru tamién, que lu mató un costeru. Nunca-y fixi dañu a naide, y dábame por contentu, pero pensé nos rapazos. Paezme que combatí bien. Igual porque nun tenía gran cosa que ganar. Pa cuando ñeve, naide nel mundu va falar de mi.

Segunda voz: Sánchez. Nes güelgues, dicíen que yo yera’l cabezaleru. Tenía diecisiete años y aprendióme’l mio hermanu. Creí na mio revolución, creí nella. Quixi lleer. Porque, como dicen, la instrucción... Pero entendía meyor pegando col picu nel mineral, cuando saltaben pocelles. Tantos muertos, tantos muertos. Pero algo tien que venir. Y yo tengo dici-yos: «La Revolución nun se fai con un abanicu.»

Tercer voz: Soi Antonio y vengo de los altos. Los demás nun conocen la ñeve. Diben reíse si-yos digo que lluché por ella. Sí: anantes, na ñeve, nun tenía falta de pensar. ¡Ye tan guapo, y tan fácil d’entender! Y, cuando baxé, vi les cares prietes y la inxusticia. Entós pensé na mio ñeve y nesi gritu que suelta cuando la fundes embaxo’l pie. Pero tenía tiempu de sobra, tenía tiempu de sobra, dixo Santiago. Nun me condecoraron.

Cuarta voz: Yo soi Pepe, y Pilar solía dicime: «Los más desgraciaos nun son los que marchen, son los que queden.» Igual me gustaba quedame. Pol sol, y poles flores del parque de la plaza, y Pilar tamién, pero d’ella nun puedo dicir nada. Gustábenme los bailes de barriu y dicíenme: Pepe, nun yes formal. Pero va cuantísimaya. Santiago, Sánchez, Antonio y el Vascu, Ruiz, León, llamábenme «el neñu», y teníen razón.

Quinta voz: Salimos a suertes.

Sesta voz: Pa lo del camión.

Cuarta voz: Nun va vagar que ñeve.

Tercer voz: ¿Y quién se va acordar?

Séptima voz: Y les gaites del pueblu... Nun pue ser qu’esto nun valga pa nada.

Octava voz: Si Dios quiere.

Segunda voz: Nun va vagar que ñeve.

Primer voz: ¿Y quién se va acordar?

Lluz.

La radio: El Gobierno publica el número oficial de muertos, heridos y desaparecidos de las tropas gubernamentales.

Muertos: 321 (129 soldados, 11 carabineros, 70 guardias de asalto, 11 guardias civiles).

Heridos: 870 (550 soldados, 16 carabineros, 136 guardias de asalto, 168 guardias civiles).

Desaparecidos: 7 (5 soldados y 2 guardias de asalto).

A un llau, ciérrense contraventanes.

Una muyer: Empieza a refrescar a les noches. Ya llega l’iviernu.

Un home: Sí: nun va vagar que ñeve.

Escuro

Al final d’una cai, tres de los espectadores, acompañáu con acurdión, un cantar de la Montaña de Santander:

En el baile nos veremos

esta tarde, morenuca;

en el baile nos veremos

y al son de la pandereta

unos bailes echaremos.

 

Telón

 

Arriba