Número 11. Mayo de 2004

Libros y revistas

La dama l’alba
Alejandro Casona
Traducida por Sixto Cortina
VTP Editorial
Coleición El Globu, 1
12,5 x 20. 98 pax.
Xixón, 2003

Ana Vanessa Gutiérrez

Nel añu del centenariu de Casona, VTP espubliza la torna al asturiano de la obra más conocida del autor de Bisuyu. Considerada la obra más completa del dramaturgu asturianu, ye tamién probablemente la más editada.

L’autor de Bisuyu, qu’escribiere La dama l’alba ente los años 1943 y 1944, dixo que nella dexare muncho de la so infancia y del so corazón. Dedica la obra: "A la mio tierra d’Asturies: al so paisaxe, a los sos homes, al so espíritu." Y, cuando-y preguntaben por ella, xustificábala diciendo que los porqués de La Dama… taben na so tierra.

Nun ye d’estrañar que seya esta obra y non otra de la llarga bibliografía de Casona la elixida pa tornase a l’asturiano, lo mesmo que se ficiere en so día con L’aldea perdida de Palacio Valdés.

Al marxe del alderique sobre si deben o nun deben tornase obres del castellán al asturiano (que a algunos abúlta-yos una pérdida de tiempu y de perres), hai que dicir que nesti casu la traducción vien de la mano de Sixto Cortina (Xixón, 1966) autor de El sitiu de Numancia (VTP, 1996) y que tá consideráu como ún de los meyores traductores asturianos. Ente les sos tornes destaquen les de Xuan Salvador Gaviota de Richard Bach (en collaboración con Inaciu Iglesias, Conseyería d’Educación, 1991); Les aventures de Pinocho de Carlo Collodi (Llibros del Pexe, 1991); El día non devueltu de Giovanni Papini (Llibros del Pexe, 1993), La lluna y les fogueres de Cesare Pavese (Trabe, 1993), El caballu d’ébanu (versión d’ún de los meyores rellatos de les Mil y una nueches, Llibros del Pexe, 1996) y L’aldea perdida, d’Armando Palacio Valdés (VTP, 1998).

Nun hai qu’escaecer que, encuantes a la torna, el castellán pué convertise nun enemigu del traductor porque mos invita munches veces a "hiperasturianizar" el testu nel afán d’estremar una llingua d’otra; lo que nel casu del teatru estropia tovía más la obra al facela "estraña" pal públicu. El problema nun tá no que se traduz, si non en cómo se fai. Nesti casu, Cortina, avezáu a enfrentase con estes dificultaes, cuida’l llinguaxe del testu ensin que pierda na torna’l tonu poéticu que la carauteriza.

Recupera asina pal públicu asturianu a ún de los sos autores más emblemáticos nel númberu 1 de la coleición El Globu de VTP, que sigue apostando con aciertu poles traducciones. El diseñu de la cubierta ye de Pedro Lanza. Asomeya a esa Anxélica pensatible enantes de metese nel remanse.

 

Avisómos una estrella
Monserrat Garnacho Escayo
Dibuxos: Juan Díaz-Faes Díaz
Editorial Trabe
Coleición Montesín Redrueyu, 23
Uviéu, 2003

Ana Vanessa Gutiérrez

"Avisómos una estrella nun ye otra cosa que l’adaptación pal teatru del cuentu bíblicu del nacimientu de Cristo (…)". Asina describe la propia autora la obra recientemente asoleyada por Trabe y que tá pensada pa ser representada por escolinos, dende los más párvulos.

Con una puesta n’escena cenciella, la hestoria trescurre alredor del portal de Belén onde tá Xesús recién nacíu. Sentaos antre’l fueu tan los pastores charrando y, un poco más separtaos, el resto los personaxes que lleguen a da-y los sos presentes. Ente ellos tán l’Ánxel cola estrella, los Reis Magos, Simón Pedro, Herodes colos soldaos, la Madalena, la Samaritana, Xuan el Bautista, Moisés, el Diablu, Pilatos y otres figures bíbliques que van acercándose a ufierta-y les sos ofrendes mentres van cuntando (recitando, porque’l testu tá escritu en versu) la vida y el destín que-y espera al Mesías. Nesti sen, la obra permite qu’intervengan toles persones que quieran, lleendo alguna poesía.

Montserrat Garnacho (Mieres, 1952), amás de trabayar como maestra, ye autora de munchos trabayos periodísticos y lliterarios, la mayor parte d’ellos dedicaos al públicu infantil. De la so esperiencia colos neños nel Taller de Teatru del Colexu Lastra, ñacen tamién una serie de testos que depués foron publicaos, como ye’l casu de Maruxes y Xuanes (Trabe 2000) –divertida obra na que rinde un homenaxe al teatru costumista–, La Sal y el formientu (Trabe 2002) –na que recueye una serie de cuentos populares pa llevalos al teatru– o El formientu y la sal (Trabe 2003).

La obra, editada na cuidada coleición Montesín Redrueyu por Trabe, va illustrada polos debuxos de Juan Díaz-Faes Díaz (Uviéu, 1982). Ye estudiante de Belles Artes en Salamanca y tien fecho dalgunes collaboraciones nes revistes Amajazz y Dr. Planeta. Les sos illustraciones faen que’l llibru resulte aínda más atractivu y divertíu pa los neños.

Trabe tá apuntu sacar otru nueu llibru de Montse Garnacho, illustráu tamién por Juan Díaz-Faes, tituláu Coles tripes na garganta.

 

Antón. El cantu’l cisne
Lluis Antón González
Editorial Ámbitu
Coleición ámbitu, 23
Uviéu, 2002, 56 páxines

Chechu García

Dos pieces escrites pa la escena a partir de testos de Chejov y que reflexonen alrodiu del papel del actor, de la vocación y del fracasu, nun cascayu de diálogos intensos y sombríos.

Un vieyu actor, solu en mitá d´un escenariu, declamando´l so penosu monólogu pa naide, ye´l entamu de Antón el Cantu´l cisne, primer de les pieces. Un monólogu nel qu´a poco y a poco se dirán esbillando les alcordances de toa una vida dedicada a la escena, na que´l fracasu interpretativu representa un fracasu vital, nel que´l actor intenta inútilmente contestar a les entrugues que-y dean sentíu a la vida, y que lu llevarán nun revolvín d´intensidá y emoción a topase cola verdá desnuda.

En Diálogu con Chejov, segunda de les pieces, ufiértasemos una entrevista con Chejov, la so rellación coles lletres, col teatru del arte y Stanislavsky, cola vida... nun metafóricu paséu pel bosque. D´esta miente, les reflexones sobre´l teatru, l´actuación y la escritura van amestándose cola figura del escritor qu ínspiró el testu, d´una forma elegante y precisa.

Lluis Antón González Fernández, nome perconocíu nel mundu teatral asturianu, vien a xuntase a esti espoxigue de testos n´asturianu, con una obra d´una perfección formal admirable y un dominiu del tempo y la intensidá dramática envidiables. Too un aciertu editorial qu´hai d´agradecer a Ámbitu.

 

Equí nun paga naide
Dario Fo
Versión Lluis Antón González
Editorial Ámbitu
Coleición ámbitu, 28
Uviéu, 2003, 64 páxines

Chechu García

La editorial Ámbitu sigue col apueste pol teatru n´asturianu y preséntamos la obra de Darío Fo Equí nun paga naide con versión de Lluis Antón Gonzalez. Un claru exemplu de teatru comprometíu cola conciencia de clas, una comedia onde lo tráxico esvanezse con unos intelixentes diálogos dramáticos, personaxes prestosísimos y un puntu de franqueza que-y da´l conxuntu del testu una borrina tresgresora, de llibertá nes situaciones más inxustes. Darío Fo sigue na so llínea como voceru d´una clas trabayadora y escaecida que yá nun tien nada que perder.

Lluis Antón, torna con naturalidá, ensín perasturianismos, acertando coles expresiones y la mentalidá asturiana, tan irónica y chanciona. Equí nun paga naide represéntola n´Asturies Telón de fondo con gran éxitu de públicu.

 

Les manes en caxón
Nel Amaro
Editorial Trabe
Colección Trabe puntu y coma teatru, nº10
Uviéu, 2003, 96 páginas

Aique Facuriella

Nel Amaro se presenta de nuevo ante los lectores de teatro en asturiano con Les manes en caxón. Las tres piezas cortas y dos monólogos que componen el volumen convergen en un punto: las relaciones de pareja. De hecho, a medida que leemos, es fácil imaginar cómo los personajes de las cinco obras van llegando al escenario por diferentes entradas y, casi simultáneamente, abren sus vidas al público para ir marchándose luego cada uno por su lado. El tema del suicidio como solución también está presente en todas las obras salvo en La píldora.

Cada grupo ocupa su espacio sobre las tablas, sin interferir en la conversación de los otros, pero el público sabe que todos forman parte del mismo mundo. Un mundo que no es sino el mismo de todos los días pero pasado por la mirada deformante de Nel Amaro. Estas palabras no deben ser entendidas como un reproche, sino como el recuerdo de una ley universal: todas las miradas deforman, cada persona amplía ciertos aspectos de la realidad y minimiza otros. En el caso de Nel Amaro, su acercamiento se compone de una cotidianidad en la que resalta un absurdo aderezado con una pizca de surrealismo.

Excepto en La píldora, la segunda obra de Les manes en caxón, los personajes son conscientes de que están siendo observados, acuden al teatro sabiendo que los estamos viendo y obran en consecuencia. Muchas veces se preocupan más de cómo reaccionará el público que de cómo reaccionarán sus interlocutores en el escenario. Este hecho, aunque muy bien integrado en los monólogos, rompe algunas veces el desarrollo de las obras en las que intervienen varios personajes. Una vez quebrado el pacto de ficción, Amaro deja por unos momentos de contarnos una historia para intentar hacer teoría literaria.

Como dijimos al principio, cada una de las obras tiene sus propios principio y fin y apenas convergen en que todas hablan de parejas. La primera de ellas, ¡Qué felicidá!, comienza al final de una "prolongada y prolífica" noche de amor. En ese momento, en vez de caer rendidos sobre la cama, dormidos entre las sábanas revueltas, Él y Ella (los dos personajes de la obra) empiezan una discusión acerca de lo felices que son, una felicidad que rápidamente entienden como aburrimiento, por lo que en seguida se ponen a buscar formas de romper con esa dichosa (en los dos sentidos de la palabra) monotonía. La disputa adquiere intensidad cuando Ella propone como solución a Carlos Marx (aunque no queda claro en qué medida la plusvalía puede animar las relaciones conyugales), y también cerca del final, cuando, después de recordar sus tiempos de enamorados novios frecuentadores de parques con estatuas, se les ocurre mentar el suicidio. Podría parecer que la obra va a resolverse de modo trágico, pero no, ambos regresan plácidamente al punto de partida, felices y aburridos.

La píldora es, tal vez, la pieza con mayor carga de crítica social. Nel Amaro dirige el objetivo de su pluma hacia la hipocresía de aquellos moralistas que cargan sobre las espaldas de otros las alforjas que ellos se han sacudido sin ruborizarse. Sin embargo, aunque la primera sensación es de una denuncia irónica y aguda, al terminar queda la sensación de que Amaro, si no ha errado el tiro, al menos no ha disparado con la precisión que era de esperar.

Donde hay una mayor carga surrealista es en L’angustia de Sixto P. Salvo la discusión con su esposa y la obsesión por el trabajo de Sixto P. después de perderla a consecuencia de aquélla discusión, la obra es en todo punto inverosímil. Sin embargo, esto no quiere decir que sea prescindible, pues hay momentos, como el de las brujas, en los que una buena puesta en escena haría que mereciese la pena pagar la entrada del teatro.

Por lo que se refiere a los monólogos, comparten, además de la pareja y el suicidio, el tema de la soledad. Ambos protagonistas han perdido sus relaciones familiares, sociales y conyugales, aunque de distinta forma: mientras que en el caso de Hamlet ha sido la muerte y las intrigas quienes se los han llevado, da la impresión de que Lin de la Llonga se ha apartado de su mujer por propia voluntad aunque sin quererlo. En todo el monólogo no se nos explica la supuesta traición de Sunta, la esposa, una traición que no tiene otra salida sino el suicidio de Lin. Por el final, más bien da la impresión de que Amaro quería explayarse sobre las virtudes del suicidio y únicamente con ese fin llamó sobre las tablas a Lin y Sunta, de cuya vida poco o nada nos cuenta.

Al terminar la lectura, una cara conocida (será Marx o el propio Amaro) parece preguntarnos desde la portada con pétrea ironía "¿te quedó algo claro?".

 

Verdadero y falso
David Mamet
Ediciones del Bronce
Barcelona. 2003

Roberto Corte

Si no le falta parte de razón a David Mamet para escribir este panfleto contra los profesores y las escuelas de teatro al uso, le sobra serosidad y resentimiento al hacerlo de esta manera. La treintena de –aparentemente apacibles y amenos– artículos recogidos en el volumen, presentados como manual de actores, traspiran un radical ataque a la pedagogía, a la investigación, y la experimentación escénica. O lo que es lo mismo: un vuelco incondicional a la ideología profesional que deviene en exclusiva del mercado. Para Mamet el actor ha de limitarse a soltar, con un poco de tiento, las palabras que contiene el texto, sin más. Ya que cualquier otro elemento mediador entre la escritura y el público, que no sea el intérprete, es cáncer para la escena.

 

 

Veinte años de Kumen
Catálogo. 2003

Junto al Área de Cultura del Ayuntamiento de Langreo el Grupo Kumen (La Nueva, Langreo, 1983) organizó el pasado otoño una exposición para conmemorar sus veinte años de existencia. La instalación, efectuada en el Teatro de La Felguera, recogía carteles, programas, vestuario de los espectáculos realizados, representación de extractos de los mismos, y casi un centenar de fotografías. Las actividades se cerraron con la edición de un catálogo antológico que contiene comentarios a cada uno sus montajes, sinopsis argumental, y el nombre de todos los intérpretes y colaboradores. La incontestable incidencia del Teatro Kumen y de su director, José Ramón López, en la vida teatral del municipio durante todos estos años, ha hecho de Langreo un buen modelo de programación y gestión para nuestra región.

 

Primer acto
Nº 302, 1/2004. Ricardo de la Vega, 18. 28028 Madrid

La revista, como hizo en años anteriores con otros ganadores, incluye entre sus páginas el Premio Born 2003, Patera, de Juan Pablo Vallejo, en edición bilingüe catalán-castellano; un monográfico bajo el epígrafe "Mujeres en escena", con colaboraciones y texto inédito de Itziar Pascual, junto a otras; un pequeño homenaje-recordatorio a Enrique Buena Ventura y un interesante artículo de David Ladra sobre Alberti y Noche de guerra en el museo del Prado. Cierra el número los espacios habituales.

 

 

 

 

Anuario de teatro de Asturias 2003
Boni Ortíz
Oris Teatro Ediciones
Gijón, 2003

Francisco Díaz-Faes

Decía yo en la chistosa segunda presentación del Anuario de Teatro de Asturias, el pasado 6 de Abril, que "si consideramos los bares como una medida de presión" yo había conocido a Boni Ortiz en los primeros ochenta en una medida de presión, en un bar, en el café Gijón, más exactamente. Ahora ya no como cliente aprecio la valía de su investigación que va, dato a dato, rozando el sesgo de la erudición. Todo lo que difunde este rotundo personaje parece de interés renovado alrededor de esta villa y sus aledaños teatrales. En la primera presentación, en plena celebración del último Feten, nos fue dada una publicación tan necesaria, a nuestra observación. Casi a libro, o, a catálogo por año, viene saliendo este entusiasta de la escena dramática en Asturias. Más de mil representaciones ha contabilizado para el período estudiado con 33 estrenos de diversos grupos teatrales de la profesión. Otros que no se consideran profesionales no son recogidos, así como algunos datos, generalmente no cedidos por los propios interesados. Tiene el valor este documento del carácter pionero, el mismo que dio título hace casi 5 años a su primer libro: Los pioneros del teatro en Asturias. No como otra cosa veo lo que hace, como un precursor, un explorador o colonizador de tierras incultas, que, si bien yo intenté rozar (digámoslo en términos agrícolas, desbrozar, desmadejar), desde hace casi 16 años –por ejemplo en los primeros anuarios de Asturias publicados a finales de los 80, en los que colaboré discretamente, o pobremente–, posiblemente haya logrado lo contrario (liar, enrevesar, complicar). Tomémoslo pues como una actividad nueva y si es cierto que algunos han visto tachas o pegas en el conjunto de este estudio, como repeticiones de textos o estrenos, grupos y datos, o falta de algunos esenciales, nada de ello excluye que con la aquiescencia de todos se vaya logrando mejorar. Bien es cierto que muchos datos, seguramente, como ha apuntado en Avilés, no sea muy beneficioso dar a la luz, pues es bien sabido que la economía sumergida pulula por este mundo de la farsa, escabuyéndose de la subvención y su control. Pero henos aquí ante la verdad, escrita para aficionados y técnicos: estrenos, certámenes, encuentros y festivales, aniversarios (como el de Casona), exposiciones, enseñanza, lista de locales de Gijón, premios y subvenciones, revistas de prensa, directorio, efemérides y un listado general de funciones del año ¿Que ha de cambiar, mejorarse, modificar, corregir errores, inventar apartados? ¿Podemos esperar más énfasis, más sitio, para los grupos de amateurs, el ballet, la danza, títeres u otras disciplinas como la pantomima, o los malabares teatralizados, el teatro de objetos y otras artes menores que nos visitan? Sin duda. Tras su obra de los fundadores del teatro moderno del siglo XX, su trabajo de Lorca y Asturias, o el de Aurora Sánchez y el teatro costumbrista, ahora, este Anuario viste de luces las sombras del teatro que desde hace años venimos sistematizando, poniendo orden y desordenando para darlo a entender, a conocer, divulgarlo, sin hacerlo vulgar, algunos pocos. O algún poco como yo: el más ferviente admirador de este hombre que tiene por compañero en LA RATONERA, y que envidiando todo lo que hace, solo desea que no desista y consuele la próxima temporada con más novedades, ideas, ganas de vivir y dar a conocer aspectos ignotos del arte escénico.

 

Margen, 25 años
Editado por Teatro Margen
Oviedo, 2003

Francisco Díaz-Faes

Veo aquí un magnífico compendio de libro luminoso y fotográfico de Margen, su vida, su muerte y su permanencia teatral, pues en teatro, tan acostumbrado a la defunción de cada función, tal vez ninguna muerte sea total. Con un juicio estético de diseño interior y cubierta de Juan M. Román que posiblemente merezca además del reconocimiento público el premio de una entidad que a ello se dedique. En efecto, el esperado libro de Margen ha salido a la luz de forma espectacular tras un largo parto, no se si lastimoso. Y sale no como fugaz cometa sin estela, sino cual aurora boreal que iluminará las noches polares de los extremos aficionados del teatro. Y digo lo de extremos porque los aficionados son eso mismo, el margen de lo que no hace tanto era el fulgor de una actividad que causaba sensación. Margen estuvo en esa sensación durante mucho tiempo. No sólo por ser el crisol de otras tres experiencias que se unieron en 1977 desde Caterva, La Carreta y Trasgos. No es ya el título por tanto exacto, han pasado más de los 25 años de su fundación, que da nombre al libro Margen, 25 años. Y es en la primera foto de las presencias y las ausencias –sobre todo en la de los desaparecidos Ceferino Cancio y Ramón Pérez, fallecidos casi de seguido–, donde se inicia el paseo por este laberinto de la escena asturiana, por su envejecimiento y su vigor que aún mantienen a mi modo de ver, gentes como Arturo Castro y José Lobato. Ni que decir tiene que la presentación de Miguel Ángel Granda abriendo la secuencia de las obras de este mítico grupo con Y los cíclopes salieron de las entrañas de la tierra para asaltar el cielo, es un homenaje a este hombre desplazado ya de nuestras tierras a las procelosas aguas del teatro suburbano de Madrid y provincias en su personal viaje a ninguna parte. Pero sobre todo es el inicio de una trayectoria extensísima que entremete en un prólogo exacto de anécdotas, la sabiduría de ese amigo del alma en la crítica del grupo, que es Julio Rodríguez Blanco. Allá quedaron con sus cuitas e inquietudes gentes por el camino, entre enfados y desavenencias que la concordia del tiempo siempre deja en sus sitios, en personas de la valía de Margarita Rodríguez y Etelvino Vázquez por ejemplo. El libro se estructura con las estaciones de la larga treintena de espectáculos que han ido acotando con palabras de gentes allegadas o interesadas en el teatro y la trayectoria de Margen. Desde La fauna de Vetusta que anticipa Pedro Alberto Marcos al cierre de una mesa que dirigió la periodista Marta Barbón con especialistas como el profesor Insuela y el director del Palacio Valdés Antonio Ripoll. Por eso, escudriñar en estos textos es volver a rememorar la recepción que las imágenes –casi todas del portento de Paco Paredes, a las que se añaden las de inquietud tan artística como la de Jose Lui G. Nieto, por no hablar de Nebot, Santiago García o Carlos Gutiérrez, profesionales de la cámara–, representan. Aquí están gentes que creo han visto pasar por sí mismo, por sus vidas, a Margen, como yo: Julia Martín, Paco Prieto, Higinio del Río, Paco Cao, Javier Villanueva, Leandro Pozas, Francisco G. Orejas, Etelvino Vázquez, Javier Maqua, el gran Joaquim Benite (director de teatro desde Lisboa), Joaquín Fuertes, Adolfo Camilo Díaz, Leopoldo García-Pumarino, Ana Cristina Tolivar Alas, Juan José Plans y Alberto Vega. Desgranar estas palabras, los pies de fotos y comentarios, los retazos de diálogos, las anécdotas, contemplar la figuración, las iluminaciones, el vestuario y la caracterización, la complejidad de las escenografías, que sólo un descuido hurtó a nuestra RATONERA destacar con más ahínco, es hacer un repaso al teatro en la democracia, a la tutela de las instituciones que han supervisado y dado el visto bueno, a la creatividad de estos actores que en número de dos aún quedan renovando las intenciones y ansias del teatro en Asturias, iniciando a nuevos valores, generando obras originales, transformando textos viejos, tomando la calle en la expresión más divertida y espectacular.

 

 

Arriba