Laura Iglesia San Martín

PERSONAJES

  • Carola. Joven soltera y despreocupada. No tiene reparos en follarse a los maridos de sus amigas. Inculta, frívola y medio pija. Corre para estar buena.
  • Sole. Ama de casa y madre vocacional. Viuda. Adora cocinar, la casa, los niños y las plantas. Corre por prescripción médica ya que tiene riesgo cardiovascular por sobrepeso.
  • Cova. Mujer de negocios independiente y dominante. Lesbiana. Tiene una agenda apretadísima y corre porque es lo único que le quita el mal humor que le produce tanto estrés.
Arantxa Fernández Ramos, Marigel Nicieza y Cristina Cillero en Lentas pero seguras.

Arantxa Fernández Ramos, Marigel Nicieza y Cristina Cillero en Lentas pero seguras.

Lentas pero seguras se estrenó el  día 8 de marzo de 2007 en el Teatro Palacio Valdés de Avilés, con la siguiente ficha técnica:

Dirección y Dramaturgia: Laura Iglesia San Martín

Actrices: Cristina Cillero, Arantxa Fernández Ramos y Marigel Nicieza

Iluminación: Carlos Dávila

Fotografía: Roberto Tolín

Producción: Higiénico Papel Teatro

 

1. CARRERA

 Música marchosa y deportiva.

Se abre el telón y sobre el escenario tres mujeres haciendo estiramientos. Cada una en su propio espacio.

Toman posiciones de salida y empiezan a correr.

Se ven, se saludan, se unen.

Empiezan con muy buena cara, van a tope, suben de velocidad hasta esprintar (a cámara lenta) y finalmente caer al suelo agotadas y jadeantes.

Sole.- ¡Vaya bien!

Carola.- Uf…, genial.

Cova.- ¡De miedo!

Sole.- (Tosiendo.) Si es que el deporte es salud…

Cova.- Ya lo creo. ¡De hierro!

Carola.- Hace milagros.

Sole.- Oxigena.

Cova.- Tonifica.

Sole.- Reconstituye.

Cova.- Reestructura.

Carola.- Re… Re… Re… remasteriza. (Las tres ríen.)

Carola.- Alegra.

Sole.- Anima.

Cova.- Estiliza.

Carola.- ¡Y el cuerpo lo agradece horrores! (Cogiéndose las tetas.)

Cova.- Y el alma, Carola, y el alma… (Cogiéndose el culo.)

Sole.- (Cogiéndose el culo y las tetas alternativamente.) El cuerpo y el alma, el cuerpo y el alma… ¡Ay, ay, ay! ¡Sois la monda!

Cova.- Yo si no encuentro un huequecito en mi agenda para correr me pongo de muy mal humor.

Sole.- Yo tengo que correr sin falta, porque si no me suben los aminoácidos, las transamicinas, las biniburrinas, bueno, me suben hasta los corticoles.

Carola.- Pues yo si no corro todas las semanas, me lleno de celulitis. Uf, se me empieza a acumular la grasa por aquí y por allá… Y se me ponen unas cartucheras, y unas pistoleras, y unas carrilleras… Me deprimo mogollón.

Cova.- Qué celulitis, ni qué celulitis. ¡Si estás cañón, princesa! Bueno, y Sole ¡como un tren!

Carola.- Uy sí, divina de la muerte.

Sole.- ¿Y Cova?

Carola.- Hecha un figurín.

Las tres: ¡De pasarela! (Las tres avanzan hacia la boca del escenario, desfilando.)

Cova.- ¡Si es que estamos estupendas!

Carola.- ¡Guapas!

Sole.- ¡Sanas!

Cova.- ¡Elegantes!

Sole.- ¡Satisfechas!

Carola.- ¡Delgadas!

Sole.- ¡Felices!

Cova.- ¡Realizadas!

Carola.- ¡Y jóvenes!

Silencio incómodo.

Sole.- Por cierto, no pensaba decíroslo, porque ya sabéis que yo soy muy discreta con estos temas… pero ¿a que no sabéis qué día es hoy?

Cova.- ¿El día del espectador?

Carola.- ¡El día del orgullo guay!

Cova.- ¡El día del empresario sin escrúpulos!

Carola.- El día… el día… ¡el DÍA!

Cova.- ¡Sí, y el Eroski!

Se lo toman en plan serio al estilo “1, 2, 3 responda otra vez”.

Carola.- ¡Lidl!

Cova.- ¡Carrefour!

Carola.- ¡Mercadona!

Sole.- (Gritando.) ¡Aaaaaaaah! ¡Campaaaaaaana y se acabó! ¡Que es mi cumpleaños, jolines!

Cova.- ¡Anda ya!

Carola.- ¿En serio?

Sole.- ¡Que sí! Que es mi cumpleaños.

Carola.- Ay, pobre…

Cova le da una colleja a Carola sin que lo vea Sole.

Carola.- Pues habrá que cerebrarlo.

Cova.- Celebrarlo, Carola, Celebrarlo.

Carola.- Pues eso. ¡Vamos a cerebrarlo!

 

2. FIESTA DE CUMPLEAÑOS/BORRACHERA

Entra música cumpleaños feliz en versión marchosa estilo jazz.

Escena gestual.

Fiesta. Luces de colores. Entra una tarta con unas velas de “40”.

Sole sopla las velas y le entregan regalos: un salto de cama y un consolador… Baile, risas… Termina la fiesta y las tres juntas acaban sentadas en el suelo muertas de risa…

De la risa pasan al llanto.

 

3. POR QUÉ LLORAS.

    POR TODO. POR NADA

 Cova.- Jolín, Sole, ¿por qué lloras?

Sole.- ¿Yo? No sé. Por nada.

Cova.- ¿Cómo que por nada?

Carola.- Por algo será, ¿no?

Sole.- No, por nada, por nada.

Cova.- Por nada no se llora.

Sole.- Ay, bueno, sí, no sé… Por nada. Por todo.

Carola.- ¿Por todo?

Cova.- ¿Por todo o por nada?

Sole.- Bueno, por todo y por nada según se mire. (Le dan un kleenex cada una por ambos lados.) 

Sole.- Gracias.

Carola.- De nada.

Cova.- No hay de qué.

Carola.- Ni hay por qué.

Sole.- No, si yo ya sé que no hay de qué.

Cova.- No hay de qué quejarse.

Carola.- Ni hay por qué llorar.

Sole.- No, si ya…

Carola.- Y de donde no hay….

Cova.- No se puede sacar.

Sole.- ¡Pues eso!

Cova.- ¿O sea que no?

Sole.- Que no o que sí, según.

Cova.- ¡Ah no!

Carola.- ¿Cómo que no?

Cova.- ¡Como que no!

Sole.- Sí, no… ¡Ay! ¡No sé!

Cova.- ¿Sí o no?

Carola.- ¿O no sé?

Sole.- ¡Groarf!

Cova.- ¡Pues aclárate Sole! (Le pega un empujón.)

Carola.- ¡Hija, que no hay quien te entienda!

Sole llora más fuerte. Se ponen de pie.

Cova.- Venga, Sole, ya está. Cálmate y cuéntanos qué te ocurre.

Carola.- Eso, Sole, cuenta.

Sole.- No.

Cova.- Venga, mujer.

Sole.- Pero ¿por qué yo?

Cova.- Porque sí.

Sole.- Tú también llorabas. (A Cova.) Y tú. (A Carola.)

Carola.- Pero tú más, no te jolindra.

Sole.- Bueno y qué.

Carola.- Además, tú empezastes.

Cova.- Empezaste, Carola, empezaste.

Carola.- ¡No! ¡Empezó ella!

Cova.- Ay, venga Sole, no te hagas de rogar.

Sole.- ¡Ay no!

Cova.- ¡Que sí mujer!

Sole.- ¡Que no!

Carola.- ¡Venga!

Cova.- ¡Échalo todo, Sole!

Carola.- ¡Suéltalo!

Cova.- ¡Expláyate, Sole!

Carola.- ¡Dale!

Cova.- ¡Dilo!

Carola.- ¡Dale y dilo!

Cova.- ¡Toma!

Carola.- ¡Venga!

Cova.- ¡Sin miedo!

Carola.- ¡Del tirón!

Sole.- (A grito pelao.) ¡Bueno! ¡Dejarme ya! ¡Que me estáis mareando, hombre!

Carola.- Jolín, Sole, nosotras sólo queremos ayudarte, somos tus amigas. Sincérate. En nosotras puedes confiar a tope tope. De verdad yo creo que lo que necesitas es sacar de dentro todo lo malo…

Sole.- (Como una energúmena.) ¡Cállate ya, niña! ¡Que te voy a partir la cara!

Cova.- ¡Sole, estás histérica!

Sole.- ¡A mí nadie me llama histérica!

Momento de bofetadas encadenadas, que culmina en cata de kung-fu al estilo “Supernenas”, congelan la imagen unos segundos y de ahí pasan a respiración taichi que devuelve la paz.

Sole.- Bueno, pues eso, lo que os estaba diciendo, que estoy agotada.

Cova.- Y yo.

Carola.- Y yo.

Sole.- Cansadísima.

Cova y Sole.- Sí.

Sole.- Hecha polvo.

Cova.- Estresada.

Carola.- Aburrida.

Cova.- Agobiada.

Carola.- Completamente atenuada.

Cova.- Extenuada.

Carola.- Eso también.

Sole.- Hecha papilla, rendida, machacada, deprimida… Pero bien, eh, bien bien…

Carola y Cova.- No, sí, sí… Bien, bien…

Se ponen de nuevo a llorar. Las tres.

Cova.- (Llorando.) Y entonces, ¿por qué lloras?

Sole.- (Llorando.) La casa, los niños, las plantas, el perro, la comida, la comida del perro, la colada, la aspiradora, la batidora, la Termomix, el Tupperware, el Mister Proper, el polvo, los azulejos, el parquet, la compra, los precios, el carrito de la compra, los puntos del Alimerka, los envases, el cartón y el vidrio… y, y, y… ¡y la cebolla!

Cova y Carola.- ¡Tócate la polla!

Cova.- ¡Eso no es nada! El trabajo, la oficina, los empleados, los clientes, los contratos, las nóminas, el móvil, el ordenador, la pda, la cpu, la ADSL, los viajes, los aviones, los horarios, el jet lag, el IVA, el IRPF, el IPC, y el café de máquina…

Carola y Sole.- ¡Te cagas!

Cova.- ¡Cada dos por tres!

Carola.- Pues yo no tengo ni niños, ni plantas, ni perro, ni oficina, ni jefe, ni empleados, ni Termomix, ni DPA, ni CSI, ni easyJet, ni LSD, ni UGT… Y encima (hipando) se me ha roto esta uña.

Sole y Cova.- ¡Prubitina!

Entra música melosa en plan momento Nescafé.

 

5. LA HISTORIA DE MI VIDA

Sole.- (Dirigiéndose a Cova.) Lo cierto es que a pesar de vernos con tanta frecuencia, apenas nos conocemos.

Cova.- (A Sole.) Tantos años haciendo deporte juntas y casi no sabemos nada de nuestras vidas.

Carola.- ¡Es verdad!

Sole.- (Dirigiéndose a Carola.) Uy, y de la tuya tampoco… Bueno, tampoco es plan de ir por ahí contándole las intimidades a todo el mundo

Cova.- Mejor no saber. Así no se mete uno en líos.

Carola.- No estoy de acuerdo. A mí me gustaría saber más cosas de vosotras, porque sois mis mejores amigas y os quiero… ¡mogollón!

Carola se pone a llorar como si estuviera borrachísima. La miran con cara de póquer. Cova la abraza e intenta consolarla. No hay manera.

Finalmente Sole le da el consolador y Carola se calma instantáneamente.

 

Cova.- Pues yo, qué queréis que os diga. A estas alturas no me apetece lo más mínimo ponerme a contar aquí la historia de mi vida en plan terapia.

Carola.- Ay, sí. ¡Me encanta! Rollo psicodrama.

Sole.- Uy, pues yo no tengo ningún problema. Con lo que a mí me gusta “charrar”… Yo si queréis os cuento la historia de mi vida desde el principio. Lo mío son los trapos sucios.

Cova.- Pues venga mujer, con todo lujo de detalles.

Carola.- ¡Eso! ¡De cabo a rabo! (Con el consolador en la mano.)

 

Música y cambio de escenografía.

 

6. TRES MONÓLOGOS ENTRELAZADOS

Vestuario de un gimnasio. En escena tres bancos alineados. Tras los bancos tres galanes con la ropa de las tres.

Mientras se quitan el chándal y se visten de calle van dando el texto.

También se peinan, se maquillan, se ponen complementos.

Sole.- Mi infancia fue muy muy muy feliz. Tuve todo cuanto podía desear una niña como yo: mis muñecas, mi cochecito, mi cocinita, mis cacharritos…

Cova.- Durante la infancia yo estuve lo que se dice muy bien acompañada. De hecho jamás me sentí sola. Tenía siete hermanos. Todos varones.

Carola.- ¡Qué suerte! Mi infancia fue supersuperguay. Bueno fue tan guay que me dio pena dejarla y sigo instalada en ella. ¿A que parece que tengo 12 años? (Sole ríe.) ¡A los chicos les encanta!

Cova.- (Silbándole.) ¡Muñeca!

. . .

Sole.- La Leslie, la Rosaura, el Nenuco, la Nancy, la Fanny, la Nancy fallera… ¡Hasta el Barriguitas negro!

Cova.- El Tente, el Excalextric, el Exin Castillos, los Geyperman, los Madelman, y los Clicks de Famobil

Sole y Carola.- “De uno en uno, de tres en tres, tenerlos todos qué fácil es”.

. . .

Carola.- Mi Wonderbra, mi Slendertone, mi Abdominazer, mi Gymform, mi rodillo de masajes y mis bolas chinas.

Sole.- (Escandalizada.) Ay, ay, ay, ay, ay…

Carola.- Sole, no seas rancia, mujer, que hay que modernizarse. Si quieres probarlas te regalo éstas, (enredando en el bolso) que están casi sin usar.

Sole.- Oye, pues si las meto en KH7 quedan como nuevas.

Carola.- Toma. (Saca unas bolas chinas del bolso y se las da.)

Sole.- ¡A mí esto se me cae!

 . . .

Cova.- Yo desde bien pequeña ya tenía muy claro que lo mío eran los negocios.

Carola.- Cova, ¿me dejas los rotuladores de punta gorda?

Cova.- No. Te los alquilo.

Sole.- Pues mi asignatura preferida era pretecnológicas. Hacíamos mantelerías, tapetes de esos con los tapones de plástico del agua de Solares, fundas de ganchillo para el papel higiénico… ¡Cosas útiles! ¡Pa usar!

Carola.- ¡Yo soy hija única!

Sole y Cova.- ¡No me digas!

Carola.- Y mis padres no repararon en gastos para darme una buena educación. Estudié en los mejores colegios. Las ursulinas, las dominicas y el opus. Y estoy superagradecida a mis padres porque gracias a ellos y a esa educación hoy soy la mujer que soy hoy… (Dudando de si lo ha dicho correctamente, termina haciéndose un lío.) Hoy soy, hoy, la que hoy, hoy soy soy… bueno… ¡eso!

. . .

Cova.- Aparte de las matemáticas, mi asignatura preferida era la educación física y mi campo de entrenamiento fue el patio del colegio. (Poniéndose en guardia con los puños en el pecho.) Sólo hay una manera de triunfar en la vida: luchando. Luchando duro, muy duro… ¡Nenazas!

Carola.- Pues mi lema es haz el amor y no la guerra. En mi colegio hablaban de amor todo el tiempo, del amor a dios y del amor al prójimo. Al prójimo del primero, al prójimo del tercero, a los prójimos de mis amigas…, bueno, a toda la gente prójima en general…

Sole.- Yo en el colegio conocí a mi primer novio. Bueno, al primero y al último porque yo soy mujer de un solo hombre.

Carola.- ¡Qué fuerte, o sea!

Sole.- Se llamaba Fidel. Era un chico ejemplar. Limpio, trabajador, honrao… Muy listo no era… pero mira, mejor, que los que son muy listos, saben demasiao.

. . .

Cova.- Novios, novios, ¡qué manía con los novios! Yo no tenía tiempo para novios. Yo quería ir a la universidad y triunfar antes de los 30. Además, para qué cargar con un tío pudiendo comprar un consolador último modelo con cinco velocidades y marcha atrás.

Sole.- Uy, marcha atrás, ¡como Fidel!

Carola.- Pues yo me llevo mucho mejor con los hombres que con las mujeres. Amigas tengo pocas… (Cuenta con los dedos y mira a Sole y a Cova.) Dos: una y dos.

Sole.- Yo a los 17 me quedé embarazada y mis padres organizaron la boda de inmediato. Por fin iba a tener lo que siempre había soñado…

Carola.- ¡Un chalet en Marina d’Or!

Sole.- Una familia.

. . .

Cova.- Una familia como Dios manda era la mía, de hecho mis siete hermanos me hacían sentir una mujer útil, valorada y sobre todo necesaria.

Sole.- (Hermano de Cova.) ¡Cova, tráeme una cerveza!

Carola.- (Hermano de Cova.) ¡Cova, baja la basura!

Sole.- (Hermano de Cova.) ¡Cova, estos calzoncillos hay que frotarlos bien, que están rachaos!

Carola.- ¡Cova!

Sole.- ¡Cova!

Carola.- ¡Cova!

Sole.- ¡Cova!

Cova.- ¡Qué!

Carola y Sole.- Nada, nada…

Sole.- ¡Qué carácter!

Carola.- Pues yo todavía vivo en casa de mis padres. Son geniales. Vivo con ellos porque sé que les hace muy felices tenerme cerca.

Sole.- (Padre de Carola.) Tendríamos que decirle a la niña que se buscara un pisito, que esto no es un hotel de cinco estrellas.

Cova.- (Madre de Carola.) ¿Y si nos saca una katana?

Sole.- (Padre de Carola.) ¡Ay!

Sole.- ¡Ay! ¡Ay, la boda! ¡Fue el día más feliz de mi vida! Lo pasamos… Ay, cómo lo pasamos… La madre de Fidel, borracha perdida, se nos cayó por las escaleras… Una juerga… Rompió la cadera… Ahora la estoy cuidando a la pobre. Ya no rige bien. Anda con lo del riego…

. . .

Cova.- Durante los años de universidad compartí piso con otros estudiantes, unos chicos muy majos, muy hippies y muy progres y también me hacían sentirme útil, valorada y sobre todo necesaria.

Carola.- (Compañero de piso de Cova.) Cova, que mañana vamos a la mani… Venga tía, cúrrate la pancarta, que se te da de vicio.

Sole.- (Compañero de piso de Cova.) Cova, que acabo de ver un mueble superguapo ahí en la basura que quedaría guay en el salón, súbetelo, tía que tú eres la más cachas…

Carola.- (Compañero de piso de Cova.) Cova, hazte un peta, tía… Venga que tú eres una manitas y te quedan matizaos…

Sole.- (Compañero de piso de Cova.) ¡Cova!

Carola.- (Compañero de piso de Cova.) ¡Cova!

Sole.- (Compañero de piso de Cova.) ¡Cova!

Carola.- (Compañero de piso de Cova.) ¡Cova!

Cova.- ¿Qué?

Sole.- (Compañero de piso de Cova.) Que rule.

Carola.- Pues yo, aunque penséis que no tengo celebro, estudié dos carreras universitarias.

Cova.- Lo celebro.

Carola.- ¡Gracias! Derecho y Empresariales, y ah, un Máster en Business Administration, Performance Management, Merchandisisng Development, Customer Relationship y Lifetime value.

Sole.- Pues yo no fui a la universidad, claro, como me casé tan joven. Pero tengo una inteligencia natural que a mí no me engaña nadie. Vamos hombre, que se atreva. Le parto la cara.

. . .

Cova.- No sé por qué me costó mucho trabajo encontrar mi primer empleo.

Sole.- (Selección de personal.) A ésta no la contratamos, que con este currículum, en dos días se nos come la merienda. Menuda fiera.

Carola.- (Selección de personal.) Vaya bicho.

Cova.- Hasta que por fin encontré trabajo en una entidad financiera. Tenía un contrato de 35 horas semanales pero trabajaba 50. Y gracias a eso pude desarrollar una estrategia para crear mi propia empresa.

Carola.- Pues yo después de tanto estudiar “manachmen bisness admitreishon”… Al final resulta que trabajo como monitora de aeróbic en un gimnasio de mi barrio. Fíjate tú las vueltas que da la vida. Gano sólo 600 euros al mes, pero tengo unas alumnas simpatiquísimas. Y uno, y dos, y tres y cuatro. Y uno, y dos, y tres y cuatro. Expira, inspira, expira, inspira…

Sole.- Ay, el día en que nacieron los nenes… Ay, ay, ay… Menudo susto nos llevamos. Trillizos, fíjate tú. ¡Hasta salimos en el periódico! En aquella época no era nada frecuente. Ahora con esas modernidades de la fertilización in vitro salen de cuatro en cuatro, de tres en tres…

Carola.- ¡Como los Cliks de Famobil!

. . .

Cova.- La maternidad no va conmigo. Eso de llevar un “ser” dentro del cuerpo… Un “parásito” que va engordando a costa de chuparte los nutrientes, abriéndose paso a codazo limpio… (Mientras lo cuenta apoyándose con gestos, Carola la mira horrorizada y lloriqueando.) Y que a los nueve meses salga así sin avisar, por… por… (Señalándose entre las piernas.) ¡No! ¡No va conmigo!

Carola.- Pues yo no pienso formar una familia hasta que no encuentre al hombre perfecto.

Sole.- ¿A quién? (A Sole y a Cova les da un ataque de risa.)

Carola.- Al hombre perfecto, o sea, a mi príncipe azul… (Sole y Cova siguen riendo sin poder parar.) Y de momento aún no lo he encontrado… Pero pienso seguir buscándolo, hasta el infinito y más allá.

Sole.- Los primeros años con los nenes fueron una locura. Teníamos que hacer malabares. Imagínate, eran tres y yo sólo tenía dos tetas… Ya me dirás. Malabares y hasta magia, ¡magia potagia!

Carola.- Potagia de lentejas, potagia de garbanzos…

Sole.- ¡Menudo circo! Menos mal que Fidel me ayudaba en todo lo que podía, el pobre no pegaba ojo.

. . .

Carola.- Pues yo hago malabares para estar siempre guapa mientras busco al hombre perfecto, (Amago de risa de Cova y Sole.) no vaya a ser que el día que lo encuentre me pille hecha unos zorros.

Cova.- Yo estuve casada dos veces.

Carola y Sole.- ¿Eh?

Cova.- Sí, dos, pero no fue por amor, eh, a mí esas cursiladas no me van.

Carola y Sole.- ¡Ah!

Cova.- Mi primer marido era un compañero de trabajo. Bueno, en realidad era mi jefe. Pasábamos juntos en la oficina más de 10 horas diarias así que nuestra unión fue casi casi inevitable. Cuando nos casamos dejé de ser su secretaria. Me ascendió y me nombró jefe de personal. Así que yo misma me encargué de buscarle una nueva secretaria. Una chica eficiente, preparada… y tan hecha a su medida que un año más tarde se fugó con ella.

Carola y Sole.- ¡Qué putada!

Cova.- A mi segundo marido lo conocí en un chat de Internet.

Sole.- ¿Eso qué es?

Carola.- Luego te lo explico.

Cova.- Al principio me pareció un tipo amable, educado, inteligente, culto, sensible, dulce, cariñoso, meloso, delicado… ¡una nenaza! Así que fui yo quien le dejé. Sí. Le dejé por una persona con agallas, con carisma, con temperamento… ¡Mi nueva secretaria!

Carola y Sole.- ¡Qué putada!

Cova.- ¡Qué pasa!

Carola y Sole.- No, nada, nada…

Sole.- ¿Y qué fue de esa nena?

Cova.- Tenía tantas agallas que ahora es un nene. Ya no me vale. Además, se llama Roberto, como mi hermano mayor.

. . .

Sole.- Pues Fidel era un encanto de hombre. Detallista, cariñoso, amable. Todos, todos, todos los sábados me traía flores. Todos sin excepción, y fíjate, ahora se las llevo yo…

Cova.- Claro, los tiempos cambian. ¡Muy bien, Sole!

Sole.- No, hija, no. Como no pegaba ojo a cuenta de los trillizos, un buen día se quedó dormido en el andamio y hasta luego Lucas. Quedó pinchao como un palillo en la cubeta del cemento. Sólo le asomaban las botas… ¡las más limpias de toda la obra!

Carola.- Ay, pobre Sole, cuánto lo siento.

Sole.- Bueno hija, no hay mal que por bien no venga. Le metimos un paquete a la constructora y mira, me quedó una pensión bien buena. Vamos, que ahora vivo mucho mejor que antes, pero con diferencia, y todo gracias al pobre Fidel.

Cova.- ¡Un santo!

Sole.- ¡Un mártir!

. . .

Carola.- Vaya guay estar aquí las tres contándonos nuestras cosas. Lo cierto es que vosotras sois mis mejores amigas. Nunca unas amigas me habían durado tanto. Somos como una pequeña familia, a que sí…

Cova.- Yo a mi familia la perdí de vista ya hace años. No tengo pareja y tampoco tengo amigos, sólo empleados. Suficiente. Y no necesito que me quieran. Me basta con que me respeten.

Sole.- Pues yo tengo a mis niños, que aunque ya tienen veintidós años cumplidos siguen siendo mis niños y Fidel, que todos los sábados voy a hablar con él. Tengo la lápida como los chorros del oro, vamos, que puedes merendar encima, de hecho cuando queráis un sábado de esos que haga bueno podemos ir las tres con el tuper

. . .

Cova.- Un sábado, ¡perfecto! Lo más importante es tener bien organizada la agenda, bien amueblada la cabeza, y bien firme a la plantilla. Como velas los tengo: impolutos, relucientes, blancos como la plantilla del Real Madrid.

Carola.- ¡Uf! ¡Ya me gustaría a mí tener prójima a la plantilla del Real Madrid!

Sole y Cova.- (Cantando.) ¡A por ellos, oe! ¡A por ellos, oe!

Carola.- ¡Qué subidón! (Superexcitada, pegando saltos.)

Sole.- Relájate, nena, relájate.

Carola.- A mí lo que me relaja es ir de compras. Me gusta comprar algo cada día. Una pulsera, unos pendientes… Aunque lo que más me gusta de todo es la ropa: vestirme y desvestirme.

Sole.- Pues yo soy feliz cuidando de mi casa. Otras lo dejan limpio, pero yo lo dejo brillante. Y como más me relajo es pasando la aspiradora, fregando los cacharros, limpiando los cristales, sacando brillo a los dorados, sacando brillo a los zapatos de los nenes, blanqueando las juntas de los azulejos, sacando la grasa de los quemadores, rascando la vitrocerámica… (Se excita mientras lo cuenta.)

Cova y Carola.- ¡Sole!

. . .

Sole.- Resumiendo: soy un ama de casa de pies a cabeza y estoy orgullosa de serlo.

Cova.- Resumiendo: soy una empresaria brillante. Una mujer hecha a sí misma. Una auténtica selfmadewoman.

Carola.- Yes, of course, you is in to the truth… Resumiending: yo soy una mujer con muchas ganas de vivir el regalo de la vida. Y tengo mogollón de amor que dar, porque el amor es el motor que mueve el mundo. Sí… ¡el motor que mueve el mundo! (Arranca el consolador y salen detrás bailando.)

 

7. TENGO DE TODO

Entran las tres, a solas.

Cada una con su mesita de trabajo y hablando por teléfono.

 

Cova.- No es mi problema. Tú aplázame esa reunión para las siete en punto. Antes imposible.

Carola.- ¡Jelou Ramonín! Oye, ¿podré pasarme por ahí a eso de las cinco?, es que tengo las puntas superabiertas y las mechas fatal.

Sole.- Bueno, entonces tráete a tus cuñadas, mujer. Claro, ya verás qué bien… La Termomix les va a encantar. Hace una bolognesa bárbara.

Cova.- Y a mí qué narices me importa que el consejo de administración no se haya reunido todavía. ¡Pues que se reúnan!

Carola.- ¿Se puede poner colágeno dos veces en una semana?

Sole.- ¡No me digas que tu cuñada lleva lo de Tupperware! ¡Vaya bien! Así aprovechamos y matamos dos pájaros de un tiro.

Cova.- Pues haremos que parezca un accidente. Ni que fuera la primera vez.

Sole.- Llaman a la puerta. Quién será… ¡Avón!

Carola.- ¡A vontones! ¡Tengo pecas a vontones! ¡Necesito un peeling pero ya!

Sole.- Venga, hala, lo dicho. Aquí os quiero ver a todas el viernes por la tarde.

Carola.- Muy bien, pues un besito.

Cova.- Y no me pases llamadas.

Carola, Cova y Sole.- ¡Ciao ciao!

Cuelgan el teléfono.

Cova, Sole, Carola.- ¡Ay! (Suspiro.)

Sole.- Todas mis vecinas piensan que mi vida es estupenda.

Cova.- La mayoría de mis conocidos me envidia. Y con razón.

Carola.- Lo cierto es que no me puedo quejar de nada.

Sole.- Mi vida es completamente satisfactoria.

Cova.- Plena.

Carola.- Incluso se podría decir que es redonda.

Cova.- He alcanzado mis objetivos.

Carola.- He hecho realidad casi todos mis sueños.

Sole.- Soy la mujer que siempre quise ser.

Sole, Carola y Cova.- Tengo salud.

Cova.- Tengo una empresa líder en su sector.

Sole.- Tengo una casa divina.

Carola.- Tengo un trabajo superguay y mogollón de tiempo libre.

Cova.- Tengo un currículum que haría sonrojar a más de uno.

Sole.- Tengo la nevera siempre a reventar.

Cova.- Tengo una plantilla de 150 empleados a mis órdenes.

Carola.- Tengo una plantilla de novios que no doy a basto.

Sole.- Pues yo tengo unas plantillas de descanso que me van de maravilla. (Ríen.)

Sole, Carola y Cova.- Tengo muy buen humor.

Carola.- Tengo unos padres geniales y supergenerosos.

Sole.- Tengo tres hijos como tres soles.

Cova.- Tengo 15 sucursales de mi empresa repartidas por todo el país.

Carola.- Tengo un cirujano plástico que me adora.

Sole.- Tengo un poquitín de osteoporosis, pero como tomo leche de soja a diario me encuentro fenomenal.

Cova.- Tengo 60 pulsaciones por minuto.

Carola.- Tengo una talla 95 y subiendo.

Sole.- Tengo paciencia para contar 50 las veces que haga falta.

Cova.- Tengo 3 despachos para mí sola.

Carola.- Tengo un peluquero que me hace virguerías.

Sole.- Tengo la cabeza como un bombo.

Cova.- Tengo 2 ordenadores en cada despacho.

Carola.- Tengo 10 tarjetas de crédito.

Sole.- Tengo 4 mantelerías bordadas a mano.

Cova, Sole, Carola.- Tengo muuuuchos planes.

Carola.- Y un chalet en Marina d’Or.

Cova.- Y 4 redes inalámbricas.

Sole.- Y 2 cristalerías de Bohemia.

Carola.- 5 vestidos de Versace.

Cova.- 12 plumas estilográficas.

Sole.- 3 vajillas de Limoges.

Carola.- 25 camisetas de Custo.

Cova.- 15 camiones.

Sole.- 5 lavadoras.

Carola.- 1 descapotable.

Cova.- 90 grapadoras.

Sole.- 14 aspiradoras.

Carola.- 50 bragas.

Cova.- 40 archivadores.

Sole.- 30 botes de KH7.

Carola.- 50 bolsos.

Cova.- 200 impresoras.

Sole.- 15 fregonas.

Carola.- 40 cinturones.

Cova.- 500 sillas.

Sole.- 1000 estropajos.

Carola.- 2000 sujetadores.

Cova.- 3000 calculadoras.

Sole.- 4000 toallas.

Carola.- (Adelantándose a la boca del escenario.) ¡Pues yo tengo ropa por un tubo. ¡Y 4 armarios de 3 cuerpos!

Sole.- (Adelantándose también y poniéndose junto a Carola.) ¡Pues yo tengo un cuerpo como 2 armarios, pero no me importa!

Cova.- (Avanzando y también poniéndose junto a Carola y Sole.) Pues yo…, yo…, yo… ¡Hasta he salido del armario!

 

8. LOS ÁNGELES DE CHARLIE

 Sobre música “Los Ángeles de Charlie” escena gestual multifunción.

Carola: Peluquería, retoque de maquillaje, perfume…

Sole: Sartén, vuelta a la tortilla, spray y pasar la bayeta…

Cova: Al teléfono conversación de negocios… Saca papeles, calculadoras, firma documentos…

 

9. PERO LA VIDA SE NOS ESCAPA DE LAS MANOS

Cova.- Bueno sí, hala, todo muy guapo, muy rico y muy abundante.

Sole.- Lo tuyo no sé, pero esta tortilla huele que alimenta.

Carola.- Tenemos de todo.

Cova.- Pero la vida se nos escapa de las manos a cada segundo.

Sole.- Uy sí, el tiempo pasa volando.

Cova.- Y lo peor de todo es que ni te enteras.

Carola.- ¿De qué?

Sole.- De que van pasando los años sin que nos demos cuenta.

Cova.- Y la vida se pasa en un suspiro.

Cova, Carola y Sole.- ¡Ay!

Cova.- A veces me pregunto si ésta es realmente la vida que quiero vivir… Os imagináis qué faena, darte cuenta de que te has equivocado de camino y que sea demasiado tarde.

Carola.- Pues a mí la vida se me queda pequeña. De hecho me encantaría vivir otras vidas, cuantas más mejor. Fíjate que a veces hasta tengo envidia de las vuestras.

Cova y Sole.- ¡Ah sí!

Carola.- (Dirigiéndose a Sole.) Bueno, de la tuya no.

Sole.- Pues lo primero es estar contenta con una misma y aceptar las cosas.

Cova.- Ya. Aceptar que sólo se vive una vez y que la vida son 4 días.

Sole.- Pues sí: aceptar el paso del tiempo como algo natural, que forma parte del ciclo de la vida.

Cova.- Qué mal gusto.

Sole.- Pues a mí me hace ilusión imaginarme viejecita y rodeada de nietos. Ya tranquila, relajada, jugando con ellos…

Cova.- Sole, desengáñate: Cumplir años es lo peor.

Sole saca un mantel y monta una mesa de merienda con tacitas de café.

Carola.- Una caca de la vaca

Cova.- una calamidad

Carola.- una tragedia

Cova.- una catástrofe

Carola.- una hecatombe

Cova.- un cataclismo

Carola.- un desastre cósmico

Cova.- ¡una putada!

Carola.- eso: una putada.

Cova.- Y bien gorda, Sole, bien gorda.

Carola.- Supergorda.

Cova.- ¡Gordísima!

Carola.- ¡Hipermegagorda!

Sole.- ¡Bueno! ¡Ya está bien! ¡Sin insultar!

Sole.- Hay que ver. Estas niñas no respetan los años ni respetan nada.

 

Les pega dos gritos y desaparecen tras la mesa.

Vuelven a subir trayendo entre manos elementos de atrezzo.

 

Cova.- Los años causan estragos, Sole.

Entra música y poco a poco, con el texto, se van atrezzando hasta transformarse en tres viejecitas: pelucas canosas, toquillas, gafas de culo de botella.

Carola.- El pelo empieza a caerse.

Cova.- Y el que no se cae se vuelve blanco.

Carola.- Y no hay tinte que lo remedie.

Cova.- Ni espejo que lo resista.

Carola.- La cara se llena de arrugas.

Cova.- Y las células se deshidratan.

Carola.- Las tetas se caen irremediablemente.

Cova.- El culo también se cae.

Carola.- Se pierde visión a pasos agigantados.

Cova.- No ves un pijo. Ni un chocho. Ni nada.

Carola.- La piel se reseca completamente.

Cova.- Y el chichi ni te cuento. Se queda como una pasa.

Carola.- Las vértebras se aplastan.

Cova.- Y siempre se tiene frío.

Carola.- Mucho, mucho frío.

Cova.- La dentadura se echa a perder.

Carola.- La voz se va quebrando.

Cova.- Se saliva fatal.

Carola.- Se pierde el oído.

Cova.- Las neuronas se esfuman.

Carola.- Los novios dejan de llamarte.

Cova.- Y las novias.

Carola.- Y las pensiones de jubilación son una miseria.

Ya completamente transformadas en ancianitas. Acaba la música.

Sole.- ¡Tampoco es para tanto, hombre!

Carola.- ¡Cómo que no es para tanto! ¡Mira qué pinta! ¿Te parece que no es para tanto, eh? ¡Pero si estoy hecha un adefesio!

Cova.- Pues yo no me encuentro del todo mal.

Sole.- ¡Estás bien guapa!

Cova.- Si no fuera porque se me despega la dentadura.

Sole.- Mujer, eso con Algasiv tiene remedio.

Carola.- Claro, Algasiv de toda la vida. (Enseñándole los dientes.) Mira.

Cova.- Tú estás bien buena, Carola, ¿sigues teniendo el mismo cirujano plástico?

Carola.- No. Murió, el pobre.

Sole.- ¿Y quién te opera?

Carola.- En los chinos.

Sole.- ¿Habéis traído la baraja?

Cova.- Sí. A diez euros la partida y yo apunto.

Carola.- Esta Cova siempre pensando en hacer negocio.

Cova.- Pues claro que sí. ¡A mí no me jubila ni Dios! Yo sigo luchando duro, duro, muy duro. (Dando puñetazos al aire.) Y no me canso. Luchando muy duro, muy duro… (Se cae.)

Sole.- ¡Cova, Cova! ¿Dónde vas?

Cova.- ¡Dejarme, que puedo yo sola! Coño, no soy una inválida. Si es que no se puede bajar la guardia un minuto.

Carola.- Si quieres mantenerte en forma no se puede dejar el deporte. Yo ahora doy clase de Gerontogimnasia. Ahora hay nuevos ejercicios que son la bomba. Mira: (Haciendo la coreografía pertinente.) la bombillina…, la sobaquina…, el robotín…, la mayonesa… y el guzbay bay bay.

Cova.- ¿Y qué tal tus nietos, Sole? ¿Juegas mucho con ellos?

Sole.- Uy, qué más quisiera. No tienen tiempo para jugar. Se pasan la vida en el colegio, y luego van a natación, a judo, a música, a inglés…

Carola.- “Yes of course you is in the middle of the night”.

Cova.- Di que sí, que hay que formarse.

Sole.- Viven en mi casa, todos ellos, mis hijos y mis nietos. Pero la cosa es que no les veo el pelo. Sólo veo su ropa sucia. Me paso el día planchando, y cocinando, y limpiando, planchando, y cocinando y limpiando… ¡Tengo la casa como un jaspe!

Cova.- Siempre has sido una histérica de la limpieza.

Sole.- ¡A mí nadie me llama histérica!

Momento bofetada va, bofetada viene, que culmina en cata de kung-fu al estilo Supernenas, se congela y de ahí pasa a respiración taichi que devuelve la paz.

Sole.- Pues eso, lo que os iba diciendo, que estoy cansadísima.

Carola.- Y yo.

Cova.- Y yo.

Carola.- Bueno… hala, ¿echamos otra carrerina?

Sole y Cova.- ¿Eh?

Carola.- Nada, nada…

Sole.- Qué dices, que no te oímos…

Carola.- No sé, ¿de qué estábamos hablando?

Sole.- De la gimnasia.

Carola.- Ah, sí. Venga ¡A la de una, a la de dos y a la de tres!

 

10. LOS ÁNGELES DE CHARLIE

De nuevo cortinilla musical “Los Ángeles de Charlie” y esta vez coreografía con los movimientos de gerontogimnasia: la bombillina, la sobaquina, el robotín, la mayonesa y el goodbye bye bye.

 

11. REGRESO AL PRESENTE

Se quitan rápidamente pelucas, toquillas, gafas. Vuelven a ser “ellas”.

Sole, Carola, Cova.- ¡Oh!

Sole.- ¡Ay, qué vejez más mala! ¡Os dais cuenta! ¡Toda la vida sin parar de currar!

Carola.- Ni de correr.

Cova.- ¡Vaya plan!

Carola.- Y vaya mala cara…

Cova.- Bueno mujer, tampoco estabas tan mal.

Carola.- ¡La tuya, Cova, la tuya! que estabas igual que Punset.

Cova.- “La célula…”. ¡Ay Sole, qué panorama!

Carola.- Yo sin cirujano plástico.

Sole.- Y yo sin poder jugar con mis nietos.

Cova.- Y yo sin tener el control de mi empresa.

Carola.- Y lo peor de todo: sin príncipe azul.

 

Cova y Sole se escacharran de risa, hasta que bruscamente caen en la cuenta de que ellas están en la misma situación…

Sole, Carola, Cova.- ¡Solteronas!

Momento de caos, confusión y carreras por el escenario, en clave clown.

Sole.- ¡Tenemos que hacer algo!

Cova.- Todavía estamos a tiempo de cambiar nuestras vidas.

Carola.- Necesitamos un milagro.

Sole, Carola, Cova.- ¡Una solución quiero!

Música estilo teletienda.

Las tres se convierten en presentadoras de un producto milagroso.

 

12. TELETIENDA

Carola.- ¿Le gustaría cambiar de vida?

Sole.- ¿Quiere modificar su futuro?

Cova.- ¿Desea tener un porvenir placentero, brillante y feliz?

Sole.- Sin grandes esfuerzos.

Carola.- Sin drogas.

Sole.- Sin traumas.

Cova.- Sin efectos secundarios.

Sole.- Y sin desembolsar ni un solo céntimo.

Carola, Sole y Cova.- ¿Le apetece cambiar su vida?

Carola, Sole y Cova.- ¡Sí!

Cova.- ¡Me pido primer!

Carola.- ¡Segun!

Sole.- ¡Tercer!

Cambian la disposición del escenario para disponerse a vivir sus “vidas alternativas”. Música.

 

13. VIDA ALTERNATIVA DE COVA

 

Sole.- ¡Señoras y señores!

Carola.- ¡Ladies and gentlemen!

Sole.- Con todos ustedes…

Carola.- With everybody…

Sole.- La maravillosa…

Carola.- The wonderful…

Sole.- La inigualable…

Carola.- The inigualeibol…

Sole.- La simpar…

Carola.- The simpeir

Sole.- “Cova terremoto Donga”.

Pelotazo de humo…

Cortinilla músical de BSO “Rocky” y entra Cova con guantes de boxeo.

 

Cova.- Venga, qué pasa… Quién quiere pelea, eh, a ver… Quién se atreve… Venga, que se acaba el recreo…

Recibe un puñetazo y se pone a llorar.

Cova.- ¡Mamá!

Carola.- ¿Qué te pasa, cariño?

Cova.- ¡Me pegaron en el colegio!

Carola.- No llores mi vida, que te salen arrugas de expresión y te pones fea…

Carola y Sole.- Con lo guapa que tú eres. Más guapa es ella… ¡La niña más guapa del mundo!

Cambia la música a un cha-cha-cha, mucho más dulce.

Sole.- ¡Cova! ¡Estos calzoncillos hay que frotarlos bien, que están rachaos!

Cova.- Pues yo los veo bien.

Sole.- ¡Pero si están llenos de nicotina!

Cova.- ¿Tú los ves mal? ¡Pues ya no ves! (Le pega un puñetazo.) ¡Nenazas!

. . .

Cova.- Mamá, papá, me voy de casa. Quiero ir a la universidad y triunfar antes de los 30.

Sole.- Pero dónde vas a estar mejor que en casa…

Carola.- A ver, ¿qué quieres estudiar?

Cova.- Derecho.

Sole y Carola.- ¿Sólo?

Cova.- Bueno, también me gusta Empresariales.

Sole.- Pues las dos.

Cova.- ¡Superguay!

Carola.- ¡Mi niña!

. . .

Cova.- Aquí está mi currículum, No busquen más. Soy la mujer que necesitan.

Carola.- Pedazo de currículum. (Cova se mira el culo.)

Sole.- Vaya fiera.

Carola y Sole.- ¡El puesto es tuyo! Felicidades.

Carola.- ¡Enhorabuena!

. . .

Cova.- Pues… ¡me voy de compras! Porque para este puestazo voy a necesitar renovar mi vestuario.

Carola.- Sí, y cambiar de peluquero.

Sole.- Y depilarte, el bigote sobre todo.

Carola.- Pintarte las uñas.

Sole.- Tirar las bragas de cuello cisne.

Carola.- Y la cazadora de COU que está pal arrastre.

Sole.- Y hacer…

Carola y Sole.- ¡Deporte!

. . .

Cova.- Y uno, y dos y tres y cuatro, inspira, expira, inspira, expira… (Suena el teléfono.) Hola jefe, ¿a cenar esta noche? Uy, qué va. Lo siento, pero no voy a poder. Ahora me pillas en aeróbic, luego tengo Pilates, después peluquería, y esta noche he quedado con Adriana, tu secretaria… ¿Horas extras? No, qué va. Nos vamos a cenar… ¡Tenemos una cerebración! Y hemos reservado mesa en la “Tataguya”. ¡Ciao Ciao!

Se pone los guantes de boxeo sobre el pecho.

Cova.- ¿Y si me opero?

 

14. VIDA ALTERNATIVA DE CAROLA

Cova.- Señoras y señores.

Sole.- Yo inglés nanai…

Cova.- Tú tira palante. Disimula. Señoras y señores…

Sole.- Royaume-uni deux points.

Cova.- Y ahora con todos ustedes… ¡La única!

Sole.- The one…

Cova.- La nunca bien ponderada…

Sole.- The two…

Cova.- La fantástica actriz y bióloga…

Sole.- The three…

Carola.- Psss, psss. Di lo del máster.

Cova.- Licenciada en Business Ádministration and value fucking corporation…

Carola.- Y di lo del gimnasio.

Cova.- Y monitora de aeróbic en el gimnasio…

Sole.- Josefa Fitness.

Carola.- Horarios flexibles.

Cova.- ¡Carola!

Sole.- ¡Caro-Lain!

Entra Carola sobre una música ochentera a lo Cyndy Lauper.

Carola.- Papá, mamá, ¿dónde voy a estudiar este año, en Londres o en California?

Sole.- Pues hija todavía no sabemos si en la Luz o en la Carriona.

Cova.- Donde tú prefieras, cariño.

Carola.- ¡Vale!

. . .

Cova.- Hija, como sabemos que tienes un espíritu hippie, solidario y proletario…

Sole.- Y que te gustan mucho los fuegos de campamento…

Carola.- ¡Ay, sí!

Cova.- Hemos decidido enviarte a una colonia de verano en el Bierzo.

Carola.- ¿Y me vais a comprar ropa?

Cova.- Pues claro que sí, unas chirucas y una trenca.

Sole.- Pal frío.

. . .

Carola.- Papi, Mami, tengo que hablar con vosotros. Voy tomar la píldora, porque ya he cumplido 13 años y tengo mogollón de amor que dar.

Cova.- ¿La píldora? ¿Qué píldora? Un gelocatil cuando te duela la cabeza y vas que ardes.

Carola.- Ay sí, voy que ardo, voy que ardo todo el día.

. . .

Carola.- No os lo vais a creer. En el campamento del Bierzo he conocido a mi príncipe azul.

Cova.- ¿Y ese quién es?

Carola.- Un chico majísimo, que cuando sea mayor quiere ser DJ, actor y músico.

Sole.- ¿Y ahora qué hace?

Carola.- Nada.

Sole.- Pues nadando no se gana dinero. Que pase por la empresa de tu padre, que necesitan recaderos.

Carola.- Uy qué guay, con la moto. Brrrrr…

. . .

Carola.- Mamá, papá, me ha fallado el gelocatil. Estoy embarazada.

Sole y Cova.- ¡Ay!

Cova.- ¡Ay, ay, ay! Hay que organizar la boda cuanto antes.

Sole.- ¡Ay! Qué me pongo, qué me pongo, qué me pongo.

Carola.- ¡Ay!, qué contenta estoy. Qué contenta estoy. Qué contenta estoy.

Sole.- Nena, tendrás que dejar tus estudios para dedicarte a tu casa en cuerpo y alma.

Carola.- No me importa. Seré un ama de casa profesional, feliz y orgullosa de serlo. ¡Porque yo lo valgo!

. . .

Carola.- El gelocatil es una ruina. Vuelvo a estar embarazada y esta vez son…

Sole y Cova.- ¡Gemelos!

Carola.- ¡Y ya van tres!

Cova.- ¡Como los Clicks de Famobil!

Carola.- De uno en uno, de tres en tres, tenerlos todos…

Sole y Cova.- … ¡qué fácil es!

. . .

Carola.- ¡Qué maravilla! Una familia numerosa, y una casa como un jaspe, con todo en su sitio: las plantas, la colada, la comida, el perro, la comida del perro…

Cova y Sole.- ¡Mamá!

Carola.- Todos los días el mismo cantar.

Cova y Sole.- ¿Qué hay pa cenar?

Carola.- Son que te partes… ¡Tortilla!

Cova.- Yeeeehaaaa.

Sole.- Yihaaa.

Carola.- ¡Son listos como conejos!

 

15. VIDA ALTERNATIVA DE SOLE

Cova.- Señoras y señores…

Carola.- Ladies and gentlemen…

Cova.- Carola, ¿no te sabes otros idiomas? ¡Que ya aburres con tanto inglés!

Carola.- Pues claro que sí. Más que tú. Mira, para empezar, manejo a la perfección el idioma nativo de aquí. Ya verás. Prepárate: Paisanos y paisanes…

Cova.- Meine Damen und Herren…

Carola.- Neños y neñes…

Cova.- Liebe kleine Kinder…

Carola.- Agora una muyer per llista.

Cova.- Wurstiengmitchucruttalleszuzammenweisgunterwielangswaiundkarltoffen.

Carola le tira una chuleta a Cova como si fuera un perro.

Carola.- ¡Vais!

Cova.- ¡Arf!

Carola.- Per guapa.

Cova.- Froimichundliebengenaugbunderwaeachtunm.

Carola.- Per prestosa.

Cova.- Gut.

Carola.- Y per… Y per…. Y per…

Sole.- ¡Hipertensa!

Cova.- Stressen.

Carola y Cova.- ¡Sole!

 

Suena un vals y entra Sole con tres bebés en brazos. Le da uno a Cova y otro a Carola.

Las tres los mecen cada vez con más fuerza hasta que los lanzan volando en un golpe de música.

Sole.- Mamá, ¿te ayudo a hacer las camas o prefieres que vaya haciendo la comida?

Cova.- Hay que ver lo pesada que es esta niña. Estudia. Que es lo que tienes que hacer.

Carola.- ¡Mongola!

Sole.- Pero mamá…

Carola y Cova.- ¡Chitón!

. . .

Sole.- Mamá, en el colegio he conocido a un chico estupendo. Se llama Fidel.

Cova.- No será el tontaina ese que ha repetido tres veces cuarto de EGB.

Sole.- Si, mamá, pero es muy buena gente.

Carola.- Sí ya, muy buena gente, y más feo que un truño.

Sole.- Pero…

Cova y Carola.- ¡Chitón!

. . .

Sole.- Mamá, papá… Fidel y yo estamos pensando en casarnos.

Carola.- Cuando yo te digo que a esta niña le falta un verano… Pero si sólo tienes 13 años.

Cova.- Además casarse es una estupidez. Vete a vivir con él y déjate de memeces… que las bodas son una horterada.

Carola.- ¡Mongola!

Cova.- Y dile a Fidel que te presente a sus amigos.

Carola.- Eso. No te irás a quedar con el primer tolay que conoces.

Sole.- Pero…

Cova y Carola.- ¡Chitón!

. . .

Sole.- Mamá, papá, estoy embarazada.

Cova.- Será una broma, no?

Sole.- No.

Cova.- Esta niña es tonta.

Carola.- Mongola, lo que yo digo.

Cova.- Y la caja de preservativos que te regalamos, ¿qué?

Carola.- Pues inmediatamente a Londres a ver el Big Ben, nena, que a tu edad lo que tienes que hacer es turismo.

Cova.- ¡Y después a estudiar!

Carola.- ¡Mongola!

Sole.- Pero…

Cova y Carola.- ¡Chitón!

. . .

Sole.- Mamá, papá, no aguanto más, me voy de casa.

Carola.- ¿No te irás a vivir con el tontaina ese de Fidel?

Sole.- No, seguí vuestro consejo y ya no salgo con él.

Carola.- Y entonces…

Carola y Cova.- ¡Cómo piensas vivir, mongola!

Sole.- Ya que no me dejáis limpiar en casa, limpiaré las casas de los demás, cocinaré para los demás. ¡Juro que nadie a mi lado pasará hambre! Crearé mi propia empresa de limpieza, catering y eventos sociales. Me voy. Adiós.

Carola.- Pues de la que sales baja la basura.

Sole.- Lo más importante es tener la cabeza bien amueblada y la agenda organizada…

Carola y Cova.- ¡La basura!

Música y cada una con la acción cambiada.

Carola con una sartén haciendo una tortilla.

Cova pintándose los labios.

Sole con dos teléfonos.

 

16. FIN DEL TRIPI Y A LA MIERDA CON TODO

Cova.- ¡Que me devuelvan mi empresa!

Carola.- ¡Que me devuelvan mis implantes!

Sole.- ¡Que me devuelvan a mis hijos! (Histérica, sacudiendo a las otra dos. Lío de bofetadas.)

Carola.- Ay, qué difícil es ser mujer.

Sole y Cova.- ¡Y que lo digas!

Sole.- A mí me gustaba mi vida.

Carola.- Y a mí.

Cova.- ¡Qué experiencia más espantosa!

Carola.- ¡Qué horror! Ay Sole, llévate esto que apesta a fritanga. (Le da el mandil.) Y esto. (Le da la sartén.)

Cova.- Ya me gustaría a mí oler a fritanga. Yo apesto a perfume.

Carola.- A ver. ¡Uf! ¡Qué fuerte, o sea! ¡Farala!

Cova.- ¿Cómo me lo quito?

Carola.- ¡Eso no lo quitas, mona!

Sole.- Que sí, mujer, lo metes en agua tibia con KH7 y unas gotinas de limón y ya verás cómo se va.

Cova.- Uf, menos mal.

Carola.- Pues qué mal rollo… Blablabla.

Sole.- Ay sí, qué mal lo he pasado… Blablabla.

Carola y Sole se ponen a hablar a la vez como cotorras quejándose de la experiencia vivida. Lío de voces rápidas e incomprensibles.

Cova.- A ver, ¡haya paz! En realidad cada una vive más o menos como ha querido vivir. ¿Sí o no?

Carola y Sole.- Sí.

Cova.- ¿Entonces qué problema hay?

Carola.- Pues claro que lo hay.

Sole.- Hay algo que no encaja, porque a pesar de todo no estamos contentas…

Carola.- Pues no. Ay, de verdad éste es uno de esos días en los que lo mandaría todo a la mierda.

 

Se miran en silencio. Toman aire.

Entra música.

Dan media vuelta y caminan hacia el fondo del escenario.

Sacan tres bidones de gasolina y rocían toda la escenografía. Mientras echan gasolina cada una se despacha a gusto. Gritos. Confusión. No se les entiende muy bien, porque hay música a todo volumen, pero sueltan improperios a destajo.

Sole.- “Fidel, te va a llevar flores tu puta madre. Y vosotros tres, chupones, a mamarla, a la puta calle, se os acabó el chollo…”

Cova.- “Se acabó la puta empresa de mierda. Y ni un duro más a Hacienda, hijos de la gran puta, que os jodan…”

Carola.- “A la mierda la dieta, y a tomar por culo el cabronazo del cirujano plástico. Se acabó lo que se daba, te vas a meter el botox por donde yo te diga…”

Encienden tres cerillas, pero en el último momento se arrepienten.

Sole, Carola, Cova.- ¡Noooooooooooooo!

Sole.- Ésta tampoco es la solución.

Carola.- ¡Ay! ¡Qué podemos hacer!

Cova.- ¡Contra la preocupación, acción!

Carola.- ¡Vámonos de compras!

Cova.- Eso, y compramos el periódico a ver cómo está la bolsa.

Sole.- No. Vamos a hacer limpieza general que esto está hecho un desastre.

Carola.- Oye, ¿y si echamos una carrerina?

 

17. CARRERA Y FIN DE FIESTA

Entra música y empiezan a correr como en la escena del comienzo.

Cova.- Vaya bien.

Carola.- Genial.

Sole.- ¡Tanto gimnasio, tanto deporte, tanto correr! ¿Sabéis lo que os digo? Que estoy harta de correr. Todo el día corriendo. Hombre, ya estuvo bien. Ya valió…

Carola.- Bueno mujer, tampoco es para tanto…

Sole.- Si es que vamos tan deprisa por la vida que no nos da tiempo ni a disfrutarla.

Carola.- Pues lo que tendríamos que hacer es ir un poco más despacio. No pasaría nada si fuésemos un poco más lentas, ¿no?

Cova.- ¿Estás segura?

Sole.- Di que sí. Lentas pero seguras… Lentas pero seguras… Lentas pero seguras… (Ríen.) Parecemos un anuncio de compresas. Espera, espera: una pregunta, una pregunta: ¿A qué huelen las nubes? (Se escacharran de risa.)

Carola.- ¡Cómo eres Sole!

Sole.- Mira, sabéis lo que os digo: que yo no corro más. Yo no necesito ser perfecta para sentirme bien. ¡Se acabó lo que se daba!

Carola.- Pues no corremos más. Hala.

Cova.- Pues nada, vamos a tomar una caña y unos boquerones, o qué.

Carola.- Espera un momento, tengo una supermegaidea: y si vamos a la disco a bailar, que también se suda y encima se conoce gente.

Cova.- Qué buena idea, pero después de los boquerones.

Sole.- Ay, yo no sé… ¡Qué va a decir Fidel!

Cova.- ¡Pero si está muerto, Sole!

Carola.- Venga, mujer, que está supermegamuerto, no se va a enterar de nada.

Sole.- ¡Ja, que no! Pero el sábado voy y lo casco.

Carola.- Vamos. ¡A la disco!

Entra música.

Media vuelta y corren hacia el fondo a cámara lenta.

Oscuro.

Aparecen vestidas con lentejuelas y boas.

Coreografía sobre música disco y saludos.

Telón.